Lion (2016)

Cartel: Lion (2016)
El pequeño Saroo (Sunny Pawar), de cinco años, se pierde en un tren en la India, separándose de sus padres y recorriendo miles de kilómetros hasta llegar a Calcuta. Allí, y a pesar de su juventud, este niño aprenderá a sobrevivir hasta que un matrimonio australiano lo adopte. 25 años después y contando únicamente con sus recuerdos, una determinación inquebrantable y la herramienta Google Earth, Saroo (Dev Patel) iniciará la búsqueda más importante de toda su vida, la que le llevará a reencontrarse con sus seres queridos.

Valoración: 7,772.

TRÁILER DE LA PELÍCULA


FICHA

Título Original: Lion.
Director: Garth Davis.
Guionista: Luke Davies.
Reparto: Nicole Kidman, David Wenham, Dev Patel, Rooney Mara, Nawazuddin Siddiqui, Tannishtha Chatterjee, Priyanka Bose, Abhishek Bharate, Deepti Naval, Sunny Pawar, Benjamin Rigby, Menik Gooneratne.
Productores: Iain Canning, Angie Fielder, Emile Sherman.
Música: Volker Bertelmann, Dustin O'Halloran.
Fotografía: Greig Fraser.
Montaje: Alexandre de Franceschi.
Nacionalidad: Australia.
Año de Producción: 2016.
Duración: 118 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 27 de enero de 2017.
DVD (Venta): 21 de junio de 2017.
Distribuidora (España): Diamond Films España.
Espectadores (España): 477.402.
Recaudación (España): 2.857.518,79 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 103 / 869.

Fotograma: Lion (2016)

CRÍTICA

31-01-2017 – JOSU EGUREN

La llamada de la sangre

El caso de "Lion" ejemplifica a la perfección un fenómeno que es frecuente en el tratamiento de biopics, y no me refiero a la bipolaridad, que es uno de los problemas que más acusa la ópera prima de Garth Davis (bregado en el campo publicitario y en la dirección de capítulos de la sensacional miniserie "Top of the Lake"), sino el que se refiere a la presentación de caracteres accesorios, con un peso específico casi irrelevante, en los que se adivinan historias menos espectaculares pero susceptibles de ser hiladas con un tejido dramático más complejo que el de los protagonistas. Ocurre con el hermano del personaje interpretado por Dev Patel ("El hombre que conocía el infinito", Matt Brown, 2015), con la que fue su pareja (Rooney Mara) y con su padre (David Wenham), tres satélites en órbita alrededor de la conmovedora odisea de un niño indio adoptado por una pareja australiana que encontró el camino de regreso a la pequeña aldea de la que se extravió hace veinticinco años arañando recuerdos de su infancia gracias a la ayuda de Google Earth.

Equilibrando la tormenta de emociones sugeridas por la presencia de Patel al frente del reparto -todo aquello relacionado con la memoria cuasi pornográfica de "Slumdog Millionaire" (Danny Boyle, Loveleen Tandan, 2008)- Davis limpia el primer acto de imágenes taimadas y antropología ambulatoria para centrarse en el sentimiento de indefensión de un niño arrojado a las inhóspitas calles de Calcuta.

Hábil a la hora de transmitir la ambigüedad que sugieren los gestos adultos a ojos de un niño huérfano de referentes afectivos, Davis empalma la narración mediante una elipsis extrema que traduce el salto temporal en un agravamiento de su registro dramático. Filmada a través de un filtro de mirada acuosa, la segunda parte de "Lion" deja claras sus aspiraciones encorsetándose en un modelo que apalanca su condición de producto premiable al tiempo que destierra cualquier tipo de sutileza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario