Los exámenes (2016)

Cartel oficial español: Los exámenes (2016)
Romeo Aldea (Adrian Titieni) es un médico de 49 años que vive en un pequeño pueblo de montaña de Transilvania. Para él lo más importante es su hija Eliza (Maria-Victoria Dragus), a la que ha educado para que al cumplir los 18 años se vaya a estudiar al extranjero. Todo parece ir encaminado a su objetivo: Eliza tiene una beca para estudiar psicología en Reino Unido. El día de la víspera del primer examen un incidente lo pone todo en peligro. Romeo tendrá que decidir cómo resolver el problema, aunque eso suponga ir en contra de sus principios.

Valoración: 6,905.


TRÁILER DE LA PELÍCULA


FICHA

Título Original: Bacalaureat.
Director: Cristian Mungiu.
Guionista: Cristian Mungiu.
Reparto: Vlad Ivanov, Adrian Titieni, Maria-Victoria Dragus, Ioachim Ciobanu, Gheorghe Ifrim, Malina Manovici, Emanuel Parvu, Valeriu Andriuta, Rares Andrici, Claudia Susanu, Lia Bugnar, Lucian Ifrim.
Productor: Cristian Mungiu.
Música:
Fotografía: Tudor Vladimir Panduru.
Montaje: Mircea Olteanu.
Nacionalidad: Rumanía.
Año de Producción: 2016.
Duración: 128 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 25 de noviembre de 2016.
DVD (Venta): 24 de marzo de 2017.
Distribuidora (España): Vertigo Films.
Espectadores (España): 17.842.
Recaudación (España): 102.864,67 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 452 / 916.

Fotograma de la película: Los exámenes (2016)

COMENTARIO

El nuevo film de Cristian Mungiu (Palma de Oro de Cannes por "4 meses, 3 semanas, 2 días", 2007) describe la odisea de un padre de familia (Adrian Titieni) atrapado entre su crisis matrimonial y el cuidado de una hija adolescente (Maria-Victoria Dragus) que, poco antes de sus exámenes de final de grado, es atacada sexualmente en la calle. Incorruptible observador de las lacras de la sociedad rumana, Mungiu disecciona el vacío moral de una sociedad lastrada por la corrupción. (Anuario Fotogramas 2017: Manu Yáñez).

Fotograma de la película: Los exámenes (2016)

CRÍTICA

01-12-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Un mundo sin piedad

Las pequeñas películas también merecen nuestra atención. Es el caso de "Los exámenes", el nuevo esfuerzo creativo de Cristian Mungiu ("Cuatro meses, tres semanas y dos días", 2007), centrado esta vez en la violencia sufrida por una muchacha, justo en el momento de afrontar los exámenes más importantes de su vida. La película describe con implacable espíritu crítico a la sociedad rumana actual, donde la ausencia de ética, los engaños familiares, las mentiras ocultas, los tipejos sin escrúpulos y una desconfianza galopante campan por sus respetos en un mundo sin piedad, sumido en una vorágine impredecible.

Tiene su punto este examen de una nación y de una ciudadanía con fuertes acentos decadentes, donde los rescoldos de un sistema brutal, como el sufrido por Rumanía bajo el dictador comunista Nicolae Ceaucescu y de su esposa y mano derecha Elena, ejecutados tras un juicio sumarísimo llevado a cabo por un tribunal militar, todavía chisporrotean. Así que de esos polvos estos lodos, descritos por el director de forma austera, sin concesiones a la galería, que incluye largos planos fijos, unos diálogos de doble filo y una sobria dirección de actores, desconocidos por estos pagos.

Está claro que Cristian Mungiu, antes que personajes, quiere personas, rostros, en el sentido bergmaniano del término, para escudriñar en ellos profundamente hasta el alma y exprimirlos hasta la extenuación. En definitiva, estamos ante un viaje desolado por interiores deshumanizados que, en realidad, es un recorrido a la trastienda de una sociedad enferma, en sintonía con el resto de Europa. Su conclusión es menos ambigua -y algo más obvia- de lo que debiera; pero, el conjunto, tan tenso como absorbente, conforma una de las películas más rigurosas y originales de la temporada, la confirmación de un director de cine, por muy alejado que esté de los fastos de la industria de Hollywood.

Fotograma de la película: Los exámenes (2016)

30-03-2017 – JOSU EGUREN

El escrutinio moral

En el fuera de campo de la Rumanía extrañada de "Toni Erdman" (Maren Ade, 2016), que en una de sus secuencias más forzadas filtraba el plano con notas de espeso realismo social, son cotidianas historias como la que ilustra Cristian Mungiu en "Los exámenes" (premio a la mejor dirección compartido con "Personal Shopper" (2016), de Olivier Assayas) a través de la exposición rigurosa de los males de una sociedad corroída por la violencia. Como en "4 meses, 3 semanas, 2 días" (2007), la víctima es una joven que sufre una tentativa de violación callejera a partir de la cual se desencadena una catarata de miserias morales que carga sobre las espaldas y la conciencia de su propio padre.

Para preservar las expectativas académicas de su hija, agredida en la víspera de los exámenes finales para el ingreso en una prestigiosa escuela británica, el protagonista interpreta la versión más sinuosa del arquetípico padre coraje recurriendo a una trama de intereses corruptos que el espectador familiarizado con la Nueva Ola del Cine Rumano ("El tesoro", "Aurora, un asesino en común") reconocerá de inmediato.

Prescindiendo de una banda sonora extradiegética que acentúe el peso del relato con notas dramáticas, Mungiu vuelca la mirada sobre largos planos fijos en los que se dirimen conceptos como honradez y justicia, en una sutil exposición de la manera en que determinados hechos desdibujan la frontera entre lo bueno y lo malo haciendo saltar por los aires los mecanismos de una moral burocratizada.

Con el peso de la cámara fijando el encuadre, son los movimientos dentro del plano los que deciden la cadencia de una narración angustiosa que comparte personajes y situaciones con "Madre e hijo" (2013), de Calin Peter Netzer. Lo irónico es que para huir de Rumanía el destino elegido sea ese Reino Unido que acaba de darle la espalda a Europa.