Un doctor en la campiña

Cartel: Un doctor en la campiña
Jean-Pierre Werner (François Cluzet) es un médico que pertenece al ámbito rural. Cómo doctor siempre ha estado presente para acudir a cualquier emergencia en cualquier pueblo y ha ejercido su profesión durante treinta años. Después de sufrir ciertos achaques e ir al hospital, Jean-Pierre se encuentra con que padece una grave enfermedad, por lo que Nathalie Delezia (Marianne Denicourt) es enviada a su localidad para ayudarle en su trabajo, tratarle y, cuando llegue el momento, reemplazarle en sus funciones como médico de los vecinos de la campiña.

Valoración: 6,269.


Trailer de la Película



Ficha

Título Original: Médecin de campagne.
Director: Thomas Lilti.
Guionistas: Baya Kasmi, Thomas Lilti.
Actores: François Cluzet, Marianne Denicourt, Christophe Odent, Patrick Descamps, Guy Faucher, Margaux Fabre, Julien Lucas, Yohann Goetzmann, Josée Laprun, Philippe Bertin, Géraldine Schitter, Isabelle Sadoyan, Félix Moati, Sylvie Lachat, Régis Iacono, Michel Charrel, Jeanne Buchard.
Productores: Emmanuel Barraux, Agnès Vallée.
Fotografía: Nicolas Gaurin.
Música: Alexandre Lier, Sylvain Ohrel, Nicolas Weil.
Montaje: Christel Dewynter.
Diseño de Producción: Philippe van Herwijnen.
Vestuario: Dorothée Guiraud.
Nacionalidad: Francia.
País Participante: Francia.
Lugares de Rodaje:
Fechas de Rodaje:
Año: 2016.
Duración: 102 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Drama, Comedia.
Estreno (España): 27-05-2016.
Distribuidora: Caramel Films, S. L.
WEB Oficial: WEB Oficial de la película en España.
Espectadores (España): 88.300.
Recaudación (España): 573.764,10 €.
Popularidad (Blog): 20 / 476.
Popularidad (España): 101 / 476.
Popularidad (Mundo): 285 / 476.

Fotograma: Un doctor en la campiña

Crítica

01-06-2016 – JOSU EGUREN

Diario de un médico maduro

Los directores franceses son capitanes de barco a la hora de navegar el río de géneros en el que se disuelven las corrientes del drama y la comedia romántica bajo el atento escrutinio de una mirada humanista. Tienen los medios y la complicidad del público, y cuentan a su favor con una galería inagotable de actores principales y secundarios que cuando se afinan producen esa melodía tan querida por la taquilla. Vuelve a ser el caso de "Un doctor en la campiña", de Thomas Lilti, una comedia rural que remonta las turbulencias del prólogo dramático que vertebra la trama para fondear en las páginas del diario de un médico maduro.

En su tercer largometraje, Lilti cuelga la bata blanca que vistió en su residencia en el hospital de "Hipócrates" (2014) para calzarse las botas de agua de un doctor solitario que ejerce como ángel protector de una comunidad pacífica y heterogénea anclada en los usos del cine costumbrista. La llegada de una recién licenciada, que llega para aliviar su carga de trabajo, es la chispa que inflama el clásico conflicto entre el profesor hosco y la aprendiz, poniendo de relevancia la obligatoriedad de encontrar el punto intermedio entre la voz de la experiencia y el empuje de la modernidad, a menudo tan ensimismada con el progreso que pierde de vista las necesidades reales de su clientela: la atención humana por encima de los remedios farmacológicos.

En las imágenes que ilustran el proceso de aprendizaje mutuo, Lilti desliza una historia de amor sorda que bebe del aliento entrecortado entre François Cluzet en su cruce de miradas con Marianne Denicourt. La cámara no ignora la pasión que ata sus destinos, pero prefiere dejar que el espectador consuma la unión en el fuera de campo, subrayando la inevitabilidad de los acontecimientos futuros con el susurro atronador de Nina Simone en 'Wild is the Wind'.