Que Dios nos perdone (2015)

Cartel oficial español: Que Dios nos perdone (2015)
Es verano de 2011 en la ciudad de Madrid. El movimiento 15-M y un millón y medio de peregrinos que esperan la llegada del Papa conviven en la capital española en plena crisis económica y donde reina el caos. En medio de todo esto, los inspectores Luis Velarde (Antonio de la Torre) y Javier Alfaro (Roberto Álamo) deben encontrar a lo que parece ser un asesino en serie de manera rápida y discreta. La presión y la carrera contrarreloj les hará darse cuenta de una realidad aterradora: quizás ellos no sean tan distintos del criminal que persiguen.

Valoración: 7,108.


TRÁILER DE LA PELÍCULA


FICHA

Título Original: Que Dios nos perdone.
Director: Rodrigo Sorogoyen.
Guionistas: Isabel Peña, Rodrigo Sorogoyen.
Reparto: Antonio de la Torre, Roberto Álamo, Luis Zahera, Javier Pereira, José Luis García Pérez, Mónica López, María Ballesteros, Andrés Gertrúdix, Josean Bengoetxea, Alfonso Bassave, Raúl Prieto.
Productores: Mercedes Gamero, Gerardo Herrero, Mikel Lejarza.
Música: Olivier Arson.
Fotografía: Alejandro de Pablo.
Montaje: Alberto del Campo, Fernando Franco.
Nacionalidad: España.
Año de Producción: 2015.
Duración: 127 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 18 años.
Género: Thriller.
Estreno (España): 28 de octubre de 2016.
DVD (Venta): 17 de febrero de 2017.
Distribuidora (España): Warner Bros. Pictures España.
Espectadores (España): 223.138.
Recaudación (España): 1.424.160,61 €.
Visitas: 1.
Popularidad: 29 / 915.

Fotograma de la película: Que Dios nos perdone (2015)

COMENTARIO

El director de "8 citas" (2008) y la aclamada "Stockholm" (2013), Rodrigo Sorogoyen, pone toda la carne en el asador con este atmosférico 'thriller' protagonizado por dos policías (unos imponentes Antonio de la Torre y Roberto Álamo) que emplean métodos antitéticos. El dúo busca a contrarreloj a un asesino en serie que actúa en Madrid durante la visita del Papa Benedicto XVI en el verano del 2011, en plena recesión económica y bajo los ecos del 15M, poniendo en jaque a todos los cuerpos policiales. (Anuario Fotogramas 2017: Manu Yáñez).

Fotograma de la película: Que Dios nos perdone (2015)

CRÍTICA

31-10-2016 – JOSU EGUREN

Madrid, año cero

Todo suma (y viceversa). El ejemplo más claro lo encontramos en "Que Dios nos perdone", el segundo largo en solitario de Rodrigo Sorogoyen ("Stockholm", 2013), un afiladísimo trabajo de puesta en escena que crece a los lomos de las interpretaciones de Antonio de la Torre ("Tarde para la ira", Raúl Arévalo, 2016), Roberto Álamo ("Incidencias", José Corbacho, Juan Cruz, 2015) y Javier Pereira, pero que no alcanzaría el grado de excelencia que le ha permitido codearse con los mejores 'thrillers' de la historia de nuestro cine sin el añadido de la opresiva banda sonora atmosférica compuesta por Olivier Arson. La excesiva caracterización psicológica de los personajes, que ya queda más que sugerida mediante el zoom progresivo que corona el primer encuadre, va en contra de la empatía del espectador hacia una pareja de inspectores que peinan las calles de Madrid/Gotham a la caza y captura de un violador y asesino en serie de ancianas, en el contexto de un mes de agosto de 2011 en el que el clima de inestabilidad política se hace irrespirable (en este punto se hace especialmente relevante la dirección de arte a cargo de Miguel Ángel Rebollo).

Durante la investigación convergen la mirada hacia la podredumbre de las desigualdades sociales y el pulso del género, con la cámara operada de Alejandro de Pablo como instrumento quirúrgico capaz de penetrar en el alma de una ciudad abrasada por la corrupción moral. En la lectura del guión coescrito por Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña apenas cabe la ambigüedad: la práctica totalidad de su paisaje humano es descrito a través de una óptica fatalista que dibuja una delgada línea de lucidez mental y emocional entre 'psychokiller' y la víctima de una agresión sexual, en una negativa rotunda a toda posibilidad de escape que hace aún más evidentes sus deudas de gratitud hacia "Seven" (David Fincher, 1995) y "Memories of Murder" (Bong Joon-ho, 2003).

No hay comentarios:

Publicar un comentario