Madres & hijas (2009)


Cuando tenía 14 años, Karen (Annette Bening) abandonó a su hija recién nacida por imposición de su madre. Ha pasado mucho tiempo desde entonces, pero ella no ha dejado de arrepentirse de esa decisión, ni siquiera ahora que ha encontrado al hombre de su vida. Esa niña se llama Elizabeth (Naomi Watts), trabaja en una firma de abogados e intenta hacer frente a sus problemas familiares y sexuales. El destino irá uniendo los caminos de Karen, Elizabeth y Lucy (Kerry Washington), una mujer que quiere ser madre sin saber si está preparada para ello.

Valoración: 6,979.

Tráiler de la Película

Ficha

Título Original: Mother and Child.
Director: Rodrigo García.
Guionista: Rodrigo García.
Actores: Alexandria M. Salling, Connor Kramme, Annette Bening, Eileen Ryan, Samuel L. Jackson, Naomi Watts, Cherry Jones, Kerry Washington, David Ramsey, Kay D'Arcy, Bradford Alex, Jimmy Smits, Elpidia Carrillo, Simone Lopez, Carla Gallo, Marc Blucas, S. Epatha Merkerson, Michael Warren, LaTanya Richardson Jackson, Shareeka Epps, David Morse, Amy Brenneman, Tatyana Ali, Sean Scarborough.
Productores: Lisa Maria Falcone, Julie Lynn.
Música: Ed Shearmur.
Fotografía: Xavier Grobet.
Montaje: Steven Weisberg.
Diseño de Producción: Christopher Tandon.
Vestuario: Susie DeSanto.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Países Participantes: Estados Unidos, España.
Lugares de Rodaje: Los Ángeles (Estados Unidos).
Fechas de Rodaje: Febrero de 2009.
Año de Producción: 2009.
Duración: 125 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Drama, Romántica.
Estreno (España): 2 de julio de 2010.
DVD (Venta): 1 de diciembre de 2010.
Distribuidora (España): Vértice Cine.
Espectadores (España): 203.722.
Recaudación (España): 1.273.242,26 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 171 / 640.

Comentario

El hijo de Gabriel García Márquez regresa a las historias cruzadas que tanto éxito le reportaron en "Nueve vidas" (2005), aquí con las delicadas relaciones maternofiliales como tema narrativo. Annette Bening como una mujer madura obsesionada por, siendo adolescente, haber dado en adopción a su hija. Ese bebé que recuerda la protagonista es ahora una abogada muy ambiciosa (Naomi Watts). Independientemente, el film también se centra en Lucy (Kerry Washington), capaz de sacrificar su vida con tal de ser madre. (Anuario Fotogramas 2011: Paula A. Ruiz).

Crítica

05-07-2010 – JOSU EGUREN

Seis grados de separación

No nos puede extrañar que Alejandro Iñarritu produzca la última película de Rodrigo García. Ambos comparten el interés por la fragmentación de piezas dramáticas, y se han distinguido por recomponer puzzles de corte intimista empleando soluciones análogas. Lo que sí sorprende es la paternidad en solitario de la que hace gala el director colombiano, autor de un guión que trata de penetrar en el íntimo femenino sin la complicidad de una mujer que matice su visión sesgada de las relaciones maternofiliales. Rodrigo García no es neutro, su carrera progresa en curva ascendente hacia la sensiblería empujada en bloque por una serie de personajes que sólo pueden resolver sus conflictos por la vía melodramática. El pulso secular entre los dramatis personae que abundan en "Madres & hijas" y la psicología de la acción inherente a la filmografía de autores que no son rehenes de los destinos preescritos por este tipo de caracteres rocosos, siempre se va a resolver a favor de quienes prefieren cultivar el sentimentalismo, porque, para bien o para mal, la primera forma de abordar al público no es selectiva y recoge sus frutos de manera inmediata. "Madres & hijas" nos ahorra el esfuerzo de racionalizar las imágenes presentando tres historias desgarradoras con las que es fácil establecer una afinidad afectiva que se acelera merced los destellos de gracia de sus intérpretes.

Si no echamos en falta un capítulo de madres e hijas en positivo, y asumimos que la maternidad es un concepto absolutamente inabarcable para quien no lo haya experimentado en primera persona, podemos dar por buenas las tres visiones de Rodrigo García y empatizar con cada una de sus mujeres. En el desenlace, impostado, descubrimos lo difícil que es resolver los problemas estructurales de una película que fuerza el estrechamiento de los 6 grados que separan a sus mujeres, y la terquedad con la que se invoca el espíritu de la lagrima solidaria como solución emergencia para cerrar las heridas emocionales.

Adsense