Carol (2015)

Fotograma: Carol (2015)

En los años 50, Therese Belivet (Rooney Mara) es una joven veinteañera que trabaja en unos grandes almacenes y sueña con tener una vida más plena. Por su parte, Carol (Cate Blanchett) es una seductora mujer de clase alta atrapada en un matrimonio de conveniencia sin amor. Cuando se conozcan, surgirá entre ellas una irresistible atracción, que llevará a Carol a abandonar la comodidad de su hogar para huir con Therese en un viaje de autodescubrimiento y liberación, que hará que su marido cuestione sus competencias como madre.

Valoración: 7,137.

Fotograma: Carol (2015)

FICHA

Título Original: Carol.
Director: Todd Haynes.
Guionista: Phyllis Nagy.
Reparto: Cate Blanchett, Sarah Paulson, Rooney Mara, Kyle Chandler, Cory Michael Smith, Jake Lacy, Carrie Brownstein, John Magaro, Kevin Crowley, Nik Pajic.
Productores: Elizabeth Karlsen, Christine Vachon, Stephen Woolley.
Música: Carter Burwell.
Fotografía: Edward Lachman.
Montaje: Affonso Gonçalves.
Países Participantes: Reino Unido, Estados Unidos.
Año de Producción: 2015.
Duración: 118 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama, Romántica.
Estreno (España): 5 de febrero de 2016.
DVD (Venta): 8 de junio de 2016.
Distribuidora (España): Vértigo Films.
Espectadores (España): 305.477.
Recaudación (España): 1.819.667,50 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 112 / 144.

Fotograma: Carol (2015)

CRÍTICA

07-02-2016 – JOSU EGUREN

El espacio entre nosotras

En la lectura ordinaria del lenguaje cinematográfico un travelling hacia atrás suele interpretarse como una despedida, o como el punto final a una relación subrayado por el vacío que media entre dos cuerpos que se alejan a medida que la pantalla se sume en la oscuridad. Tengan presente el detalle anterior cuando evoquen la última escena de Carol (adaptación de la obra homónima de Patricia Highsmith), y especialmente el instante en el que Todd Haynes subvierte el sentido clásico del movimiento provocando un estallido de emoción que se prolonga a través del raccord de miradas entre Cate Blanchett (La verdad, James Vanderbilt, 2015) y Rooney Mara (Pan. Viaje a Nunca Jamás, Joe Wright, 2015). Con esa demostración de poder, tan exquisita y sutil que puede y quiere pasar inadvertida, Haynes hace de la cámara un elemento orgánico que imita la discreción de sus protagonistas (y del texto, que no explota el recurso infantil para provocar la lágrima fácil), dos mujeres que deben disimular y reprimir su afecto para burlar el escrutinio de una sociedad ultraconservadora que juzga la homosexualidad con cláusulas de moralidad.

El espacio entre Carol Aird y Therese Belivet es una tortura que multiplica sus efectos cuando se estrecha el abismo que las separa, en la frontera de un territorio prohibido que para la más joven es turbación y descubrimiento, y para la mayor una oportunidad de enjuagar la infelicidad de un matrimonio de conveniencia. La atención a los gestos -el juego de manos en la primera escena- y la métrica de unos diálogos que no se someten al canon estricto de la ñoñería vaporosa del melodrama sitúan a Carol en un lugar de privilegio desde el que se codea con Douglas Sirk, Max Ophüls y Leo McCarey.

La elegancia y la concisión, mecidos por la extraordinaria banda sonora de Carter Burwell (Legend, Brian Helgeland, 2015), como elementos motrices de una obra que palpita bajo un envoltorio academicista que solamente lo es en apariencia.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios