Election: La noche de las bestias (2016)

Fotograma: Election: La noche de las bestias (2016)

A las puertas de unas elecciones presidenciales, EE.UU. se divide entre los partidarios de La Purga, que la consideran una medida básica para reducir el índice de criminalidad, y sus detractores, capitaneados por la senadora Charlie Roan (Elizabeth Mitchell), que quieren abolir esta sangrienta tradición que busca eliminar a los pobres y a los débiles. Víctima de una conspiración, Roan deberá sobrevivir junto a Leo Barnes (Frank Grillo), ahora su guardaespaldas, y un grupo de desconocidos a una noche de Purga por las calles de Washington.

Valoración: 5,636.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: The Purge: Election Year.
Director: James DeMonaco.
Guionista: James DeMonaco.
Actores: Frank Grillo, Elizabeth Mitchell, Mykelti Williamson, Edwin Hodge, Betty Gabriel, Kyle Secor, Terry Serpico, Joseph Julian Soria, David Aaron Baker, Christopher James Baker, Brittany Mirabile.
Productores: Michael Bay, Jason Blum, Andrew Form, Bradley Fuller, Sebastien Lemercier.
Música: Nathan Whitehead.
Fotografía: Jacques Jouffret.
Montaje: Todd E. Miller.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 109 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 18 años.
Género: Thriller.
Estreno (España): 15 de julio de 2016.
DVD (Venta): 30 de noviembre de 2016.
Distribuidora (España): Universal Spain.
Espectadores (España): 461.513.
Recaudación (España): 2.579.560,13 €.
Popularidad: 115 / 686.

Cartel: Election: La noche de las bestias (2016)

Crítica

18-07-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Terrorífica purga política

Tiene tela la premisa argumental de "Election: La noche de las bestias", nueva entrega de una furibunda trilogía iniciada con "Purge" y "Anarchy" y mediocres resultados. Tengamos en cuenta que la historia propone que durante una noche al año se pueda cometer cualquier clase de crimen, incluso el asesinato, sin tener que responder ante la justicia. De manera que cualquier actividad criminal, incluso el asesinato, es legal, no hay castigo. En esta ocasión es una senadora el blanco de una siniestra organización conocida por las siglas NFFA. O sea, 'The New Founding Fathers of America'.

Esta vez son individuos que actúan en época de elecciones presidenciales en Estados Unidos. A partir de ahí, la película muestra a gente corriente y moliente enfrentada a políticos hipócritas, en un conjunto que pondría los pelos como escarpias sino fuera tan efectista. Así que la mezcolanza de personajes grotescos, escenas de una violencia gratuita (incluida alguna decapitación en guillotina) y un sentido del humor vulgar hasta las cartolas configuran una chirriante parábola de EE UU, que sugiere malévolas alusiones -intencionadas o no- con el controvertido aspirante republicano a la Casa Blanca, Donald Trump.

Por si fuera poco, la película incluye un reparto actoral abandonado a su suerte, al tiempo que la vertiente presuntamente anarquista de la trama no resiste el menor análisis. Un subproducto, en resumidas cuentas, que atenta contra las leyes de la verosimilitud, por no decir nada de su guiñolesca estética, con lo cual la escabechina cinematográfica es de órdago a la grande. El desarrollo de la cinta se convierte así en un inclemente rosario de calamidades, en medio de las cuales toda una serie de personajes atrabiliarios se obstinan en vivir en el filo de la navaja. Todo ello hinchado con la levadura del exceso y el horror grotesco. Abstenerse puede ser una buena idea.

Comentarios