Regreso a casa (2014)

Fotograma: Regreso a casa (2014)

A principio de los años setenta, Lu Yanshi (Chen Daoming) se escapa de un campo de trabajo para volver con su familia, pero su hija Lu Danyu lo impide para que no afecte a su carrera como bailarina. Años más tarde, Lu Yanshi puede volver legalmente y se reencuentra con su familia. Desgraciadamente su esposa sufre de una enfermedad y no le reconoce, pero si que recuerda a su marido tal y como era en el pasado. Así, Lu Yanshi decide resucitar a su yo anterior para ayudar a su esposa a recuperar la memoria. Adaptación de una novela de la escritora china Yan Geling titulada en ingles 'The Criminal Lu Yanshi'.

Valoración: 7,221.


Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Gui lai.
Director: Zhang Yimou.
Guionista: Zhou Jingzhi.
Actores: Gong Li, Chen Daoming, Zhang Huiwen, Guo Tao, Yan Ni, Li Chun, Zhang Jia-yi, Liu Peiqi, Ding Jiali, Xin Bai Qing, Zu Feng, Chen Xiaoyi.
Productores: Karen Fu, William Kong, Zhang Zhao.
Fotografía: Zhao Xiaoding.
Música: Chen Qijang.
Montaje: Meng Peicong.
Diseño de Producción: Lin Chaoxiang, Liu Jiang.
Vestuario:
Nacionalidad: China.
País Participante: China.
Lugares de Rodaje: Beijing (China).
Fechas de Rodaje:
Año: 2014.
Duración: 111 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 5 de agosto de 2016.
Distribuidora: Golem Distribución, S. L.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España.
Sitio Oficial: Sitio Oficial.
Espectadores (España): 3.267.
Recaudación (España): 18.656,11 €.

Cartel: Regreso a casa (2014)

Crítica

05-08-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Justicia poética

Se estrena con dos años de retraso esta excelente película de Zhang Yimou, enmarcada en las postrimerías de la Revolución Cultural, preconizada en China por Mao Tse-tung -o Mao Zedong- allá por los años 60 del pasado siglo. En 'El gran libro rojo', el longevo dictador pontificaba: «La política es una guerra sin efusión de sangre y la guerra una política con efusión de sangre». Afortunadamente, el autor de "Semilla de crisantemo" (1990) tiene muy claro lo que quiere contarnos. O sea, una historia profundamente humanista, de la forma más sencilla, bella y natural posible.

A partir de ahí, "Regreso a casa" se decanta por una trágica historia de amor, la vivida por un preso con su abnegada mujer, que ha perdido la memoria. Personaje este último encarnado con su proverbial delicadeza por la musa del director Gong Li: una de esas actrices que no debería envejecer nunca, permanecer eternamente joven, como una madona que vive, respira y sonríe, y que ya pertenece a todos los amantes del cine. Su interpretación realza esta romántica película, también entre épica e intimista, filmada con sobria emoción por el sensible cineasta oriental.

Creo que fue Theodor Adorno quien dijo que después de los campos de exterminio nazis, del gulag soviético, de Hiroshima o de los crímenes perpetrados por los guardias rojos, alentados por la esposa de Mao, Jiang Qing, ya no se podían escribir versos en los que luce el sol y la vida nos sonríe. Se acabaron los poetas, esos ingenuos cantores del amor. Pues bien, viendo "Regreso a casa" uno tiene la impresión de que aún es posible recuperar la fe en la condición humana, en la fuerza del amor, en la justicia poética, la reina de todas las virtudes. Zhang Yimou demuestra su pasión por lo diminuto, su respeto ante la existencia, su capacidad de sentimiento, nunca sentimentaloide, siempre atravesado por una desgarradora lucidez.