Fiesta de empresa (2016)

Fotograma: Fiesta de empresa (2016)

La consejera delegada de Zenotek (Jennifer Aniston), ha decidido cerrar la sucursal en la que trabaja su juerguista hermano (T. J. Miller) por sus pobres resultados. Para evitarlo, éste y su director técnico organizarán una espectacular fiesta navideña con el objetivo de impresionar a un posible cliente y, de esta forma, cerrar una posible venta que mejoraría los números de la empresa y evitaría que todos acaben en la calle. Sin embargo, la juerga se les irá de las manos, convirtiéndose en un desmadre fuera de control.

Valoración: 5,726.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Office Christmas Party.
Directores: Josh Gordon, Will Speck.
Guionistas: Justin Malen, Dan Mazer, Laura Solon.
Reparto: Olivia Munn, Rob Corddry, Jason Bateman, Jennifer Aniston, T.J. Miller, Jamie Chung, Kate McKinnon, Abbey Lee, Courtney B. Vance, Matt Walsh, Jillian Bell, Oliver Cooper, Karan Soni.
Productores: Guymon Casady, Daniel Rappaport, Scott Stuber.
Música: Theodore Shapiro.
Fotografía: Jeff Cutter.
Montaje: Jeff Groth, Evan Henke.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 105 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Comedia.
Estreno (España): 7 de diciembre de 2016.
DVD (Venta): 31 de marzo de 2017.
Distribuidora (España): Entertainment One Films Spain.
Espectadores (España): 157.238.
Recaudación (España): 940.688,02 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 264 / 751.

Cartel: Fiesta de empresa (2016)

Crítica

15-12-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Indigesto enredo

Una multitudinaria cena de fin de año -sin jamón en el menú- compartida por los estresados ejecutivos de una empresa es el detonante argumental de esta comedieta, trufada de tópicos y supeditada al dudoso lucimiento de Jennifer Aniston ("Feliz día de la madre", Garry Marshall, 2016). Pero, lo que persiguen la mayor parte de los comensales es 'mojar' después de los postres, con lo cual los rifirrafes escatológicos están servidos. La fórmula de otros indigestos enredos se repite aquí hasta la saciedad, por culpa de un guión lenguaraz, repleto de chistes fáciles y sujetos estrafalarios. De hecho, el personaje de Jeremy es más tonto que un botijo.

Por su parte, el nutrido reparto de esta americanada procura salir del paso como buenamente puede, sobre todo por lo que respecta a la dicharachera Jennifer Aniston, por la que no parecen pasar los años. En cualquier caso, sería conveniente que ampliara sus registros interpretativos, que se mantienen idénticos de una comedia a otra, de un personaje al siguiente. Desde luego, está claro que la variedad no es su fuerte; igualito que el pretendido tono desmadrado del palomitero conjunto, cuyos responsables, Josh Gordon y Will Speck, se muestran incapaces de superar el pie forzado del que parten.

La primera media hora consigue algún momento chispeante, al tiempo que el espectador logra en cierta manera contagiarse con el desmadre de los personajes. Sin embargo, el crítico pronto empieza a medir la cinta con ese abstracto artilugio al que llamamos bostezómetro. Y es que los realizadores cambian sin previo aviso la comicidad por la brocha gorda y hasta ahí se muestran titubeantes, algo ingenuos y decididamente blandos. Como diría Borges, hechos de polvo y tiempo, los personajes de "Fiesta de empresa" duran menos que la liviana melodía. Para más 'inri', la nota moralizante con la que concluye pone aún más de relieve la inanidad del proyecto.