¿Tenía que ser él? (2016)

Fotograma: ¿Tenía que ser él? (2016)
Ned Fleming (Bryan Cranston), un cariñoso pero sobreprotector padre, aprovecha las vacaciones para visitar a su hija en la Universidad de Standford. Allí conoce a Laird Mayhew (James Franco), el novio de ésta y un multimillonario de Silicon Valley de buenas intenciones, pero con un comportamiento más que extraño en sociedad. Para Ned, un hombre puritano del Medio Oeste, Laird no es, ni de cerca, la pareja más apropiada para su pequeña, y su pánico aumentará cuando se entere de que éste está a punto de hacerle la gran pregunta.

Valoración: 5,670.

Tráiler de la Película

Ficha

Título Original: Why Him?
Director: John Hamburg.
Guionistas: John Hamburg, Ian Helfer.
Reparto: James Franco, Megan Mullally, Bryan Cranston, Zoey Deutch, Keegan-Michael Key, Griffin Gluck, Cedric the Entertainer, Adam DeVine, Casey Wilson, Andrew Rannells.
Productores: Jonah Hil, Dan Levine, Shawn Levy, Ben Stiller.
Música: Theodore Shapiro.
Fotografía: Kris Kachikis.
Montaje: William Kerr.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 111 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Comedia.
Estreno (España): 13 de enero de 2017.
DVD (Venta): 17 de mayo de 2017.
Distribuidora (España): 20th Century FOX España.
Espectadores (España): 311.095.
Recaudación (España): 1.895.049,59 €.
Visitas: 5.
Popularidad: 447 / 808.

Cartel: ¿Tenía que ser él? (2016)

Crítica

18-01-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Un yerno tóxico

El ya célebre valle californiano de Silicon Valley, conocido como el gremio tecnológico más avanzado del mundo, es el sofisticado marco donde se desenvuelven los protagonistas de "¿Tenía que ser él?". La típica comedieta de mero consumo, protagonizada por el incansable James Franco, convertido aquí en un yerno tóxico de mucho cuidado, rodeado por toda una serie de incordiantes familiares. Leve premisa argumental, muy influida por la divertida película costumbrista de Vicente Minnelli "El padre de la novia" (1950), convenientemente remozada y supeditada al dudoso lucimiento de sus intérpretes.

Con demasiada frecuencia, la película toma prestados personajes y situaciones presentes en otros enredos del mismo estilo -incluida alguna que otra secuela-, sin que en ningún momento los espectadores tengamos la sensación de estar visionando algo de fuste. Desde esta misma sección ya he comentado en otras ocasiones que el cine americano de hoy -salvo excepciones- está hecho de directores convencionales y actores de segunda fila. "¿Tenía que ser él?" es una nueva prueba a añadir a este ya abultado 'dossier'. A partir de ahí, la cinta se hace irregular en ritmo y tópica en su desarrollo.

En cuanto al sentido del humor, tampoco es nada del otro jueves, conforme los chillones personajes se enzarzan en interminables discusiones sobre su forma de ver la vida, el matrimonio y las relaciones familiares, en general. Porque hay dos clases de humor: uno incivil, pedante, malévolo y de dudoso gusto; otro elegante, lúcido, ingenioso y jovial. El título que hoy les comento se sitúa en el primer apartado, con alusiones directas al patriarcado, al conservadurismo y al 'yuppismo', dentro del contexto del modo de vida yanqui, discretamente satírico. Así que, por su falta de originalidad y de imaginación este embrollo se sitúa en el desván superpoblado de comedias contemporáneas destinadas al olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario