Solo el fin del mundo (2016)

Fotograma: Solo el fin del mundo (2016)
Tras doce años de ausencia, Louis (Gaspard Ulliel), un joven escritor que padece una enfermedad terminal, regresa al pueblo en el que nació para comunicar a su familia que se está muriendo. La llegada de Louis y la devastadora noticia desata una espiral de resentimiento que se apodera de todos y que desemboca en una serie de conflictos provocados por la duda y la sensación de soledad. Todo ello impide a los afectados empatizar con la dolorosa situación de unos y otros, personas incapaces de escuchar y amar.

Valoración: 6,882.

Tráiler de la Película



Ficha

Título Original: Juste la fin du monde.
Director: Xavier Dolan.
Guionista: Xavier Dolan.
Reparto: Léa Seydoux, Nathalie Baye, Gaspard Ulliel, Vincent Cassel, Marion Cotillard, Théodore Pellerin, Antoine Desrochers, Arthur Couillard, Sasha Samar.
Productores: Sylvain Corbeil, Xavier Dolan, Nancy Grant, Elisha Karmitz, Nathanaël Karmitz, Michel Merkt.
Música: Gabriel Yared.
Fotografía: André Turpin.
Montaje: Xavier Dolan.
Países Participantes: Canadá, Francia.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 97 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 6 de enero de 2017.
DVD (Venta): 5 de abril de 2017.
Distribuidora (España): Avalon.
Espectadores (España): 14.103.
Recaudación (España): 82.744,67 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 728 / 786.

Cartel: Solo el fin del mundo (2016)
Crítica

09-01-2017 – JOSU EGUREN

Horror vacui

En los títulos de crédito de "Solo el fin del mundo" se lee: basada en la obra del dramaturgo francés Jean-Luc Lagarce. Aunque se agradece y es pertinente la aclaración, dudo de que algún espectador haya llegado a ese punto ignorando que la estructura del último largo de Xavier Dolan ("Mommy", 2014) está atada a un texto teatral del que ni pretende ni consigue despegarse. Y en el que la paciencia y el interés van muriendo a medida que la atmósfera se intensifica y crece el volumen de los gritos; porque "Solo el fin del mundo" es una película (formalmente) gritada, que arrolla al espectador en una presentación que va chocando uno a uno contra todos sus personajes, asfixiando la puesta en escena con primeros planos entre los que se cuela algún que otro tiro de cámara que aleja la mirada para ofrecer perspectivas carentes de significado.

Situándose en medio del cruce de reproches entre los miembros de una familia al borde del colapso, el protagonista del filme prepara su discurso de despedida sin apenas intervenir en los roces de una compleja dinámica familiar que se ha enquistado durante su ausencia. Según confiesa Gaspar Ulliel ("La bailarina", Stéphanie Di Giusto, 2016), «interpreté mi personaje como si estuviese muerto», una posibilidad mucho más estimulante que la elegida por el director de "Mommy", que, si bien introduce una nota premonitoria a modo de destello onírico, está más apegado a la tradición del melodrama convencional de lo que sugiere su afición por los insertos musicales chocantes o extemporáneos.

Una medida de los excesos de "Solo el fin del mundo" es la elección de Marion Cotillard ("Assassin's Creed", Justin Kurzel, 2016) para interpretar un personaje prudente, callado y discreto, con el que Dolan dibuja una excelente y conmovedora síntesis del maltrato bruscamente arruinada por un tosco subrayado final. ¿Qué vio en ella el jurado de Cannes? Quizá empatizó con el horror vacui del canadiense, que no cede un solo 'frame' al albedrío del espectador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario