Ghadi (2013)

Cartel: Ghadi (2013)
En un pequeño barrio libanés, Leba (Georges Khabbaz), un profesor de música, se casa con su novia Lara (Lara Rain). Después de tener dos hijas, nace su hijo Ghadi (Emmanuel Khairallah), un niño con Síndrome de Down que pasa el tiempo en la ventana de su casa emitiendo fuertes sonidos que imitan los cánticos de su padre. Amenazado por sus vecinos, que no entienden el síndrome y consideran al niño un demonio, Leba inventará una conmovedora fórmula para cambiar la percepción de éstos y, de esta forma, evitar enviar a Ghadi a una lejana institución.

Valoración: 6,671.


Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Ghadi.
Director: Amin Dora.
Guionista: Georges Khabbaz.
Actores: Georges Khabbaz, Lara Rain, Emmanuel Khairallah, Camille Salameh, Rodrigue Sleiman, Samir Youssef, Caroline Labaki, Tarek Bacha, Giselle Boueiz, Christine Choueiri.
Productor: Gabriel Chamoun.
Fotografía: Karim Ghorayeb.
Música: Nadim Mishlawi.
Montaje: Rana Sabbagha.
Diseño de Producción:
Vestuario:
País Participante: Líbano.
Lugares de Rodaje: Líbano.
Fechas de Rodaje:
Año: 2013.
Duración: 97 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Comedia, Drama.
Estreno (España): 31-07-2015.
Película Online (España): Disponible a partir del 12-12-2015 (Filmin).
Película Online (España): Disponible a partir del 10-12-2015 (AtresPlayer).
DVD (Venta):
Distribuidora: Karma Films, S. L.
WEB Oficial: WEB Oficial de la película en España.
Sitio Oficial: Sitio Oficial.
Espectadores (España): 10.264.
Recaudación (España): 60.465,40 €.
Visitas: 4.
Popularidad (Puesto): 6.

Fotograma: Ghadi (2013)

Crítica

02-08-2015 – JOSU EGUREN

Costumbrismo mediterráneo

En el tono con el que Amin Dora ataca la presentación de "Ghadi" se adivinan las intenciones del primer largometraje del director libanés, que también las ilustra con una llamada a lo que será parte esencial del relato, enmarcando la reproducción de un extracto de la 'Madonna Sixtina' rafaelita en el que dos angelitos observan distraídos a una Virgen que porta en brazos al niño Jesús.

Además de para acercarnos a una cinematografía desconocida, el contacto con "Ghadi" sirve para que profundicemos en el nexo de unión de las diferentes culturas, aparentemente distantes o enfrentadas, que jalonan las costas del mar que se extiende desde España hasta el Líbano. En el ágil prólogo del filme se concentran las señas de identidad de un tipo de cine que podría etiquetarse como costumbrismo mediterráneo, una impresión que queda reforzada cuando analizamos la simetría estética de la película con obras recientes procedentes de Israel, Palestina, Italia y Croacia. Es el sol que baña un pequeño y pintoresco barrio obrero en las afueras de la capital libanesa lo que pone color a una fábula que riega al espectador de esperanza con su buenismo contagioso, aunque el grueso de su mensaje integrador está fundado sobre una mentira que más adelante dará pie a una moraleja.

Disculpar el ánimo pedagógico de Amin Dora pasa por comprender que lanza su mensaje desde un punto en el que los niños con síndrome de Down son interpretados como una maldición. El problema surge al poner la lupa sobre la divergencia ético-narrativa que se produce cuando el personaje que desencadena la historia es tratado como un objeto decorativo vacío de personalidad. Dora falla estrepitosamente al dejarlo al margen de su discurso, en lo que podría juzgarse con un acto onanista, cuando lo más probable es que no haya sabido encontrar la manera de retratarlo con el sentido y la sensibilidad que merece.

Última Actualización: 04-12-2015.