La espera (2015)

Fotograma: La espera (2015)

Anna (Juliette Binoche) es una mujer francesa cuyos días pasan en soledad mientras vive en una preciosa, pero vetusta, villa en Sicilia. Hasta allí llega por sorpresa Jeanne (Lou de Laâge), la novia de Giuseppe (Giovanni Anzaldo), el hijo de Anna, que la ha invitado a pasar allí las vacaciones de Pascua. Sin embargo, Giuseppe todavía no ha llegado, y una vez allí, las dos mujeres, unas completas desconocidas que guardan multitud de secretos la una para la otra, empezarán a abrirse mientras esperan la llegada del hombre que tienen en común.

Valoración: 6,230.


Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: L'attesa.
Director: Piero Messina.
Guionistas: Giacomo Bendotti, Ilaria Macchia, Andrea Paolo Massara, Piero Messina.
Actores: Juliette Binoche, Giorgio Colangeli, Lou de Laâge, Domenico Diele, Antonio Folletto, Corinna Locastro, Giovanni Anzaldo.
Productores: Carlotta Calori, Francesca Cima, Fabio Conversi, Nicola Giuliano, Jérôme Seydoux.
Fotografía: Francesco Di Giacomo.
Música:
Montaje: Paola Freddi.
Diseño de Producción: Marco Dentici.
Vestuario: Maurizio Millenotti.
Nacionalidad: Italia.
Países Participantes: Italia, Francia.
Lugares de Rodaje: Sicilia (Italia).
Fechas de Rodaje: Julio de 2014.
Año de Producción: 2015.
Duración: 100 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 2 de septiembre de 2016.
DVD (Venta): 11 de enero de 2017.
Distribuidora (España): Vercine.
WEB Oficial (España): WEB Oficial de la película en España.
Espectadores (España): 13.329.
Recaudación (España): 80.481,38 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 29 / 594.

Cartel: La espera (2015)

Crítica

02-09-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Luz que agoniza

Sorprendente debut cinematográfico del joven director italiano Piero Messina, con una película intimista sobre la ausencia, centrada en las complejas relaciones entre una mujer divorciada y la novia de su hijo, al que esperan en una vieja mansión de la Sicilia profunda. Personajes de la vida cotidiana interpretados con sumo tacto por Juliette Binoche, tan bella como en sus mejores momentos y con ese poso relajado en los ojos de mujer adulta, junto a la recién llegada Lou de Laâge, que resplandece como encarnación fulgurante de una sensualidad juvenil y sin complejos.

Ellas son las dos bazas con las que juega de forma elegante el cineasta de Palermo, donde las imágenes cuentan más que las palabras, con lo cual un tono calladamente agónico se impone a lo largo del desarrollo de la historia, filmada con tiralíneas por el que fue ayudante del oscarizado realizador Paolo Sorrentino ("La gran belleza", 2013). Algunas escenas, como las que tienen lugar a orillas de un lago de aguas tranquilas, en un museo, en un baño turco o en una sugerente cena -ribeteada por la canción de Leonard Cohen 'Waiting for the Miracle'-, llevan la impronta del cine hecho con la inteligencia y el corazón.

Asimismo, el paisaje tiene aquí extraordinaria importancia, fotografiado como si de un personaje más se tratara. De tal modo que esa atmósfera misteriosa, esa misma cualidad del silencio mental, provoca que el drama permanezca ahogado, aflore apenas, posea una vida secreta y abisal. Es el mismo mundo de Pirandello ('Amores sin amor'). En la superficie sólo percibimos reflejos de esas misteriosas, inefables profundidades, esos abismos insondables de la vida interior, esa tenue sensación de melancolía y abandono. Una película, en suma, de considerable calado. Culta, emocionante y realizada con un virtuosismo formal, que ya quisiéramos encontrar en más de un veterano consagrado.

Comentarios