Cincuenta sombras más oscuras (2017)

Cincuenta sombras más oscuras (2017)

Tras romper con el enigmático Christian Grey (Jamie Dornan) a causa de la abrumadora y, a la vez, desoladora influencia que éste ejercía sobre ella, Anastasia Steele (Dakota Johnson) empieza una nueva vida en Seattle. Hasta allí irá Grey, que aún atormentado por sus demonios internos intentará que Anastasia vuelva a formar parte de su vida. Para aceptar, Steele exige un nuevo acuerdo, con otras reglas. Sin embargo, cuando la relación empieza a funcionar, surgirán figuras del pasado de Christian que amenazan su futuro juntos.

Valoración: 4,758.

Cincuenta sombras más oscuras (2017)

FICHA

Título Original: Fifty Shades Darker.
Director: James Foley.
Guionista: Niall Leonard.
Reparto: Kim Basinger, Max Martini, Dakota Johnson, Jamie Dornan, Eloise Mumford, Bella Heathcote, Eric Johnson, Hugh Dancy, Marcia Gay Harden, Rita Ora, Luke Grimes, Bruce Altman.
Productores: Dana Brunetti, Michael De Luca, E.L. James, Marcus Viscidi.
Música: Danny Elfman.
Fotografía: John Schwartzman.
Montaje: Richard Francis-Bruce.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2017.
Duración: 115 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 18 años.
Género: Romántica, Drama.
Estreno (España): 10 de febrero de 2017.
DVD (Venta): 14 de junio de 2017.
Distribuidora (España): Universal Spain.
Espectadores (España): 2.136.768.
Recaudación (España): 12.998.725,02 €.
Popularidad: 5 / 53.

Cincuenta sombras más oscuras (2017)

CRÍTICA

12-02-2017 – JOSU EGUREN

Los límites del deseo

Descaradamente inclinada hacia la enunciación más tópica y cutre del erotismo (el de las sábanas de raso, los ligueros, las bragas de encaje y el olor a pachuli), y una vez desechado por inmoral el borrador del contrato que establecía una serie de cláusulas análogas a las que dictaban los términos de la relación entre Severin von Kusiemski y Wanda von Dunajew, la secuela de "Cincuenta sombras de Grey" (Sam Taylor-Johnson, 2015) completa su transformación en programa vespertino para señoras del 'midwest' incapaces de dejar volar su imaginación más allá de alguna que otra escena de 'softcore' handicapada por una interpretación reaccionaria del buen gusto.

Si en "Cincuenta sombras de Grey" Sam Taylor Wood confinó el deseo en los límites del plano americano, con puntuales alusiones a la retórica del clímax fragmentado deudora de la famosa escena de "Éxtasis" (1933), de Gustav Machartý, en "Cincuenta sombras más oscuras" James Foley ("Éxito a cualquier precio", 1992) acierta a abrir el plano para ofrecernos alguna libra más de carne, aunque el juego de perversión se ha dulcificado de tal modo que la torridez tiene tanto o menos efecto sobre la bragueta o las bragas del espectador como un anuncio de champú. No todo es culpa de Foley, la levedad del texto y la pavisosez extrema de Jamie Dornan (Christian Grey) y Dakota Johnson (Anastasia Steele) juegan en contra de escenas como la que imita la ceremonia de iniciática de "Eyes Wide Shut" (Stanley Kubrick, 1999), aquí completamente desritualizada y reducida a vulgar fiesta de disfraces, máscaras venecianas e hilo musical. Así y todo, lo mejor es encontrarse con Kim Basinger ("Dos buenos tipos", Shane Black, 2016), mito erótico por derecho propio e instigadora de una línea narrativa que conduce a los protagonistas hacia el terreno del 'thriller'.

Perfecta para parejas que quieran celebrar la monotonía de sus vidas yendo a verla juntos el día de San Valentín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario