La ciudad de las estrellas - La La Land

Fotograma de la película: La ciudad de las estrellas - La La Land

El altivo sonido de un claxon preludia el encuentro entre Mia (Emma Stone), una aspirante a actriz que tiene que conformarse con servir cafés a las estrellas de Hollywood, y Sebastian (Ryan Gosling), un músico empeñado en resucitar el jazz tradicional en actuaciones en sucios bares. Ambos viven en Los Ángeles, la ciudad de los sueños y también la de las esperanzas incumplidas, en la que protagonizarán un tempestuoso romance que amenazará con romperse cuando las ambiciones artísticas de ambos se interpongan en su camino.

Valoración: 7,855.

TRÁILER DE LA PELÍCULA



FICHA

Título Original: La La Land.
Director: Damien Chazelle.
Guionista: Damien Chazelle.
Reparto: Ryan Gosling, Rosemarie DeWitt, Emma Stone, Callie Hernandez, J.K. Simmons, John Legend, Finn Wittrock, Sonoya Mizuno, Jessica Rothe.
Productores: Fred Berger, Gary Gilbert, Jordan Horowitz, Marc Platt.
Música: Justin Hurwitz.
Fotografía: Linus Sandgren.
Montaje: Tom Cross.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Año de Producción: 2016.
Duración: 129 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Musical.
Estreno (España): 13 de enero de 2017.
DVD (Venta): 10 de mayo de 2017.
Distribuidora (España): Universal Spain.
Espectadores (España): 1.718.801.
Recaudación (España): 10.666.246,03 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 139 / 937.

Fotograma de la película: La ciudad de las estrellas - La La Land

CRÍTICA

14-01-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Baila conmigo

Recuerdo que hace algún tiempo leí un libro que explicaba el significado de los sueños. Decía que si una chica sueña con un barco, con una nave, llegará a puerto seguro. Pero si sueña con narcisos corre un grave peligro. En la oscarizada película musical "La ciudad de las estrellas - La La Land" los protagonistas, Mia y Sebastian, sueñan con triunfar a toda costa en el mundo del espectáculo. La primera, Emma Stone ("Irrational Man"), hace maravillas gracias a su carita ovalada, encanto trémulo y grandes ojos asombrados. Mientras que el segundo, Ryan Gosling ("Dos buenos tipos"), aporta un gramo de locura y una contagiosa alegría de vivir.

Ambos personajes vuelan en alas de la danza, envueltos asimismo en brillantes colores, a modo de recordatorio -salvando las distancias- de las obras maestras creadas en Hollywood por artistas del calibre de Busby Berkeley, Vincente Minnelli o Stanley Donen. En esta ocasión, productores, guionistas, realizadores y músicos ponen en evidencia que su insolencia no se arredra ante los grandes mitos y depuran hasta extremos insospechados las constantes de este popular género. Son imágenes realzadas por una escenografía elegante, que subraya la avalancha de sentimientos que se abaten sobre el espectador.

La enjoyada cámara de Damien Chazelle ("Whiplash") acaricia a Mia y Sebastian, conforme asistimos a sus románticas peripecias, en las que tampoco falta un cierto grado de autoparodia. Al tiempo, el realizador deja que elijamos nuestras emociones, en el sentido de que, podemos reír o llorar con las motivaciones de los personajes; sin embargo, cada idea, cara y cruz, está expresada con lo que tiene de gracioso o de patético. Se puede matar al soñador, pero no al sueño, sugieren Mia y Sebastian. Y lo hacen a través de un mágico musical, en las antípodas de la violencia que inunda nuestras pantallas, muy indicado para superar la cuesta de enero con una sonrisa en los labios.

Comentarios