La correspondencia (2016)

Cartel: La correspondencia (2016)

Amy Ryan (Olga Kurylenko) es una universitaria que trabaja como doble de escenas de riesgo, una labor que le sirve como vía de escape de sus traumas del pasado. Para esto también cuenta con la ayuda de Ed Phoerum (Jeremy Irons), su profesor de astrofísica, con el que mantiene una intensa relación de amor a distancia, alimentada por las cartas que se envían. Un día Ed desaparece, pero sus mensajes siguen llegando, lo que llevará a Amy a iniciar una búsqueda de la verdad que hará que, por fin, se reconcilie con su pasado y su presente.

Valoración: 5,725.


Trailer de la Película



Ficha

Título Original: La corrispondenza.
Director: Giuseppe Tornatore.
Guionista: Giuseppe Tornatore.
Actores: Jeremy Irons, Olga Kurylenko, Simon Johns, James Warren, Shauna Macdonald, Oscar Sanders, Paolo Calabresi, Anna Savva, Irina Kara, Sammy Moreno, Marc Forde, Michael Sarne, Ian Cairns, Paul Ridley, Simon Meacock, Jean-Luc Julien, Darren Whitfield, Valerie Reid, Mark Thompson-Ashworth.
Productores: Isabella Cocuzza, Arturo Paglia.
Fotografía: Fabio Zamarion.
Música: Ennio Morricone.
Montaje: Massimo Quaglia.
Diseño de Producción: Maurizio Sabatini.
Vestuario: Gemma Mascagni.
Nacionalidad: Italia.
País Participante: Italia.
Lugares de Rodaje: Lago d'Orta (Italia); York, Edimburgo (Reino Unido).
Fechas de Rodaje: De 30 de marzo de 2015 a 6 de junio de 2015.
Año: 2016.
Duración: 116 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Drama, Romántica.
Estreno (España): 22 de julio de 2016.
Distribuidora: Castelao Pictures, S. L. (Filmax).
WEB Oficial: WEB Oficial de la película en España.
Espectadores (España): 3.256.
Recaudación (España): 20.535,50 €.
Visitas: 0.
Popularidad (Blog): 405 / 521.

Fotograma: La correspondencia (2016)

Crítica

28-07-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Dirección equivocada

Parece mentira que el un día oscarizado cineasta italiano Giuseppe Tornatore haya sido capaz de perpetrar semejante desaguisado. En "La correspondencia" una joven bipolar y un adusto profesor de Astrofísica mantienen una relación epistolar amorosa, capaz de dejar bloqueado al más informado espectador en historias románticas vía e-mail. Por otra parte, la obvia ausencia de química interpretativa entre el veterano actor británico Jeremy Irons y la joven actriz de origen ucraniano Olga Kurylenko es otro de los inexplicables déficits de una película más falsa que muchas conexiones con Internet.

Un desorientado realizador intenta ponerse al día, tecnológicamente hablando, e incluso se aventura en terrenos minados, en cuanto al empleo sistemático de las redes sociales, ignorando esta máxima imprescindible en los cambiantes tiempos que corren: «Quien se cree demasiado moderno corre el peligro de quedarse anticuado de repente». En fin, son reflexiones que surgen al hilo de estos fallidos intercambios sentimentales, trufados de planos relamidos, insertos a tutiplén, mensajes a manta, pedantería y diálogos sobre los que mejor corremos un tupido velo.

Desde luego, se echa en falta la auténtica emoción, la exquisita sensiblilidad y su indestructible amor por el cine mostrado por Giuseppe Tornatore en la inolvidable "Cinema Paradiso" (1988). Un director ambicioso, convertido esta vez en un pretencioso dramaturgo con ínfulas filosóficas y sin el más mínimo sentido del humor. De manera que uno tiene la impresión viendo "La correspondencia" de que su máximo responsable parece estar convencido de que las computadoras se han transformado en algo más que un simple instrumento de la vida humana. Que son realmente una parte de la vida misma, tal vez su verdadera alma. En cualquier caso, demasiado para el cuerpo.

Comentarios