La visita (2015)

La visita (2015)

Rebecca (Olivia DeJonge) y Tyler (Ed Oxenbould) son unos niños que han ido a pasar unos días con sus abuelos a su granja de Pensilvania. Los pequeños están contentos de poder estar allí y disfrutar durante un tiempo de la vida en el campo, pero lo que ignoran es que romper unas reglas impuestas por sus familiares puede resultar fatal. Estos niños descubrirán que los ancianos están metidos en algo turbio y que para sobrevivir, tendrán que enfrentarse a sus propios miedos y a algo terrible que amenaza su existencia.

Valoración: 6,450.

La visita (2015)

FICHA

Título Original: The Visit.
Director: M. Night Shyamalan.
Guionista: M. Night Shyamalan.
Reparto: Benjamin Kanes, Olivia DeJonge, Kathryn Hahn, Ed Oxenbould, Deanna Dunagan, Peter McRobbie, Celia Keenan-Bolger, Samuel Stricklen, Steve Annan, Patch Darragh, Jorge Cordova.
Productores: Marc Bienstock, Jason Blum, M. Night Shyamalan.
Música:
Fotografía: Maryse Alberti.
Montaje: Luke Ciarrocchi.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2015.
Duración: 94 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Comedia, Terror, Thriller.
Estreno (España): 11 de septiembre de 2015.
DVD (Venta): 15 de enero de 2016.
Distribuidora (España): Universal Spain.
Espectadores (España): 770.328.
Recaudación (España): 4.757.025,40 €.

La visita (2015)

COMENTARIO

El siempre visualmente elegante M. Night Shyamalan se apropia de la estrategia del 'found footage' con la excusa del documental que la pequeña Olivia DeJonge quiere filmar sobre su familia con la inestimable ayuda de su hermano pequeño (Ed Oxenbould), que tiene alma de rapero. El documental familiar ganará en suspense con la visita de los chavales a la casa de los abuelos maternos en Pensilvania, a los que no conocen ya que su madre (Kathryn Hahn) se fue para siempre sin volver la vista atrás. (Anuario Fotogramas 2016: Philipp Engel).

La visita (2015)

CRÍTICA

18-09-2015 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Horno para bollos

El irregular realizador M. Night Shyamalan ("After Earth", 2013), tras sus éxitos iniciales en el cine de terror, se dispersó en exceso con esfuerzos creativos de medio pelo, en una desigual trayectoria cinematográfica, que ahora intenta recomponer con esta película de sustitos. En "La visita" se mezclan los habituales horrores con un tono de parodia que no termina de resultar adecuado a la longitud de onda en la que se mueve el filme. Dos tiernos hermanitos y sus misteriosos abuelos, encerrados en la típica casona encantada, son los protagonistas de un cuento realista en tono menor, donde ambos niños descubrirán que no está el horno para bollos.

La intención de la película es sorprender y divertir, jugando con todo quisqui, pero guardando siempre un as en la manga. No importa, lo único significativo aquí es que utilizando precisamente los tópicos que han hecho aburrido el género, Shyamalan lo trata de revitalizar con cambios radicales en su registro argumental, pasando de los asesinos que acechan en la sombra, al inevitable relato gótico, para finiquitarlo a base de trucos de cierto fuste, a medio camino entre "Terror en Amityville" (Stuart Rosenberg, 1979) y "El proyecto de la bruja de Blair" (Daniel Myrick, Eduardo Sánchez, 1999).

Filmada con un exiguo presupuesto, "La visita" no logra en ningún momento resucitar la magia de los modestos títulos de serie B que tanto hemos disfrutado los amantes del cine. Un tiempo en el que la simpleza de ese sentido de la maravilla -o del 'American Gothic'-, por muy pavoroso que fuera, estaba aún impoluto, ya que uno no era capaz todavía de analizarlo todo.

Pero si eres de los que sientes un escalofrío al penetrar en una vieja mansión aislada en el campo, "La visita" puede que hasta te encante. Yo lo que más lamento es no tener 12 años recién cumplidos para ir a verla y disfrutarla de verdad. A veces, ser mayor es un coñazo.