Mujeres de El Cairo (2009)



La bella Hebba Younis (Mona Zaki) triunfa en la televisión egipcia con un programa de debates políticos, pero su actitud antigubernamental preocupa a su marido Karim (Hassan El Raddad), también periodista. Decidida a apartarse de la polémica, Hebba comienza a tratar historias femeninas reales. Sus investigaciones de violencia, pasión y engaños le llevarán a todos los estratos sociales de El Cairo. Sin embargo, la política se cruzará de nuevo en su camino cuando una de esas truculentas historias implique a miembros del Gobierno.

Valoración: 6,598.


FICHA


Título Original: Ehky ya Scheherazade.
Directores: Wael Mandour, Yusri Nasrullah.
Guionista: Wahid Hamid.
Reparto: Mahmood Hemaidah, Mona Zaki, Hasan El-Raddad, Rehab El Gamal, Nahed El Sebaï, Sawsan Badr, Menha Batraoui, Hussien El Imam, Mohamad Ramadan.
Productor: Kamel Abo-Ali.
Música: Tamer Karawan.
Fotografía: Samir Bahzan.
Montaje: Mona Rabei.
País Participante: Egipto.
Año de Producción: 2009.
Duración: 134 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 2 de julio de 2010.
DVD (Venta): 6 de octubre de 2010.
Distribuidora (España): Golem Distribución.
Espectadores (España): 22.986.
Recaudación (España): 143.161,59 €.
Visitas: 1.
Popularidad: 23 / 107.


COMENTARIO


El cine egipcio es un perfecto desconocido en nuestro país. El film de Yusri Nasrullah se abre paso como pionero con un mensaje valiente de denuncia sobre el machismo imperante en la sociedad musulmana. Para ello, explica los conflictos que le surge a una pareja de periodistas, Karim (Hasan El-Raddad) y Hebba (Mona Zaki), cuando le prometen a él un ascenso laboral si consigue que su mujer deje de hablar de política en el medio en el que ambos trabajan. Las consecuencias serán sin embargo más radicales. (Anuario Fotogramas 2011: Paula A. Ruiz).


CRÍTICA


04-07-2010 – JOSU EGUREN

Discriminación positiva

Conviene aplicar un poco de discriminación positiva para tratar el estreno de Mujeres de El Cairo, una de los contadísimas ocasiones en las que el cine africano se asoma a nuestras pantallas. El cine denuncia de Yousry Nasrullah, adjunto a la dirección de Youssef Chahine y cómplice del guionista de El edificio Yacobián (Marwan Hamed, 2006), es un bien necesario para los espectadores que quieran formarse una opinión sobre el papel que interpreta la mujer moderna en el mundo islámico, no sólo porque el director egipcio recoja el testimonio de un amplio espectro de mujeres cairotas, sino por el respaldo que el público le ha brindado en Egipto, un país que censura las voces rebeldes de manera automática.

Por necesidad, y entendiendo que el camino más corto para llegar a su público es la mímesis del cine de autor con las formas de representación populares, Nasrullah opta por una estética televisiva, cimentada en el talk-show, que a su vez nos remite a las 'Mil y una noches' de Sherezade, papel encarnado por una mujer periodista que a cara descubierta airea la corrupción política y la manipulación religiosa con la que se viola la libertad de las mujeres islámicas. Nasrullah quiere retratar mujeres reales, aunque lo tiene que hacer ocupando posiciones dramáticas incómodas para los espectadores occidentales que podrán reconocer su gusto por la estridencia del melodrama almodovariano.

Exprimiendo el plano secuencia, que le permite ahormar el ritmo de la película a las exigencias del público intermitente, Nasrullah filma tres confesiones en femenino, tres historias que tras el velo del género melodramático nos descubren a un director que no deja títere con cabeza y que incluso se atreve a poner sobre el tapete el tema de las relaciones sexuales. Si ignoramos el contexto social en el que combate el egipcio, la cinta puede parecernos un colección de relatos extremos, de ahí que tengamos que recalibrar nuestras expectativas para apreciar la valentía con la que da voz a las mujeres oprimidas por el machismo teocrático.