Buscando a Dory (2016)

Fotograma: Buscando a Dory (2016)

Dory vive feliz en el arrecife de coral junto a sus amigos Nemo y Marlin. Sin embargo, este pez cirujano azul recuerda de repente que, en algún sitio, tiene una familia que podría estarla buscando. Para encontrarles, Dory embauca a los dos peces payaso en una aventura que les llevará hasta el MLI de California, un acuario y centro de recuperación de especies marinas. Allí harán nuevos amigos que les ayudarán a dar con los padres de Dory mientras descubren la magia de sus defectos y la amistad. Secuela de la película de animación "Buscando a Nemo" (Andrew Stanton, Lee Unkrich, 2003).

Valoración: 6,963.

TRÁILER DE LA PELÍCULA


FICHA

Título Original: Finding Dory.
Directores: Andrew Stanton, Angus MacLane.
Guionistas: Andrew Stanton, Victoria Strouse.
Reparto: Animación.
Productor: Lindsey Collins.
Música: Thomas Newman.
Fotografía: Jeremy Lasky.
Montaje: Axel Geddes.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2016.
Duración: 96 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Animación.
Estreno (España): 22 de junio de 2016.
DVD (Venta): 2 de noviembre de 2016.
Distribuidora (España): Disney España.
Espectadores (España): 3.227.768.
Recaudación (España): 17.553.917,45 €.

Cartel: Buscando a Dory (2016)

COMENTARIO

El pez más carismático y olvidadizo de "Buscando a Nemo" (2003) vuelve 13 años después. Y esta vez lo hace como gran protagonista de la función: el spin-off de Andrew Stanton y Angus MacLane arranca cuando ya ha pasado un año desde que Dory ayudara a Marlin en la búsqueda de Nemo. Ahora, el pez cirujano azul advertirá que también puede tener una familia que la esté buscando, y que ha olvidado a causa de sus inconvenientes pérdidas de memoria. (Anuario Fotogramas 2017: Sergi Jiménez).

Fotograma: Buscando a Dory (2016)

CRÍTICA

26-06-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Un pez triste y azul

Pixar vuelve a reinar en el cine de animación con "Buscando a Dory", bonita secuela de "Buscando a Nemo" (2003), dispuesta otra vez a camelar a los pequeños de la casa. De manera que el pececillo en cuestión dará coletazos a diestro y siniestro a la hora de encontrar a su desaparecida familia. El pasado y el presente están relacionados aquí con sensible talento, en un conjunto repleto de simpáticas aventuras, escurridizas criaturas y un amable sentido del humor. Porque estamos ante un cuento infantil que es como una de esas estrellas que siguen brillando mucho después de haberse ido.

A partir de ahí, la memoria a corto plazo de Dory vuelve a propiciar cantidad de situaciones hilarantes, en un esfuerzo creativo de primer orden, con el que Andrew Stanton ("John Carter", 2012) y Angus MacLane logran un sano divertimento, convertido desde ya en una relectura de la cinta original. Y para los amantes del mejor cine animado resultará difícil no ver esta entretenida película con la mente bien dispuesta al encantamiento y el corazón palpitante de emoción, vista y comprobada su contagiosa alegría de vivir... a pesar de estar repleta de malévolos pulpos, tiburones y medusas.

Dory es un pez triste y azul, consciente de que nunca debe dejar de nadar, si desea alcanzar la madurez y su propia estima. Lo cual le lleva a toparse con fantásticas criaturas marinas, incluida una hermosa ballena beluga. Por si fuera poco, lejos de moralinas y discursos edificantes, la película atesora diálogos divertidos, colores rutilantes y una magia que se agradece muy de veras. Es como si su autor quisiera decirnos, de forma tan sencilla como estimulante, que ser inteligente es adaptarse a las circunstancias y que no hay mejor nave para viajar lejos que viendo "Buscando a Dory". Así pues, los chiquitajos están de enhorabuena, puesto que disfrutarán de lo lindo con este bello espectáculo, estrenado en plenas vacaciones estivales.