María (y los demás) (2016)

Fotograma: María (y los demás) (2016)

María (Bárbara Lennie) tenía 15 años cuando murió su madre. Desde entonces se ha hecho cargo de su padre y sus hermanos. María, es una chica responsable y controladora, que ha vivido su vida siendo el pilar de la familia, y se siente orgullosa de ello. Por eso, cuando su padre se enamora de su enfermera y anuncia su inminente compromiso, María siente que su vida, tal y como había sido hasta ahora, se desmorona. Tiene 35 años, sin novio a la vista, y ha llegado el momento de atreverse a vivir su propia vida.

Valoración: 6,396.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: María (y los demás).
Directora: Nely Reguera.
Guionistas: Diego Ameixeiras, Nely Reguera, Roger Sogues, Eduard Solà, Valentina Viso.
Reparto: José Ángel Egido, Julián Villagrán, Bárbara Lennie, Pablo Derqui, Vito Sanz, Rocío León, Aixa Villagrán, María Vázquez, Miguel de Lira, Ernesto Chao, Marina Skell, Alexandra Piñeiro.
Productor: Luisa Romeo.
Música: Nico Casal.
Fotografía: Aitor Echeverría.
Montaje: Aina Calleja.
Nacionalidad: España.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 92 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 7 de diciembre de 2016.
DVD (Venta): 22 de marzo de 2017.
Distribuidora (España): Avalon.
Espectadores (España): 18.531.
Recaudación (España): 103.078,54 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 262 / 748.

Cartel: María (y los demás) (2016)

Crítica

13-12-2016 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Mujer al límite

Lanzada ya en papeles de protagonista, donde justifica las esperanzas que había puestas en ella, la actriz Bárbara Lennie ("Las furias", 2016) brilla sobremanera en "María (y los demás)", donde encarna a una mujer al límite. Y lo hace con una historia agridulce, en la que da lo mejor de sí misma. Lo más destacable de su interpretación es, precisamente, que actúa como si no fuera consciente de su poder y de su belleza. Porque María es una mujer inteligente e independiente, dispuesta a no depender de nadie y menos aún del típico novio inculto y acomodaticio, tan en boga en los tiempos que corren.

Tampoco la ayudan a ser feliz familiares y amistades agobiantes, como tampoco lo hace el imparable paso del tiempo, mostrado con sutil ironía, una suave tristeza y, a veces, la inevitable melancolía. Sentimientos descritos por la realizadora Nely Reguera con tacto y perspicacia. Así pues, entre el pasado dulce de la nostalgia y el presente amargo, discurre la vida de la protagonista, rodeada en su mayor parte por personajes que no la merecen. Porque María no es de las mujeres que se retiran de la lucha a la hora de seguir su destino. Sencillamente, ella es la dueña de ese destino, la capitana de su alma.

Desde luego, no es de las que se retiran a ver crecer las margaritas o los hijos. Al tiempo, las ansias por el éxito profesional -o lo eres todo o no eres nada- no la vuelven paranoica. En una palabra, no es una de esas mujeres que se debaten entre la voluntad de emanciparse y la tentación de rendirse a la sujeción amorosa, a refugiarse irresponsablemente en la dependencia de un engañoso príncipe azul. Estas oportunas reflexiones, presentes de forma serena en la película de la primeriza realizadora Nely Reguera, son mostradas al espectador con sencillez y sin delirios tecnológicos. Lo cual da como resultado una película que es como un vagido. O sea, como el llanto de un recién nacido.

Comentarios