La bailarina (2016)

Fotograma: La bailarina (2016)

Loïe Fuller (Soko) es una joven nacida en el oeste de Estados unidos. Nada hacía sospechar que se convertiría en una de las estrellas de la Belle Époque, ni que bailaría en los mejores cabarets de la época. Menos aún que se convertiría en una de las grandes en la Ópera de París. Sin embargo, en su camino a perfeccionar su arte se encontrará con Isadora Duncan (Lily-Rose Melody Depp), una joven ansiosa por triunfar, que provocará que la carrera de este icono de los años 20 se precipite y corra el riesgo de caer en el olvido.

Valoración: 6,331.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: La danseuse.
Directora: Stéphanie Di Giusto.
Guionistas: Stéphanie Di Giusto, Sarah Thibau.
Reparto: Amanda Plummer, Gaspard Ulliel, Soko, Mélanie Thierry, Lily-Rose Melody Depp, Louis-Do de Lencquesaing, François Damiens, Denis Ménochet, William Houston, Camille Rutherford.
Productor: Alain Attal.
Música:
Fotografía: Benoît Debie.
Montaje: Géraldine Mangenot.
Nacionalidad: Francia.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 112 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Biográfica.
Estreno (España): 4 de noviembre de 2016.
DVD (Venta): 1 de marzo de 2017.
Distribuidora (España): Vertigo Films.
Espectadores (España): 16.052.
Recaudación (España): 99.111,58 €.
Popularidad: 320 / 737.

Cartel: La bailarina (2016)

Comentario

La cantante Soko protagoniza este biopic de Loïe Fuller, una joven granjera estadounidense que, sin demasiado talento para el baile, revolucionó el mundo de la danza en el París de la Belle Époque, a finales del siglo XIX, incorporando a sus espectáculos largas telas de ropa, juegos de luces y un sinfín de elementos escénicos. Sus propios complejos y la rivalidad con la mítica Isadora Duncan (Lily-Rose Melody Depp) dinamitaron su carrera. (Anuario Fotogramas 2017: Manu Yáñez).

Fotograma: La bailarina (2016)

Crítica

07-11-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Sólo quiero amor

Hay películas que se quedan cortas en sus ambiciones estéticas; otras, en cambio, se pasan a todos los niveles y resultan excesivas en sus beneméritas intenciones. Por lo que a mí respecta, son las que prefiero, a pesar de todos los pesares. Es el caso de "La bailarina", polémico debut de la cineasta francesa Stéphanie Di Giusto, que da paso a una arriesgada biografía de la bailarina norteamericana Loïe Fuller (Illinois, 1862-París, 1928), que llamó la atención con sus revolucionarias coreografías durante la Belle Époque. Personaje encarnado con imprevisible dinamismo por la cantante y actriz gala Soko.

Loïe Fuller fue una singular artista, cuya vida se vio ensombrecida por la genial bailarina Isadora Duncan, cuyas danzas evocaban la Grecia antigua por sus gestos estatuarios, maravillosamente ritmados, que supusieron una rebelión contra el academicismo imperante. Loïe (o Marie Louise) Fuller fue también una innovadora, pero de forma muy distinta a la de Duncan, con la que mantuvo siempre una dura competencia. Si a todo ello añadimos las infidelidades de su marido, así como sus amores lésbicos, aceptados sin complejos, tendremos como resultado el retrato de una mujer que pronto cayó en el olvido.

La película de Stéphanie Di Giusto incluye asimismo desmelenadas reflexiones sobre las angustias que siempre procura la libertad creativa, filmada con evidentes altibajos y de forma caprichosa, con mención especial para la escenografía de unos ballets espectaculares. Por otra parte, Soko y Lily-Rose Melody Depp (hija del actor Johnny Depp y de la cantante Vanessa Paradis) completan unas interpretaciones pasadas de vueltas, en sintonía con la longitud de onda en la que se mueve el filme, realizado por la primeriza directora en honor de Loïe Fuller e Isadora Duncan, que son como esas estrellas que siguen brillando mucho después de haberse ido.

Comentarios