Pesadillas (2015)



Zach Cooper (Dylan Minnette) es un joven urbanita que se ha mudado con su familia a un pequeño pueblo, aunque la estancia se hace más agradable gracias a su vecina Hannah (Odeya Rush). Sin embargo, las cosas se complican al conocer al padre de la joven: el célebre escritor R.L. Stine (Jack Black). Cuando Zach descubre los aclamados libros de 'Pesadillas', libera sin querer a todas las criaturas que estaban atrapadas en los legajos. Juntos tendrán que hacer lo imposible para volver a encerrarlos y salvar al mundo de tan siniestras criaturas.

Valoración: 5,765.


FICHA


Título Original: Goosebumps.
Director: Rob Letterman.
Guionista: Darren Lemke.
Reparto: Jack Black, Amy Ryan, Dylan Minnette, Odeya Rush, Ryan Lee, Jillian Bell, Timothy Simons, Ken Marino, Halston Sage, Amanda Lund, Keith Arthur Bolden.
Productores: Deborah Forte, Neal H. Moritz.
Música: Danny Elfman.
Fotografía: Javier Aguirresarobe.
Montaje: Jim May.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2015.
Duración: 103 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Fantástica, Aventuras, Comedia, Infantil, Terror.
Estreno (España): 29 de enero de 2016.
DVD (Venta): 9 de junio de 2016.
Distribuidora (España): Sony Pictures España.
Espectadores (España): 490.193.
Recaudación (España): 2.844.507,10 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 72 / 87.


COMENTARIO


Rob Letterman (Los viajes de Gulliver, 2010) se inspira en la célebre colección de novelas fantásticas para niños 'Pesadillas', de R.L. Stine, nombrada en 2003 como la colección de libros infantiles más vendida de todos los tiempos por el Libro Guinness de los Récords. Jack Black interpreta al propio Stine, cuyo secreto será desvelado por su hija (Odeya Rush) y sus dos amigos, Zach (Dylan Minnette) y Champ (Ryan Lee): los monstruos de sus novelas son reales y están atrapados en sus libros. (Anuario Fotogramas 2017: Sergi Jiménez).


CRÍTICA


30-01-2016 – JOSU EGUREN

Villa monstruosa

Hay películas que exhiben sus referentes, mecánica y bromas internas de una manera tan cristalina que no existe otra solución que quererlas. Es el caso de Pesadillas, un chute reconcentrado de la vasta producción literaria de Robert L. Stine en la que el propio autor utiliza a Jack Black (The D Train, Andrew Mogel, Jarrad Paul, 2015) como médium para alumbrar con un toque cómico las zonas más oscuras de su proceso creativo.

Pesadillas saltó a la pantalla en forma de serie televisiva en los años 90 y ahora aspira a convertirse en saga cinematográfica apelando a la memoria de aquel cine de los 80 rebosante de encanto aventurero y flirteos juveniles con el que se mimetiza. Como recuerda el propio Stine (por boca de su personaje), rompiendo la cuarta pared antes de proceder a un juego de identidades con el que lanza un guiño a sus fans más acérrimos, en toda historia hay introducción, nudo y giro, y Pesadillas se somete con alegría a los rudimentos del esquema haciendo de la metaficción el elemento clave que le permite burlar el corsé de la estructura narrativa clásica.

En Pesadillas se sugiere una rivalidad ficticia entre Stephen King y Stine que da pie para que Rob Letterman (Los viajes de Gulliver, 2010) escenifique un gag en torno al bloqueo del autor que debe vencer el fantasma de la página en blanco sobre un escenario teatral en el que se representa una versión de 'The Shining', un subrayado que hace aún más explícita la fluida interconexión entre los tres niveles de una aventura en la que se intercalan gestos de admiración hacia varias joyas de la filmografía fantástica de serie B (El carnaval de las tinieblas y El terror no tiene forma) con láminas de un carpaccio psicológico que revelan el origen de los terrores y pesadillas del artista. La fobia social como alimento de un notable ejercicio de cine familiar que eventualmente podría llenar el hueco que dejaron vacíos los Gremlins (Joe Dante, 1984).