Secuestro (2016)

Cartel: Secuestro (2016)
Patricia de Lucas (Blanca Portillo) es una reputada abogada cuyo hijo está a punto de ser secuestrado. Por suerte, las horas de pesadilla terminan cuando el niño aparece, magullado, pero sano y salvo. En una rueda de reconocimiento, el joven identifica al protagonista del fallido rapto, que sin embargo consigue salir libre por falta de pruebas. Asustada por un posible regreso del secuestrador, Patricia decide tomarse la justicia por su mano, provocando una situación descontrolada de consecuencias imprevisibles.

Valoración: 5,776.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Secuestro.
Directora: Mar Targarona.
Guionista: Oriol Paulo.
Reparto: Antonio Dechent, Blanca Portillo, Macarena Gómez, José Coronado, Josep Maria Pou, Vicente Romero, Paulina Gálvez, Nausicaa Bonnín, Marc Domènech, Ramon Fontserè, Andrés Herrera.
Productor: Joaquín Padró.
Música: Marc Vaíllo.
Fotografía: Sergi Bartrolí.
Montaje: Joan Manel Vilaseca.
Nacionalidad: España.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 105 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Thriller.
Estreno (España): 19 de agosto de 2016.
DVD (Venta): 14 de diciembre de 2016.
Distribuidora: Sony Pictures España.
Espectadores (España): 145.446.
Recaudación (España): 834.344,77 €.
Vistas: 16.
Popularidad: 238 / 775.

Fotograma: Secuestro (2016)

Comentario

La productora Mar Targarona, que dirige Rodar y Rodar, regresa tras la cámara años después de su debut "Mor, vida meva" (1996), y lo hace confiando el guión a Oriol Paulo, a quien produjo cuando este dirigió "El cuerpo" (2012). Blanca Portillo es una prestigiosa abogada a la que intentan secuestrar el hijo (Marc Domènech). Cuando el presunto culpable queda libre por falta de pruebas, decide tomarse la justicia por su mano. Una madre coraje en toda regla. (Anuario Fotogramas 2017: Philipp Engel).

Fotograma: Secuestro (2016)

Crítica

23-08-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

La mano en la trampa

No es cierto, como algunos se empeñan en repetir, que el cine español no ha tratado como se merece el excelso género del 'thriller' a lo largo de toda su historia. Ahí están para demostrarlo títulos del calibre de "El crimen de la calle de Bordadores" (Edgar Neville, 1946), "Muerte de un ciclista" (J.A. Bardem, 1955), "Los peces rojos" (José Antonio Nieves Conde, 1955), "El expreso de Andalucía" (Rovira Beleta, 1956), "El cebo" (Ladislao Vajda, 1957), "El maestro de esgrima" (Pedro Olea, 1992), "No habrá paz para los malvados" (Enrique Urbizu, 2011) y "La isla mínima" (Alberto Rodríguez, 2014), entre otros.

Ahora, con "Secuestro", la realizadora Mar Targarona lleva a cabo un esforzado filme de intriga, a partir de los avatares que rodean la vida de una ambiciosa letrada, cuya vida está pendiente de un hilo tras el presunto rapto de su hijo. A partir de ahí, la rocambolesca trama se dispersa en diversos personajes y situaciones, donde lo verosímil brilla por su ausencia. Para más 'inri', la película va perdiendo fuerza conforme alcanza el clímax del tinglado, tramposo en grado superlativo. Por no hablar de la tira de temas metidos con calzador en relación con la corrupción galopante a todos los niveles.

Asimismo, el trascendental sentimiento materno es tratado de forma harto superficial en un enredo deslavazado, a pesar de los ímprobos esfuerzos de la siempre sólida actriz Blanca Portillo ("La chispa de la vida", Álex de la Iglesia, 2011) por dotar de alguna consistencia a su desdibujado personaje. Y si la abogada protagonista se tiende una trampa a sí misma para consumar su particular venganza, Mar Targarona (máxima responsable que fue en 1996 de "Muere mi vida") cae en la trampa de un suspense urdido sin garra para intentar salvar su película. Sin embargo, en general, la trama se mantiene en el mismo tono abortado que el resto de los factores. Nada altera un producto ya tocado del ala desde el guión.

Fotograma: Secuestro (2016)

22-12-2016 – JOSU EGUREN

Único testigo

"Secuestro" lleva la firma de Mar Targarona aunque el peso del segundo largometraje de la directora y productora barcelonesa en las más de dos décadas que lo separan de "Muere, mi vida" (1996) carga sobre los hombros de los vicarios de un texto que fuerza los pernos de la trama para dibujar un trampantojo de verosimilitud.

Como es habitual en los guiones de Oriol Paulo, que entiende el género como un laboratorio de lugares comunes, "Secuestro" se rige por una arbitrariedad que, lejos de alimentar la tensión y las dudas razonables del espectador, lo conducen por una maraña de personajes desconectados con la naturaleza de la investigación. Es el caso del rol que interpreta José Coronado, reclamo industrial para un 'thriller' que se asienta sobre el triángulo formado por Andrés Herrera, Macarena Gómez y Blanca Portillo, y del que Targarona no sabe extraer más allá de un empaque fotogénico tan del gusto de los diseñadores de press kits.

El tiempo que Targarona ha vivido ejerciendo de funciones de productora en películas como "El orfanato", "Los ojos de Julia", "El cuerpo" o "¿Quién mató a Bambi?" no se refleja en la dicción elaborada de una puesta en escena que recurre al movimiento de cámara enfático o 'espectacular' en escenas que podrían haberse resuelto mediante planos de transición o simples elipsis, lo que produce situaciones chocantes por cuanto un grueso del metraje parece anclarse en un montaje de clara filiación televisiva.

Con muchos referentes en el punto de mira, y ninguno al alcance de una realizadora lastrada por las limitaciones técnicas, "Secuestro" se atrinchera en la intensidad de primeros planos que devienen en gags melodramáticos, justo en las antípodas del estado emocional hacia el que nos arrastra el guión con su enésimo punto de giro.

Comentarios