Si Dios quiere

Cartel: Si Dios quiere
Tommaso (Marco Giallini) es un cardiólogo reconocido, algo déspota y ateo. Aunque el romance hace mucho que desapareció de su matrimonio con Carla (Laura Morante), una cansada ex activista, para Tommaso la familia, que completan su nihilista hija Bianca (Ilaria Spada) y Andrea (Enrico Oetiker), el orgullo del clan, es lo más importante. Cuando su hijo, brillante estudiante de medicina, empiece a actuar de manera distinta, su padre sospechará que algo está cambiando al joven. Preparado para casi todo, no se esperará la revelación de Andrea: quiere ser cura.

Valoración: 6,359.


Trailer de la Película



Ficha

Título Original: Se Dio vuole.
Director: Edoardo Maria Falcone.
Guionistas: Edoardo Maria Falcone, Marco Martani.
Actores: Marco Giallini, Alessandro Gassman, Laura Morante, Ilaria Spada, Edoardo Pesce, Enrico Oetiker, Carlo Luca De Ruggieri, Giuseppina Cervizzi, Alex Cendron, Fabrizio Giannini, Silvia Munguia, Urbano Lione, Maurizio Lops.
Productores: Mario Gianani, Lorenzo Mieli.
Fotografía: Tommaso Borgstrom.
Música: Carlo Virzì.
Montaje: Luciana Pandolfelli.
Diseño de Producción: Christina Onori.
Vestuario:
Nacionalidad: Italia.
País Participante: Italia.
Lugares de Rodaje:
Fechas de Rodaje:
Año: 2015.
Duración: 87 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Comedia.
Estreno (España): 10-06-2016.
Distribuidora: A Contracorriente Films, S. L.
WEB Oficial: WEB Oficial de la película en España.
Espectadores (España): 65.
Recaudación (España): 240,60 €.
Popularidad (Puesto): 314 / 471.

Fotograma: Si Dios quiere

Crítica

11-06-2016 – JOSU EGUREN

Lo importante es amar

Capítulo 1, versículo 2: «Lo importante es amar», ya sea a un hombre, a una mujer, a tu prójimo o a Dios. El tema es que este dilema amoroso se complica cuando el que debe elegir es el hijo de un médico ateo que decide abandonar la carrera de Medicina para abrazar el sacerdocio. Con el enredo servido, y la aparición del prototipo de párroco de los jóvenes con vocabulario cool y presencia de estrella del rock, el libreto carga la suerte en la relación entre el padre del seminarista salido del armario y su guía espiritual; el clásico sainete a la italiana que se estira con la incorporación de tramas paralelas y un manojo de secundarios con frase y algún que otro plano de reacción meritorio.

Filmada con una desgana impropia en un debutante (se trata de la ópera prima de Edoardo Maria Falcone), "Si Dios quiere" es el equivalente fílmico a los himnos dance con los que se promociona la próxima Jornada Mundial de la Juventud, en Cracovia; cine malintencionado que, pese a proclamar amor universal y respeto a todo tipo de opciones sexuales, está fundado sobre un fuerte poso de homofobia. La escena en la que el padre alivia el peso de su conciencia es reveladora del sustrato reaccionario de una película que permite que uno de los personajes reviva sus tiempos de militancia anticapitalista antes de devolverlo al redil hogareño y plantarle una copa de vino en la mano.

Porque es a donde realmente pertenece, al entorno confortable e idealizado de la clase media italiana en la que el no creyente es descrito como un ser incapaz de expresarse con ternura hasta que su corazón es tocado por la mano de Dios. Marco Giallini hace lo imposible por agraciar a un personaje antipático que termina haciendo migas con su antagonista Alessandro Gassman, sin que en el proceso medie ningún diálogo entre la fe y la razón. Milagro.

Comentarios