Entrada destacada

Baby Driver

Baby (Ansel Elgort) es un joven conductor, especializado en fugas, cuya habilidad al volante al ritmo de canciones precisamente seleccionadas le convierte en un valioso activo para la banda de atracadores de bancos que lidera Doc (Kevin Spacey). Su papel en la organización se verá comprometido cuando conozca a Deborah (Lily James), una camarera de la que se enamora. Baby, que empieza a dudar sobre si lo que hace está bien o mal, decidirá dar un último golpe antes de retirarse, un atraco que pondrá en peligro su vida, su amor y su libertad.

Valoración:7,239.


FICHA

Título Original: Baby Driver.
Director: Edgar Wright.
Guionista: Edgar Wright.
Reparto: Kevin Spacey, Jamie Foxx, Ansel Elgort, Lily James, Jon Hamm, Jon Bernthal, Eiza González, Flea, Sky Ferreira, CJ Jones, Lanny Joon, Ben VanderMey.
Productores: Tim Bevan, Eric Fellner, Nira Park.
Música: Steven Price.
Fotografía: Bill Pope.
Montaje: Jonathan Amos, Paul Machliss.
Países Participantes: Reino Unido, Estados Unidos.
Año de Producción: 2…

Objetivo: Londres (2016)

Fotograma: Objetivo: Londres (2016)

El Primer Ministro Británico ha fallecido en misteriosas circunstancias. Su funeral en Londres es un acto al que acuden todos los líderes relevantes de Occidente. Pero lo que comienza siendo el evento con más seguridad del planeta se convierte en un complot mortal para acabar con los líderes más poderosos del mundo, devastando la capital británica y desencadenando el terror. Sólo tres personas pueden detenerlo: el Presidente de los Estados Unidos, su Jefe del Servicio Secreto (Gerard Butler) y una agente del MI-6 que no confía en nadie.

Valoración: 5,430.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: London Has Fallen.
Director: Babak Najafi.
Guionistas: Katrin Benedikt, Christian Gudegast, Creighton Rothenberger, Chad St. John.
Reparto: Gerard Butler, Aaron Eckhart, Morgan Freeman, Jackie Earle Haley, Melissa Leo, Angela Bassett, Radha Mitchell, Colin Salmon, Charlotte Riley, Shivani Ghai, Andrew Pleavin.
Productores: Gerard Butler, Mark Gill, Matthew O'Toole, Alan Siegel, John Thompson, Les Weldon.
Música: Trevor Morris.
Fotografía: Ed Wild.
Montaje: Michael J. Duthie, Paul Martin Smith.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 99 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Acción.
Estreno (España): 8 de abril de 2016.
DVD (Venta): 31 de agosto de 2016.
Distribuidora (España): Entertainment One Films Spain.
Espectadores (España): 440.019.
Recaudación (España): 2.678.484,48 €.
Visitas: 44.
Popularidad: 87 / 718.

Cartel: Objetivo: Londres (2016)

Comentario

Secuela de "Objetivo: La Casa Blanca", dirigida por el iraní Babak Najafi ("Banshee"). La acción se traslada a Londres, donde el primer ministro ha fallecido misteriosamente. Su funeral comienza como un evento de máxima seguridad, pero se convierte en un complot para acabar con los grandes líderes del planeta. De nuevo, protagonizada por Aaron Eckhart ("El Caballero Oscuro"), Gerard Butler ("Un ciudadano ejemplar") y Morgan Freeman ("Cadena perpetua"). (Anuario Fotogramas 2017: Sergi Jiménez).

Fotograma: Objetivo: Londres (2016)

Crítica

11-04-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Trampa mortal

Un complot yihadista internacional, que el incombustible Gerard Butler debe desmantelar 'ipso facto', es el punto de arranque de "Objetivo: Londres", rodada en Bulgaria con el propósito de ahorrarse una pasta gansa a la hora de filmar las secuencias de acción. La desastrosa situación del mundo actual, repleto de ricos especuladores al servicio de siniestros paraísos fiscales que a este paso van a acabar por engullirse las migajas de la economía real, propicia la realización de bodrietes como el presente, filmado por el director iraní afincado en Estados Unidos Babak Najafi, con el habitual despliegue de efectismos gratuitos.

Por su parte, Gerard Butler aporta su acartonada expresividad -presente desde que debutó en el cine con "Su majestad Mrs. Brown" (John Madden, 1997)- a una película carente de enjundia, por culpa de un cóctel cinematográfico que no funciona en ningún momento. Los medios son holgados y su superficie es llamativa, pero su fondo es cutre y áspero, mientras que la planificación es a todas luces rutinaria. Su ultraviolenta manera de ofrecer espectáculo y la ambigüedad moral con que se describe el apocalíptico embrollo no hacen sino reforzar la comercialoide deriva del subproducto.

La imagen de marca de la cinta se resume de una vez por todas en la penosa reconstrucción de toda una serie de coordinados ataques terroristas -incluidos los que tienen lugar en el metro londinense-, con lo cual las referencias a sangrientas tragedias reales perpretadas en fechas recientes están servidas. Pero su puesta en escena es destrozona y su enfebrecido discurrir mareante hasta más no poder; de tal manera, que el resultado final se convierte en una trampa mortal para el espectador no avisado. Otro reproche -y éste más grave, el peor para su director- es su condición de mal sucedáneo de "Objetivo: La Casa Blanca" (Antoine Fuqua, 2013), tan espúreo como cansino.

Fotograma: Objetivo: Londres (2016)

01-09-2016 – JOSU EGUREN

El mundo en llamas

Secuela previsible, y para el gusto de una minoría innecesaria, de la aventura que unió los destinos del presidente de los Estados Unidos y el agente Mike Banning ("Objetivo: La Casa Blanca", Antoine Fuqua), un héroe a la medida de las corrientes ultra al que es fácil imaginar practicando en familia deportes extremos como la bañera de electrodos o el waterboarding.

En un clima de crisis geopolítica internacional, que nubla la atención de unos guionistas incapaces de distinguir entre hindúes y yihadistas, "Objetivo: Londres" cristaliza los terrores occidentales en un escenario icónico que será devastado por una cadena de atentados masivos: el puente de Charing Cross, las Casas del Parlamento, la Abadía de Westminster... los spots turísticos de la capital británica caen bajo el efecto de una oleada de explosiones programadas tras las cuales se esconde la mano maestra de un malvado traficante de armas que busca venganza por el asesinato de su hija.

El objetivo final de los terroristas es la ejecución pública y televisada del hombre que ordenó un ataque con drones contra una celebración repleta de víctimas civiles, pero semejante argumento no es suficiente para que el guión se detenga a reflexionar sobre la legalidad y efectos de los ataques aéreos selectivos. No hay tiempo para distinguir entre ética y moral porque la acción avanza como una máquina desbrozadora entre tiroteos, detonaciones, cuchilladas y 'one liners' que bien podrían haber servido como eslóganes para la campaña de Donald Trump.

En esa tesitura Gerard Butler se mueve como pez en el agua ejerciendo de eficaz y cínico reemplazo de Jack Bauer, aunque sin empatar con el carisma y comicidad de John McClane. Babak Najafi resuelve bien la papeleta con el oficio de un meritorio a la espera de proyectos más propicios, y en la antesala de una secuela prácticamente segura.

Comentarios