La memoria del agua (2015)

Fotograma: La memoria del agua (2015)

Javier (Benjamín Vicuña) y Amanda (Elena Anaya) son una joven pareja que deben enfrentarse a la terrible pérdida de su hijo. Ambos lucharán para mantener su relación, pero el gran dolor causado por la muerte del niño no les permite amarse como antes. No consiguen sobreponerse a la tragedia y deciden reconstruir sus vidas intentando olvidar lo que fueron como pareja. Sin embargo, un reencuentro inesperado entre ellos, les obligará a tomar una decisión que podría cambiar el sentido de sus vidas para siempre.

Valoración: 5,839.


Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: La memoria del agua.
Director: Matías Bize.
Guionistas: Matías Bize, Julio Rojas.
Actores: Elena Anaya, Benjamín Vicuña, Néstor Cantillana, Sergio Hernández, Silvia Marty, Etienne Bobenrieth, Antonia Zegers, Pablo Cerda, Macarena Saquel, Verónica Intile, Alba Flores, Hernán Lacalle, Maria Olga Matte, María Ester Messina, Ricardo Alfonso Vergara.
Productor: Adrián Solar.
Fotografía: Arnaldo Rodríguez.
Música: Diego Fontecilla.
Montaje: Valeria Hernández.
Diseño de Producción: Sebastian Olivari.
Vestuario:
Nacionalidad: Chile.
Países Participantes: Chile, España, Argentina. Alemania.
Lugares de Rodaje:
Fechas de Rodaje: De 17 de julio de 2014 a 4 de septiembre de 2014.
Año: 2015.
Duración: 88 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama, Romántica.
Estreno (España): 3 de agosto de 2016.
Distribuidora: Syldavia Cinema, S. L.
WEB Oficial: WEB Oficial de la película en España.
Espectadores (España): 317.
Recaudación (España): 1.562,40 €.
Visitas: 0.
Popularidad (Blog): 419 / 534.

Cartel: La memoria del agua (2015)

Crítica

09-08-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

En carne viva

Hay cosas que, como dormir, no se pueden hacer deprisa. Algo parecido ocurre con "La memoria del agua", intimista película del autor de "La vida de los peces (Matías Bize, 2010), centrada en las angustias de un joven matrimonio argentino, dispuesto a rehacer su vida tras la trágica muerte de su hijo. Lo cual da paso a un drama de la vida cotidiana, filmado de forma pausada, sin efectismos de ningún tipo, a pesar de la dureza de los hechos descritos. No estamos acostumbrados a que el cine, en general, aborde temáticas adultas. Es por ello que esta película realizada en régimen coproducción entre diversos países llame tanto la atención.

Porque estamos ante una historia contenporánea que muestra todos los signos distintivos del cine hecho con la inteligencia y el corazón: férrea dirección de actores, calculada suma de detalles oscuros, un fuerte arraigo en lo espiritual y, cómo no, esa tristeza inmensa provocada por una pérdida irreparable. Tristeza fijada en los ojos de un matrimonio situado al borde del abismo, que hoy llora cuando ayer reía, pero que al menos cada lágrima les enseña alguna verdad. Suele afirmarse que el dolor más sincero es el que llora en secreto. No es el caso de los protagonistas del filme.

Por otra parte, los escenarios desnudos y la tenue fotografía evocan en carne viva la densa complejidad de los sentimientos descritos. Que todo mi dolor no se vierta más que en mí, da a entender el personaje interpretado con sutil intensidad por la versátil actriz Elena Anaya. Lo cual completa una película que habla de las relaciones de pareja en tiempos de crisis y de un pasado marchito, lejanos ya los días felices en que los corazones de Amanda y Javier se tocaron por primera vez. Todo esto hace de "La memoria del agua" una película a tener en cuenta, no precisamente grata, pero decididamente difícil de olvidar. Algo que hoy no puede decirse de muchas películas.

Comentarios