El reino de los monos

Fotograma: El reino de los monos

Eduardo es un pequeño simio que ha sido abandonado en la selva a causa de su diminuto tamaño. Su padre, jefe de la tribu a la que pertenecen, le deja por su aspecto débil y enfermizo. Por suerte para el pequeño mono, será recogido por Ian, que le cuidará hasta que se haga adulto. Este macaco desarrollará su ingenio al crecer lejos de los suyos y aprovechará la oportunidad para volver con ellos. Su intención es compartir sus descubrimientos y mostrarles cómo pueden llegar a ser más 'humanos'.

Valoración: 5,475.


Trailer de la Película



Ficha

Título Original: Pourquoi j'ai pas mangé mon père.
Director: Jamel Debbouze.
Guionistas: Fred Fougea, Jean-Luc Fromental.
Actores: No hay actores (Animación).
Actores de Doblaje (V. O.): Jamel Debbouze, Mélissa Theuriau, Arié Elmaleh, Patrice Thibaud, Christian Hecq, Diouc Koma, Adrien Antoine, Georgette Kala-Lobé, Nathalie Homs, Youssef Hajdi, Johanna Hilaire, Dorothée Pousséo, Charlotte Des Georges, Enzo Ratsito, Cyril Casmèze, Dominique Magloire, D'Jal.
Productores: Fred Fougea, Romain Le Grand.
Fotografía: No hay (Animación).
Música: Laurent Perez.
Montaje: Dorian Rigal-Ansous.
Diseño de Producción:
Vestuario: No hay (Animación).
Nacionalidad: Francia.
Países Participantes: Francia, Italia, China, Bélgica.
Lugares de Rodaje:
Fechas de Rodaje:
Año: 2015.
Duración: 95 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Animación, Aventuras, Comedia, Familiar.
Estreno (España): 03-06-2016.
Distribuidora: Flins y Pinículas, S. L.
WEB Oficial: WEB Oficial de la película en España.
Espectadores (España): 0.
Recaudación (España): 0 €.
Popularidad (Puesto): 314 / 468.

Cartel: El reino de los monos

Crítica

08-06-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

El eslabón perdido

Estimable película de animación, firmada por el productor y realizador franco-marroquí Jamel Debbouze sobre la teoría de la evolución darwiniana, a partir de las peripecias de un débil simio que acabará conquistando el mundo. Se trata de un pequeño mono capaz de lograr metas increíbles, filmadas a un ritmo trepidante, con lo cual se producen enormes 'huecos' en la teoría de la evolución de las especies. No obstante, se trata de un digno documental prehistórico, repleto de seres primitivos enmarcados en espectaculares paisajes, capaces de interesar por igual a chicos y grandes.

Y, como no podía ser de otro modo, la influencia de Walt Disney es evidente, sobre todo al comienzo de la película, cuando las escenas guardan relación con el mito espartano de arrojar a los bebés más débiles o deformes desde la ladera este del monte Taigeto (2.407 metros) para, a continuación, aportar datos científicos en relación con unos siglos claves en la evolución humana. De tal manera que esta fascinante fábula logra hacernos comprender mejor el eslabón perdido, la historia de la humanidad, que avanza en la actualidad a pasos agigantados.

Tal vez lo que falta en esta cinta es alguna referencia a lo que se ha dado en llamar 'la Teoría de la Sustitución', que podría llegar a incluir el genocidio. Según dicha hipótesis, el Homo Sapiens y otros seres humanos tenían distintas anatomías, incluso olores y formas de comportarse diferentes. De ahí que el interés sexual del Sapiens por el Neandertal fuera prácticamente nulo. Incluso en el caso de que hubiera existido un Romeo Neandertal y una Julieta Sapiens, no habrían producido bebés fértiles, puesto que el abismo genético que separaba ambas poblaciones era enorme. En fin, son reflexiones que surgen al hilo de este "Reino de los monos", cuya sencillez expositiva y agradable colorido hará las delicias del público infantil.