Eternal (2015)

Póster: Eternal (2015)
Damian Hale (Ben Kingsley) es un multimillonario e influyente industrial que, durante años, ha sabido moverse entre las estructuras del poder. Al serle diagnosticado un cáncer terminal, Damian se prestará a un tratamiento revolucionario, en el que trasladarán su conciencia a un cuerpo mucho más joven. Cuando empiece a experimentar visiones procedentes de la mente de su huésped, iniciará una carrera contrarreloj para esclarecer el misterio de una organización que está dispuesta a matar para proteger su secreto.

Valoración: 5,959.


Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Self/less.
Director: Tarsem Singh.
Guionistas: David Pastor, Àlex Pastor.
Actores: Ryan Reynolds, Natalie Martinez, Matthew Goode, Ben Kingsley, Victor Garber, Derek Luke, Jaynee-Lynne Kinchen, Melora Hardin, Michelle Dockery, Sam Page, Brendan McCarthy, Thomas Francis Murphy, Sandra Ellis Lafferty, Emily Tremaine, Griff Furst, Cedric Palmisano, Tom Waite, Douglas M. Griffin.
Productores: Ram Bergman, Peter Schlessel, James D. Stern.
Fotografía: Brendan Galvin.
Música: Dudu Aram, Antonio Pinto.
Montaje: Robert Duffy.
Diseño de Producción: Tom Foden.
Diseño de Vestuario: Shay Cunliffe.
País: Estados Unidos.
Lugares de Rodaje: Louisiana, Florida, Nueva York (Estados Unidos).
Fechas de Rodaje:
Año: 2015.
Duración: 117 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Ciencia Ficción, Fantástica, Misterio, Suspense.
Estreno (España): 17-07-2015.
DVD (Venta):
Distribuidora: DeAPlaneta, S. L.
WEB Oficial: WEB Oficial de la película en España.
Espectadores (España): 112.969.
Recaudación (España): 662.474,48 €.
Visitas: 0.
Popularidad (Puesto): 244.

Fotograma: Eternal (2015)

Crítica

22-07-2015 – ANTÓN MERIKAETXEBARRIA

Efectos secundarios

El cineasta de origen indio Tarsem Singh había demostrado su peculiar estilo narrativo en su debut con "La celda" (2000), donde un tremebundo psicópata construía una celda para ahogar a sus jóvenes víctimas femeninas antes de iniciar un ritual macabro con sus cuerpos. Premisa argumental que dio pie a un efectista relato semifantástico, que intentaba mantener en vilo al espectador, sin conseguirlo. "Eternal" juega del mismo modo con una especie de fantasía más o menos futurista, en la que a un multimillonario enfermo terminal se le ofrece la posibilidad de trasladarse al cuerpo serrano de un hombre mucho más joven.

Audaz punto de partida filmado por su máximo responsable de forma harto superficial, al tiempo que se muestra incapaz de extraer todo su jugo interpretativo a dos actores tan diferentes como el oscarizado veterano Ben Kingsley ("Gandhi", Richard Attenborough, 1982) y el apolíneo recién llegado Ryan Reynolds ("Buried", Rodrigo Cortés, 2010). Y como tampoco se analizan a fondo las consecuencias de las más avanzadas investigaciones médicas en relación con semejante tema, incluidos sus efectos secundarios, el resultado final no puede ser más descorazonador.

"Eternal" no trata de un ser humano al que se quiere convertir en robot, sino de un intercambio de conciencia puro y duro. Algo que en los próximos años se pretende experimentar con delfines y, de forma posterior, con personas. Sea como sea, esta mezcolanza de ciencia ficción y 'thriller' carece de entidad, a pesar de aportar alguna idea aprovechable en relación con la muerte y al hecho irrefutable de que 'la parca' iguala a todo quisqui. Porque es evidente que todos estamos en fila delante de ella. Afortunadamente no sabemos en qué lugar de dicha fila. Son reflexiones que surgen al hilo de tan polémico argumento, resuelto con una multiplicidad de angulaciones de cámara y un montaje tan vertiginoso como videoclipero.

Otras películas del género Ciencia Ficción:

Comentarios