Bar Bahar. Entre dos mundos (2016)

Cartel: Bar Bahar. Entre dos mundos (2016)
Salma (Sana Jammelieh), Laila (Mouna Hawa) y Nur (Shaden Kanboura) son tres jóvenes palestinas con pasaporte israelí que eligen vivir en Tel Aviv, lejos de sus lugares de origen. Se enfrentan a una dualidad entre su día a día, marcado por la tradición, y su vida en la gran ciudad. Las tres quieren encontrar el amor, pero se acaban dando cuenta que esta dicotomía en la que viven, debido a sus orígenes palestinos, hace que sea una tarea complicada. Se verán obligadas a buscar su lugar en el mundo, ya sea en sus pueblos o en la gran urbe.

Valoración: 6,598.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Bar bahr.
Directora: Maysaloun Hamoud.
Guionista: Maysaloun Hamoud.
Actores: Sana Jammalieh, Mouna Hawa, Shaden Kanboura, Riyad Sliman, Mahmud Shalaby, Samar Qupty.
Productor: Shlomi Elkabetz.
Música: M.G. Saad.
Fotografía: Itay Gross.
Montaje: Nili Feller, Lev Goltser.
Nacionalidad: Israel.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 103 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 25 de noviembre de 2016.
DVD (Venta): 24 de mayo de 2017.
Distribuidora (España): Golem Distribución.
Espectadores (España): 2.513.
Recaudación (España): 14.737,75 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 681 / 715.

Fotograma: Bar Bahar. Entre dos mundos (2016)

Crítica

28-11-2016 – JOSU EGUREN

Contra la tradición

Favorito del público en el Festival de Cine de San Sebastián, donde se hizo con tres premios menores -entre ellos el que otorga el Jurado de la Juventud-, el primer largometraje de la directora Maysaloun Hamoud es un dardo al corazón de las tradiciones que coartan las libertades de tres jóvenes palestino-israelíes, aunque su mensaje es transversal e intergeneracional y no distingue entre sexos, fronteras o categorías formativas. De su vocación universalizadora deriva una puesta en escena directa en la que proliferan las tomas frontales copadas por una o varias de las protagonistas que, sin romper la cuarta pared, hablan con el espectador de tú a tú.

La planificación amable con toques costumbristas sugiere un estado de ánimo que se ve truncado cuando la brutalidad se apodera del primer plano sin previo aviso, en una inmersión fugaz pero demoledora en las pesadillas del cineasta austriaco Ulrich Seidl. Es entonces cuando la sororidad, tan artificialmente expresada en películas como "Mustang", se hace cuerpo a través de una escena profundamente conmovedora en la que el silencio roto de los personajes toma el protagonismo.

Rutinaria, incluso maniquea, en el manejo de algunas subramas, Hamoud subraya la presión a la que se ven sometidas mujeres que tratan de reivindicar su identidad en un mundo en el que lo tradicional contamina el pensamiento de jóvenes educados en ambientes progresistas. Contrariamente a lo que sugiere el cartel, "Bar Bahar. Entre dos mundos" no es un alegato contra la radicalidad del Islam -el guion introduce una cita del Corán como réplica definitiva en contra de los argumentos de un integrista-, y sí una llamada de atención para que sus espectadores potenciales tomen conciencia de la fragilidad de esta era de transformaciones sociales, lo que la hace especialmente recomendable para el público masculino.