No respires (2016)

Fotograma: No respires (2016)

Rocky (Jane Levy) está harta de su madre maltratadora y no quiere que su hermana pequeña tenga también una existencia sin futuro. Para ello, ha planeado una serie de hurtos para hacerse con el dinero suficiente para huir. Sin embargo, la recaudación no es la esperada y deben organizar un último golpe: asaltar la casa de un hombre ciego que posee una pequeña fortuna. Sin embargo, lo que parecía un robo sencillo, se convertirá en su peor pesadilla cuando descubran que su víctima alberga un terrible secreto.

Valoración: 6,810.

Tráiler de la Película


Ficha

Título Original: Don't Breathe.
Director: Fede Alvarez.
Guionistas: Fede Alvarez, Rodo Sayagues.
Reparto: Jane Levy, Dylan Minnette, Daniel Zovatto, Stephen Lang, Sergej Onopko, Emma Bercovici, Franciska Töröcsik, Christian Zagia, Katia Bokor.
Productores: Fede Alvarez, Sam Raimi, Rob Tapert.
Música: Roque Baños.
Fotografía: Pedro Luque.
Montaje: Eric L. Beason, Louise Ford, Gardner Gould.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 88 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Terror, Thriller.
Estreno (España): 2 de septiembre de 2016.
DVD (Venta): 18 de enero de 2017.
Distribuidora (España): Sony Pictures España.
Espectadores (España): 653.847.
Recaudación (España): 3.809.374,06 €.
Visitas: 14.
Popularidad: 275 / 797.

Cartel: No respires (2016)

Comentario

Tras dirigir el remake de "Posesión infernal" (2013), el uruguayo Fede Álvarez causó sensación con este asfixiante y demoledor 'thriller' en el que un grupo de jóvenes ladrones se dispone a dar un golpe que parece perfecto: desvalijar la casa de un ciego (Stephen Lang). Sin embargo pronto descubrirán que la víctima no es inofensiva. La banda sonora corre a cargo del español Roque Baños. Sam Raimi (la trilogía "Spider-Man") se encarga de la producción. (Anuario Fotogramas 2017: Manu Yáñez).

Fotograma: No respires (2016)

Crítica

12-09-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Furia ciega

La tensión creada con muy pocos elementos visuales es el punto fuerte de "No respires", tremebundo filme de terror, ambientado en la industriosa ciudad norteamericana de Detroit, pero en su mayor parte filmado en Hungría. Está protagonizado por tres jóvenes cacos de poca monta que, previo dopaje del fiero rottweiler que la custodia, intentan perpetrar un atraco en el interior de una vivienda. A partir de ahí, un guion dosificado de forma hábil por el guionista uruguayo Rodo Sayagués y una escenografía brutal del director de la misma nacionalidad Fede Álvarez, configuran una intriga que prácticamente deja sin aliento al público espectador.

La densa oscuridad reinante en buena parte de la acción, sobre todo la que tiene lugar en un lóbrego sótano, ayuda a provocar reacciones diversas en los ingenuos guindaleras. Tengamos en cuenta que el dueño de la casa es un veterano militar ciego, dispuesto a arremeter con furia inaudita contra todo bicho vivientes. Estilista ante todo, su realizador -bien secundado por los fotogramas de Pedro Luque y la percutante banda sonora de Roque Baños-, logra establecer una lucha a cara de perro entre la luz y las tinieblas.

Sin embargo, lo que vale en "No respires" -y vale bastante- es la innata capacidad de Fede Álvarez para transformar lo tópico en un universo personal e intransferible. Crea atmósferas malsanas, ilumina rostros con luces sesgadas, construye arquitecturas de infiernos soñados. Al mismo tiempo, el editor da una lección de dinamismo, ritmo y agilidad. Un trabajo, en suma, bien medido al servicio de un argumento no tan baladí como en un principio pudiera parecer. Además, el retrato de la gran ciudad, con sus espacios inhóspitos y desnaturalizados, que de algún modo se identifican con muchos extrarradios de nuestras grandes urbes, consigue darnos una auténtica fotografía robot de cualquier ciudad contemporánea.

Fotograma: No respires (2016)

19-01-2017 – JOSU EGUREN

Solos contra la oscuridad

El paisaje de una zona residencial semiabandonada en los suburbios de Detroit es quizá la estampa más significativa y sugerente de una película que se juega fundamentalmente en interiores, pero que en su huida a campo abierto marida la codificación del horror con un comentario tan gráfico como demoledor.

Hundiendo sus raíces en la zona cero de las hipotecas subprime, el uruguayo Fede Álvarez encuentra el caldo de cultivo apropiado para apretar las tuercas del subgénero de las invasiones domésticas con una transferencia de la empatía hacia los asaltantes, que terminarán siendo víctimas de un militar veterano que perdió la vista en la guerra de Irak.

Concebida como un juego de escape, en la que la muerte es el precio del más mínimo error, "No respires" justifica el ensayo de imbricadas soluciones formales que fragmentan el escenario en múltiples partes conectadas por una cámara operada con extraordinaria fluidez, La presencia amenazadora de Stephen Lang, reverso tenebroso y vengador de la invidente protagonista de "Sola en la oscuridad" (Terence Young, 1967), recorre los pasillos de una casa convertida en prisión de alta seguridad para los supervivientes de un sencillo atraco en la antesala de un cambio de vida radical.

Con la banda sonora de Roque Baños como herramienta principal, Álvarez comprime una atmósfera axfisiante que evita el colapso con una arriesgada decisión narrativa justo en el momento en el que la premisa da sus últimos coletazos.

Puede que más de un espectador tuerza el gesto ante un giro inesperado con el que Álvarez se coloca al borde del abismo pero la contundencia, sadismo y ausencia de complejos con los que cierra la puerta a un epílogo redentor es digno de elogio.

Decepciona saber que "No respires" desembocará en una secuela que tendrá difícil competir con la original.

No hay comentarios:

Publicar un comentario