Entrada destacada

Llega de noche

Después de un cataclismo que ha cambiado el mundo, Travis (Kelvin Harrison Jr.), un joven de 17 años, vive en una casa segura pero desoladora junto a sus protectores padres. Un día, una pareja desesperada en busca de refugio para ellos y su hijo aparece en sus vidas. La convivencia empieza con buen pie, pero poco a poco el miedo y la paranoia harán que el horror del exterior entre en el hogar, dando lugar a una amenaza aún peor: la de un padre que está dispuesto a renunciar a su alma con tal de proteger a su familia.

Valoración:5,864.


FICHA

Título Original: It Comes at Night.
Director: Trey Edward Shults.
Guionista: Trey Edward Shults.
Reparto: Joel Edgerton, Carmen Ejogo, Kelvin Harrison Jr., Riley Keough, Christopher Abbott, David Pendleton, Griffin Robert Faulkner, Mick O'Rourke.
Productores: David Kaplan, Andrea Roa.
Música: Brian McOmber.
Fotografía: Drew Daniels.
Montaje: Matthew Hannam, Trey Edward Shults.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2017.
Duración: 97 minutos…

Eternal (Selfless) (2015)


Damian Hale (Ben Kingsley) es un multimillonario e influyente industrial que, durante años, ha sabido moverse entre las estructuras del poder. Al serle diagnosticado un cáncer terminal, Damian se prestará a un tratamiento revolucionario, en el que trasladan su conciencia a un cuerpo mucho más joven. Cuando empiece a experimentar visiones procedentes de la mente de su huésped, iniciará una carrera contrarreloj para esclarecer el misterio de una organización que está dispuesta a matar para proteger su secreto.

Valoración: 6,212.


FICHA

Título Original: Self/less.
Director: Tarsem Singh.
Guionistas: Àlex Pastor, David Pastor.
Reparto: Ben Kingsley, Matthew Goode, Ryan Reynolds, Derek Luke, Natalie Martinez, Michelle Dockery, Melora Hardin, Victor Garber, Sam Page, Mariana Paola Vicente.
Productores: Ram Bergman, Peter Schlessel, James D. Stern.
Música: Dudu Aram, Antonio Pinto.
Fotografía: Brendan Galvin.
Montaje: Robert Duffy.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2015.
Duración: 116 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Ciencia Ficción, Drama, Suspense.
Estreno (España): 17 de julio de 2015.
DVD (Venta): 20 de enero de 2016.
Distribuidora (España): DeAPlaneta.
Espectadores (España): 119.676.
Recaudación (España): 701.690,74 €.
Visitas: 0.
Popularidad (Blog): 12 / 29.
Popularidad (Internet): 5 / 29.


CRÍTICA

22-07-2015 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Efectos secundarios

El cineasta de origen indio Tarsem Singh había demostrado su peculiar estilo narrativo en su debut con "La celda" (2000), donde un tremebundo psicópata construía una celda para ahogar a sus jóvenes víctimas femeninas antes de iniciar un ritual macabro con sus cuerpos. Premisa argumental que dio pie a un efectista relato semi fantástico, que intentaba mantener en vilo al espectador, sin conseguirlo. "Eternal" juega del mismo modo con una especie de fantasía más o menos futurista, en la que a un multimillonario enfermo terminal se le ofrece la posibilidad de trasladarse al cuerpo serrano de un hombre mucho más joven.

Audaz punto de partida filmado por su máximo responsable de forma harto superficial, al tiempo que se muestra incapaz de extraer todo su jugo interpretativo a dos actores tan diferentes como el oscarizado veterano Ben Kingsley ("Gandhi", Richard Attenborough, 1982) y el apolíneo recién llegado Ryan Reynolds ("Buried", Rodrigo Cortés, 2010). Y como tampoco se analizan a fondo las consecuencias de las más avanzadas investigaciones médicas en relación con semejante tema, incluidos sus efectos secundarios, el resultado final no puede ser más descorazonador.

"Eternal" no trata de un ser humano al que se quiere convertir en robot, sino de un intercambio de conciencia puro y duro. Algo que en los próximos años se pretende experimentar con delfines y, de forma posterior, con personas. Sea como sea, esta mezcolanza de ciencia ficción y 'thriller' carece de entidad, a pesar de aportar alguna idea aprovechable en relación con la muerte y al hecho irrefutable de que 'la parca' iguala a todo quisqui. Porque es evidente que todos estamos en fila delante de ella. Afortunadamente no sabemos en qué lugar de dicha fila. Son reflexiones que surgen al hilo de tan polémico argumento, resuelto con una multiplicidad de angulaciones de cámara y un montaje tan vertiginoso como videoclipero.


20-01-2016 – JOSU EGUREN

El inquilino

Ni siquiera un creador visual superdotado de la talla de Tarsem Singh eleva a una categoría superior el cuerpo de este 'thriller' en serie escrito por los hermanos Àlex y David Pastor ("Los últimos días", "Infectados") sobre las cenizas de la desmemoria de "Plan diabólico" (1966), de John Frankenheimer. Las diatribas iniciales en torno al valor del tiempo, la inmortalidad y nuestro legado post mortem se desvanecen a medida que el texto se aposenta en los pliegues de una mecánica que hace de lo previsible su razón de ser. Escenas de acción ejecutadas con la frialdad de un cirujano experto en implantes biónicos se alternan con diálogos en los que la majestuosidad del personaje interpretado por Ben Kingsley ("Noche en el museo: El secreto del faraón", Shawn Levy, 2014) se diluye por completo al ser transferido al envoltorio carnal de Ryan Reynolds ("La dama de oro", Simon Curtis, 2015), un ex-soldado de élite cuyos recuerdos pugnan con la identidad de su inquilino forzoso. Se aprecian leves trazas de la suntuosidad formal del director indio (que debutó reimaginando "El silencio de los corderos" en el universo onírico de "La celda"), pero el barroquismo de los interiores en los que se desenvuelve el primer tercio de la película se va despejando para dar paso a lo que no es tanto un ejemplo de depuración espacial sino un caso extremo de funcionalidad.

Singh no se muestra excesivamente cómodo en los límites de una película a la que se esfuerza en pertenecer y, a pesar de que deja un sello personal en la ejecución de brillantes transiciones entre planos (en el raccord espacio-temporal encuentra su mejor campo de expresión), lo que llena los ojos del espectador es una acumulación de set pieces indistinguibles de las que abarrotan "John Wick" (David Leitch, Chad Stahelski, 2014) y "The Guest" (Adam Wingard, 2014). Un ejemplo más de aspirante a blockbuster que peca de una severa indefinición que se contagia a todos sus personajes.