La boda de mi familia (2009)

Cartel oficial español: La boda de mi familia (2009)
Nada más volver de la universidad, Lucía Ramirez (America Ferrera) y Marcus Boyd (Lance Gross) anuncian su matrimonio. La noticia cae como una bomba entre sus familiares, que no están listos para afrontar las dificultades de organizar una boda. Mientras los padres de los novios compiten en mal genio, la madre de Lucía intenta hacer realidad la ceremonia de sus sueños, eso sí, sin contar con los interesados. La única persona con cordura parece Ángela (Regina King), amiga del padre de Marcus, pero el caos de los preparativos termina afectando a todos.

Valoración: 4,794.


TRÁILER DE LA PELÍCULA


FICHA

Título Original: Our Family Wedding.
Director: Rick Famuyiwa.
Guionistas: Wayne Conley, Malcolm Spellman, Rick Famuyiwa.
Reparto: America Ferrera, Forest Whitaker, Regina King, Lance Gross, Lupe Ontiveros, Carlos Mencia, Shannyn Sossamon, Diana Maria Riva, Anna Maria Horsford, Charlie Murphy, Shondrella Avery.
Productores: Edward Saxon, Steven J. Wolfe.
Música: Transcenders.
Fotografía: Julio Macat.
Montaje: Dirk Westervelt.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Año de Producción: 2009.
Duración: 106 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Comedia.
Estreno (España): 2 de julio de 2010.
DVD (Venta): 3 de noviembre de 2010.
Distribuidora (España): 20th Century FOX España.
Espectadores (España): 6.972.
Recaudación (España): 40.657,96 €.
Visitas: 1.
Popularidad: 30 / 923.

Fotograma de la película: La boda de mi familia (2009)

COMENTARIO

Nueva propuesta sobre los disgustos que acarrea las bodas que ha unido en pantalla al oscarizado Forest Whitaker y la televisiva America Ferrara. En esta ocasión, la batalla no será entre los novios, sino entre los suegros, uno de origen afroamericano y el otro, latino. Giro de tuerca en los films sobre matrimonios interraciales -"Adivina quién viene esta noche" (Stanley Kramer, 1967) o "Adivina quién" (Kevin Rodney Sullivan, 2005)- que, para innovar, ha añadido al vodevil a una cabra devoradora de pastillas viagra. (Anuario Fotogramas 2011: Paula A. Ruiz).

Fotograma de la película: La boda de mi familia (2009)

CRÍTICA

06-07-2010 – JOSU EGUREN

No os caséis

Seguimos con las rebajas. Esta vez se trata de "La boda de mi familia", otra vuelta de tuerca, de izquierda a derecha, a un esquema tan rancio que conviene hojear con pinzas las páginas del guión escrito por Rick Famuyiwa para que no se deshaga en pedazos. Tomemos dos, mejor, tres caras conocidas y reconocibles de la televisión americana y sumemos al reparto a un actor tan errático como Forest Whitaker para volver a filmar "Adivina quién viene a cenar esta noche", reajustando los pilotes del clásico a la realidad interracial de la América de Barack Obama.

Ya sea porque están enterados de que los malentendidos entre negros y blancos no hacen gracia (véase "Un funeral de muerte"), o porque la 'minoría' latina reclama mayor atención por parte de los productores de Hollywood ("Ugly Betty"), Rick Famuyiwa y su equipo han decidido desterrar a la raza blanca de sus planes de boda. Gracias. A pesar de todo, el orden y composición de las razas no altera el producto, y el bodorrio se acaba celebrando entre enredos, amenazas de ruptura, reconciliaciones y toda la retahíla de tópicos que aprendimos en dos lecciones con "Los padres de ella" (Jay Roach, 2000).

Estoy convencido de que esto no es una celebración de la multiculturalidad yanqui, sino una forma sutil de racismo que presenta la cara más amable, irreal y opípara de la sociedad americana. Para empeorar el original, ya de por sí lamentable, el doblaje al castellano anula el supuesto interés de las batallas dialécticas entre patriarcas, azteca y afroamericano, pero no es todo, porque para el final la trama se reserva una mamarrachada letal que incluye una cabra y un pastillero de viagra.

Por si esto fuese poco, hay tiempo para que Famuyiwa cite de refilón a un titán de la comedia 'muda' como Jacques Tati, aunque no me cabe la menor duda de que el público aplaudirá los chistes escatológicos, las peleas de tartas y la conga final a ritmo de salsa. Alta comedia para paladares selectos.