Manual de un tacaño (2016)

Fotograma de la película: Manual de un tacaño (2016)

François Gautier (Dany Boon) es el primer violinista de la orquesta local. También es un tacaño, hasta el punto de medir el tiempo de ducha y el papel higiénico y usar la luz de las farolas y la tele del vecino, que ve con prismáticos, para ahorrar electricidad. Sin vida social, conoce a Valérie (Laurence Arné), que se enamora de él por su talento. Mientras intenta esconder su defecto, François recibirá una visita, la de Laura (Noémie Schmidt), la hija que no sabía que tenía, y que por lo que le han contado le considera un héroe generoso.

Valoración: 5,402.

TRÁILER DE LA PELÍCULA



FICHA

Título Original: Radin!
Director: Fred Cavayé.
Guionistas: Nicolas Cuche, Laurent Turner.
Reparto: Dany Boon, Laurence Arné, Noémie Schmidt, Christophe Favre, Patrick Ridremont, Pierre Diot, Christophe Canard, Karina Marimon, Stéphan Wojtowicz, Anne-Sophie Girard.
Productores: Eric Jehelmann, Philippe Rousselet.
Música: Klaus Badelt.
Fotografía: Laurent Dailland.
Montaje: Yann Malcor.
Nacionalidad: Francia.
Año de Producción: 2016.
Duración: 90 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Comedia.
Estreno (España): 17 de febrero de 2017.
DVD (Venta): 19 de julio de 2017.
Distribuidora (España): Vértice Cine.
Espectadores (España): 96.329.
Recaudación (España): 581.594,90 €.
Visitas: 1.
Popularidad: 20 / 937.

Fotograma de la película: Manual de un tacaño (2016)

CRÍTICA

20-02-2017 – JOSU EGUREN

Pesetero

O lo tomas o lo dejas. La primera condición para entrar en el juego que propone "Manual de un tacaño" pasa por sintonizar con Dany Boon ("Lolo", 2015), un cómico monofacético que mantiene intactos el toque y las señas de identidad que le hicieron unánime como plato de consenso para espectadores de gustos accesibles a partir del éxito de "Bienvenidos al norte". Pese a las comparaciones, forzadas, con el protagonista de "Fantomas" y "Las locas aventuras de Rabbi Jacob", los personajes que interpreta se adentran en el fango de la incomodidad en la que chapoteaba Louis de Funes, como si la suya fuese una marca blanca del "El gendarme de Saint-Tropez" diseñada para un público de piel fina y sensible.

Lo que propone Fred Cavayé en "Manual de un tacaño" -una derivación de 'El avaro' de Molière despiezada en gags y reducida al caldo del estereotipo- es inocular la identidad cómica del astro francés con notas que apuntan hacia una leve transgresión de la fórmula acomodaticia, que solo comienza a apreciarse cuando el guión ha hecho mella en la platea con una ágil concatenación de escenas en déjà vu. Modesta en su ambición y afectada por el síndrome del tráiler en versión extendida, "Manual de un tacaño" se torna hacia lo sentimental cuando ha agotado las vías hacia las que le aboca un modelo que el propio Boon ya puso en práctica en "Supercondriaque" (2014): en este caso la redención es producto de un amor compartido, el que siente su personaje por una compañera de orquesta y el que ha de derrochar para trazar vías de entendimiento con una hija adolescente que se cuela en su vida sin previo aviso. El pulso acerado con el que Cavayé dirigió thrillers tan recomendables como "Mea culpa" (2014) aflora en la secuenciación de imágenes caricaturescas que enmarcan a un «don erre que erre» que, a su modo, es el principal antídoto contra el capitalismo.