Dioses de Egipto (2016)

Fotograma: Dioses de Egipto

El dios de la oscuridad Set (Gerard Butler) se ha apoderado del trono de Egipto, sumiendo el pacifico imperio en el caos y el conflicto. El futuro de la humanidad quedará en manos del héroe mortal Bek (Brenton Thwaites), que emprenderá un emocionante viaje para salvar el mundo y a su verdadero amor. Pero no lo hará solo, necesitará la ayuda del poderoso dios Horus (Nikolaj Coster-Waldau), para enfrentarse a los esbirros de Set y ganar una batalla a través de los cielos y el más allá, donde deberán poner a prueba su valor y sacrificio para conseguirlo.

Valoración: 5,402.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Gods of Egypt.
Director: Alex Proyas.
Guionistas: Matt Sazama, Burk Sharpless.
Reparto: Geoffrey Rush, Gerard Butler, Rufus Sewell, Nikolaj Coster-Waldau, Brenton Thwaites, Courtney Eaton, Chadwick Boseman, Elodie Yung, Abbey Lee, Alexander England.
Productores: Basil Iwanyk, Alex Proyas.
Música: Marco Beltrami.
Fotografía: Peter Menzies Jr.
Montaje: Richard Learoyd.
Nacionalidad: Australia.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 127 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Acción.
Estreno (España): 22 de junio de 2016.
DVD (Venta): 9 de noviembre de 2016.
Distribuidora (España): Entertainment One Films Spain.
Espectadores (España): 308.348.
Recaudación (España): 1.759.747,14 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 143 / 732.

Cartel: Dioses de Egipto

Comentario

Alex Proyas, director de "Dark City" o "El Cuervo", está de vuelta con una película que recibió la desaprobación de crítica y público en Estados Unidos. Su argumento se desarrolla en el antiguo Egipto: la Humanidad pende de un hilo y un héroe mortal llamado Bek (Brenton Thwaites) emprende el viaje para salvarla. Buscará la ayuda del poderoso dios Horus (Nikolaj Coster-Waldau), formando una improbable alianza contra el Dios de la Oscuridad (Gerard Butler), quien ha usurpado el trono de Egipto. (Anuario Fotogramas 2017: Sergi Jiménez).

Fotograma: Dioses de Egipto (2016)

Crítica

27-06-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Desastre en el Nilo

Filmada en Australia, con "Dioses de Egipto" estamos ante una multimillonaria superproducción de espada y brujería, filmada con sonrojante desparpajo por el director de origen griego, nacido en Egipto y australiano de adopción, Alex Proyas. El argumento enfrenta a dioses y humanos a orillas del Nilo, en un pasatiempo filmado con ampulosa estética de videojuego, la tira de efectos digitales y una absoluta falta del sentido del ridículo. Por si fuera poco, el inexpresivo Gerard Butler ("Objetivo: Londres", 2016) encarna al pérfido Set, deidad representativa de la fuerza bruta, con lo cual la película del autor "Yo, robot" (2004) se escora a lo comercialoide más de la cuenta.

Mucho más cerca del retrato carnavalesco que de la confrontación cultural, la historia cae de hoz y coz en la previsible trampa de las convenciones y fastos hollywoodienses. Así, al margen de la espectacular fotografía, de la recreación paisajística y de las ostentosas descripciones piramidales, el filme palidece en su discurso cinematográfico -historia rimbombante, personajes planos, dirección aparatosa- y se hunde en su andamiaje ideológico, capaz de convertir los clichés, la ingenuidad y el mismo clímax final en armas arrojadizas.

No esperen encontrar aquí joyas al estilo de "Sinuhé el egipcio" (Michael Curtiz, 1954), "Tierra de faraones" (Howard Hawks, 1955) o "Faraón" (Jerzy Kawalerowicz, 1966), deslucida por la delirante estética de Alex Proyas. Y tampoco la acción va más allá de lo elemental, con lo cual la posible ambigüedad en las relaciones entre el Set fortachón y Horus el halcón están claramente desaprovechadas. Asimismo, el surtidísimo catálogo de seres mitológicos, de cruentos combates y de peripecias por tierra, mar y aire son meros efectismos de guardarropía. En definitiva, estamos ante un producto que deja al descubierto el esqueleto mondo y lirondo de lo 'kitsch'. ¡Si Tutankamón levantara la cabeza...!

Fotograma: Dioses de Egipto (2016)

08-12-2016 – JOSU EGUREN

Oda al sol

Enfilo la recta final de 2016 con un índice de buenos propósitos que no pienso cumplir y una lista de películas defenestradas a reivindicar, empezando por "Dioses de Egipto", de Alex Proyas, una fantasía digital rebosante del espíritu de la serie B en la que el director de "El cuervo" (1994) y "Dark City" (1998) construye un refulgente universo de imaginería Kitsch a partir de una lectura herética de la mitología egipcia.

En una era en la que los macroespectáculos audiovisuales para espectadores adolescentes están sometidos a la dictadura de las sagas filoliterarias, Proyas se saca de la manga una aventura donde escuchamos el rumor de los clásicos de la edad dorada del Technicolor ("El ladrón de Bagdad", de Michael Powell) ahogando cualquier punto de encuentro con las señas de identidad de la ficción young adult.

El recital de delirios y extravagancias parece no tener límites, en un duelo desigual con la extraordinaria "Immortals", de Tarsem Singh, tan cuajado de humor e ironía en la revisión del subgénero por el que transita que el contraste con actores de prestigio de Geoffrey Rush ("La mejor oferta", 2013) trasciende a lo meramente rutinario para investir el guion con un aura de inesperada respetabilidad (el recuerdo de Laurence Olivier interpretando a Zeus en "Furia de titanes" está presente en la memoria del director).

La atención por la escala y la profundidad del plano le aporta un plus de verosimilitud física a unas secuencias forjadas a partir de la aleación de píxeles y efectos de posproducción en las que se enfrentan dos divinidades interpretadas convincentemente por Gerard Butler y Nikolaj Coster-Waldau ("Una segunda oportunidad", 2014), borrando de un plumazo el mal sabor de boca que dejaron pseudopeplums hiperdigitalizados como "Hércules" (Brett Ratner, 2014) e "Ira de titanes" (Jonathan Liebesman, 2012).

Comentarios