Psiconautas, los niños olvidados (2015)

Cartel: Psiconautas, los niños olvidados (2015)
En el accidente industrial que afectó a la isla en la que viven, y que provocó un terrible desastre ecológico, Birdboy y Dinki perdieron a sus padres. Durante un tiempo, se apoyaron mutuamente, compartiendo su dolor. Ahora Birdboy vive en el bosque, alejado de todo y de todos, consumiéndose poco a poco. Lo que no sabe es que Dinki está preparando un arriesgado viaje en busca de un mundo mejor, por lo que Birdboy tendrá que luchar contra sus demonios si quiere ayudarla y salvarse a sí mismo.

Valoración: 7,400.

TRÁILER DE LA PELÍCULA


FICHA

Título Original: Psiconautas, los niños olvidados.
Directores: Pedro Rivero, Alberto Vázquez.
Guionistas: Pedro Rivero, Alberto Vázquez.
Reparto: Animación.
Productores: Farruco Castromán, Carlos Juárez, Luis Tosar.
Música: Aránzazu Calleja.
Fotografía: Animación.
Montaje: Iván Miñambres.
Nacionalidad: España.
Año de Producción: 2015.
Duración: 75 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Animación.
Estreno (España): 24 de febrero de 2017.
DVD (Venta):
Distribuidora (España): La Luna de Tantán.
Espectadores (España): 3.436.
Recaudación (España): 18.701,67 €.
Visitas: 2.
Popularidad: 1 / 889.

Fotograma: Psiconautas, los niños olvidados (2015)

CRÍTICA

26-02-2017 – JOSU EGUREN

Vuela alto

Resulta paradójico que los críticos a menudo invoquemos lo personal para etiquetar obras que son fruto de un esfuerzo colectivo, aunque en ellas pueda rastrearse la jerarquía inequívoca de una mano maestra que en el caso de "Psiconautas" es la del gallego Alberto Vázquez, ilustrador, guionista y dibujante de cómics que en su unión con la imprescindible editorial Astiberri nos ha regalado piezas de imaginería macabra tan estimulantes como 'El evangelio de Judas'; especialmente si lo que se analiza es una película kamikaze que nace del compromiso entre dos directores (Vázquez y Pedro Rivero) y un equipo de animadores en el que no pueden faltar las menciones a Khris Cembe y Santi Riscos.

A partir de aquí podríamos hacer brotar una catarata de referencias trayendo al primer plano a Edmond Gorey, una 'Aldea del arce' alucinada, los expresionistas o la paleta de Caspar Friedrich, cuando la verdadera identidad de "Psiconautas" está inserta en los surcos de ese trazo urgente y deliberadamente tembloroso por los que serpentea una metáfora de la adolescencia que cristaliza en el personaje de Birdboy.

Partiendo del boceto digital de la que ya es la película de animación española más importante de este siglo, el tándem formado por Rivero y Alberto Vázquez ha traído a la vida las páginas de una novela gráfica en cuya primera lectura no se intuían los hilos narrativos de los que está tejido un relato que, pese a haber sido insistentemente catalogado como cine para adultos, madura en clave de fábula descarnada elementos de la literatura infantil.

Rascando en su superficie es posible reconocer en "Psiconautas" los rasgos de una declinación ténebre y poética del antropomorfismo disneyano que en su desenlace vuela tan alto que es posible que más de un espectador sienta el aliento de Hayao Miyazaki.

Comentarios