El abrazo de la serpiente (2015)


Karamakate (Antonio Bolívar) es un poderoso chamán amazónico, único superviviente de su pueblo, que vive aislado voluntariamente en lo más profundo de la selva. Sin emociones ni memoria, recibe la inesperada visita de Evan (Brionne Davis), un científico americano en busca de la mística planta que podría curar sus males. Tras acceder a ayudarle en su aventura, Karamakate y el etnobotánico emprenderán un viaje por el corazón del Amazonas, en el que el chamán recordará una amistad que hace 40 años fue dolorosamente traicionada. Película basada en los diarios de Theodor Koch-Grünberg y Richard Evan Schultes.

Valoración: 7,689.

Tráiler de la Película - VOSE

Ficha

Título Original: El abrazo de la serpiente.
Director: Ciro Guerra.
Guionistas: Ciro Guerra, Jacques Toulemonde Vidal.
Actores: Nilbio Torres, Jan Bijvoet, Antonio Bolívar, Brionne Davis, Yauenkü Migue, Nicolás Cancino, Luigi Sciamanna.
Productor: Cristina Gallego.
Música: Nascuy Linares.
Fotografía: David Gallego.
Montaje: Etienne Boussac.
Diseño de Producción: Angélica Perea.
Vestuario: Catherine Rodríguez.
Nacionalidad: Colombia.
Países Participantes: Colombia, Venezuela, Argentina.
Lugares de Rodaje: Vaupés, Guainía (Colombia).
Fechas de Rodaje:
Año de Producción: 2015.
Duración: 125 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama, Aventuras.
Estreno (España): 19 de febrero de 2016.
DVD (Venta): 12 de julio de 2016.
Distribuidora (España): Abordar - Casa de Películas.
Espectadores (España): 19.409.
Recaudación (España): 106.251,22 €.
Visitas: 0.
Mejor Película 2016: 2 / 182.
Mejor Película: 20 / 654.
Mejor Película 2016 (Drama): 2 / 64.
Mejor Película (Drama): 6 / 159.
Popularidad: 197 / 654.

Crítica

26-02-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

La selva esmeralda

Pocas veces la Amazonía ha sido plasmada con tanta hermosura como en "El abrazo de la serpiente", del cineasta colombiano Ciro Guerra, del que los buenos aficionados seguro que recuerdan "La sombra del caminante" (2004). En el título que hoy nos ocupa se acerca con su cámara de entomólogo a la misteriosa esencia de un hechicero indígena, inmerso en una selva esmeralda. A partir de ahí, el contraste entre las vivencias de dicho personaje y las de un botánico norteamericano da pie a oportunas reflexiones sobre dos maneras distintas de vivir, de pensar y, en definitiva, de entender las relaciones con nuestra madre naturaleza.

La hipnótica fotografía en blanco y negro ayuda a comprender mejor este fascinante viaje a un territorio inexplorado, donde impresiona la presencia de Karamakate, encarnado con absoluta convicción por Antonio Bolívar, máximo representante de su recóndito pueblo. Por otra parte, el filme desgrana críticas sobre la colonización, en el sentido de que hubo una época, no tan lejana, en que los blancos veían a los indios como bestias. Mientras que los segundos se contentaban con sospechar que los primeros eran dioses. A igual ignorancia, los últimos eran más dignos de ser llamados seres humanos.

Porque "El abrazo de la serpiente" es una hermosa película iniciática dirigida al conradiano corazón de las tinieblas, donde ese biólogo franquea el umbral de lo invisible, al adentrarse en lo más oscuro y profundo de un paisaje virginal. Pero, más allá de la aventura y del inevitable exotismo, Ciro Guerra juega con la ruptura del tiempo cronológico y nos va dando no las claves del relato -desolación, compasión, soledad- sino su geología, los estratos sobre los que todo encuentro se realiza, los materiales de su posición moral en el mundo. Al mismo tiempo, llega a la conclusión de que sólo los hombres pueden hacer daño con su compasión.


18-08-2016 – JOSU EGUREN

Hacia el corazón de la selva

Cuando está a punto de cumplirse un año de su presentación oficial en la sección 'Horizontes latinos' del Festival de San Sebastián, el lanzamiento en Blu-Raid del tercer largometraje de Ciro Guerra viene a cerrar su periplo exitoso por los certámenes más prestigiosos. Desde la Quincena de Realizadores de Cannes a los Oscar, donde "El abrazo de la serpiente" compitió en representación de Colombia, esta inmersión antropológica en los orígenes y derivadas del colonialismo se ha traducido en las lógicas comparativas con el texto totémico de Joseph Conrad, aunque las hojas que mascan sus protagonistas no producen los efectos de coma y alucinación regresiva de experiencias chamánicas como la que ofició Ken Russell en su lectura cinematográfica del "Viaje alucinante al fondo de la mente", de Paddy Chayesfsky.

En su remontada del curso fluvial de uno de los cauces menores de la Amazonía latinoamericana, la cámara de Ciro Guerra toma como brújula las memorias etnográficas de Theodor Koch-Grünberg en un diálogo con un presente/pasado representado por el etnobotánico estadounidense Richard Evans Schultes, que rastrea las huellas del explorador alemán en un intento de profanar el jardín secreto en el que florece una de las plantas clave para desentrañar la cosmogonía chamánica. Entre ambos media Karamakate -el movedor de mundos-, un personaje bisagra que reclama el protagonismo de la historia a medida que la película desciende por una espiral de locura y degradación. Interesante en la medida en la que Guerra condena la mirada paternalista del viajero que trata de preservar a las tribus precolombinas de las enfermedades culturales que produce el contacto con el hombre blanco, "El abrazo de la serpiente" pierde la oportunidad de horadar la retina del espectador cuando recurre al distanciamiento para ilustrar los horrores de una selva del Bosco que no infecta de surrealismo su gélida explicitud formal.

Adsense