Corazón silencioso

Cartel: Corazón silencioso
Tres generaciones de una familia se reúnen un fin de semana. El encuentro está marcado por la decisión de Esther (Ghita Nørby), la madre, de poner fin a su vida antes de que su enfermedad terminal empeore. Ante este último fin de semana con ella, sus hijas Sanne (Danica Curcic) y Heidi (Paprika Steen) han aceptado su decisión y están dispuestas a participar en la reunión. Sin embargo, según avanza el fin de semana, el deseo de su madre se hará más difícil de llevar a cabo, y deberán enfrentarse a viejos conflictos que vuelven a resurgir.

Valoración: 6,846.


Trailer de la Película



Ficha

Título Original: Stille hjerte.
Director: Bille August.
Guionista: Christian Torpe.
Actores: Ghita Nørby, Morten Grunwald, Paprika Steen, Danica Curcic, Morten Grunwald, Pilou Asbæk, Jens Albinus, Vigga Bro, Oskar Sælan Halskov.
Productor: Jesper Morthorst.
Fotografía: Dirk Brüel.
Música: Annette Focks.
Montaje: Janus Billeskov Jansen, Anne Østerud.
Diseño de Producción: Jette Lehmann.
Vestuario: Stine Gudmundsen-Holmgreen.
Nacionalidad: Dinamarca.
País Participante: Dinamarca.
Lugares de Rodaje: Fyn (Dinamarca).
Fechas de Rodaje:
Año: 2014.
Duración: 97 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 04-09-2015.
Distribuidora: Golem Distribución, S. L.
WEB Oficial: WEB Oficial de la película en España.
Sitio Oficial: Sitio Oficial.
Espectadores (España): 17.115.
Recaudación (España): 92.981,93 €.
Visitas: 11.
Popularidad (Blog): 167 / 497.

Fotograma: Corazón silencioso

Comentario

Un drama sobre la muerte digna, por el danés Bille August, presunto heredero de Bergman y director de clásicos como "Pelle el conquistador" (1987) y "Las mejores intenciones" (1992). Toda la familia se reúne en torno a la matriarca (Ghita Nørby), que ha decidido poner fin a sus días, para librarse del deteriodo de una enfermedar implacable. Todos llegan preparados para su último fin de semana con la abuela, pero sus reacciones escaparán inevitablemente a todo control en una situación tan dolorosa como extraordinaria. (Anuario Fotogramas 2016: Philipp Engel).

Fotograma: Corazón silencioso

Crítica

06-09-2015 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

La última cena

Con "Corazón silencioso", el realizador danés Bille August nos ofrece un rasposo drama existencial, centrado en el urgente deseo de morir por parte de una enferma terminal, antes de que la pérdida de sus facultades físicas y mentales la humillen sin remedio. Peliagudo asunto el de la eutanasia, tratado por el autor de "Pelle el conquistador" (1987) con tacto y sensibilidad, bien secundado por la austera interpretación de una actriz de cuerpo entero como es Ghita Nørby. En cierto modo, la película sigue la estela de títulos tan emblemáticos como "Mar adentro" (Alejandro Amenábar, 2004) y "Amor" (Michael Haneke, 2012), pero sin apretar el acelerador a fondo, ni ética ni estéticamente.

Aun así, estamos ante una película respetable, donde el derecho a una muerte digna está en su meollo argumental, todo lo superficial que se quiera, pero resuelto con la sobriedad que el tema exigía. Sobre todo cuando en la inevitable reunión familiar, incluida una agridulce última cena, las discusiones, las contradicciones e incluso los resquemores de dicho clan familiar salen a flote. Falta, eso sí, la sabiduría contemplativa de Akira Kurosawa ("Vivir", 1952), Kenji Mizoguchi ("El intendente Sansho", 1954), o Yasuhiro Ozu ("Crepúsculo en Tokio", 1957).

"Corazón silencioso" no pretende elaborar un discurso sobre la eutanasia, ni reivindicar nada, tampoco de llevar hasta sus últimas consecuencias la apología del suicidio, asistido o no. Lo que Bille August procura es mostrar lo vulnerables que somos los seres humanos, rodeados siempre de risas y lágrimas, al tiempo que establece un marcado contraste entre la vitalidad de unos personajes y la vulnerabilidad de otros. El dolor y el sufrimiento también están presentes, sin que lleguen a abrumar en ningún momento al espectador, que asiste sereno a una ceremonia agonizante, reconvertida al fin en un emotivo canto a la vida y a todo de cuanto vivo hay en ella.