Tímidos anónimos (2010)

Tímidos anónimos (2010)

Jean-René (Benoît Poelvoorde), heredero de una antigua fábrica de chocolate, y Angélique (Isabelle Carré), una talentosa maestra bombonera, son dos grandes tímidos unidos por su enorme pasión por el chocolate. Entre ellos pronto surgirá un flechazo, pero su extrema timidez los mantiene alejados. Obligados por las circunstancias, deberán superar juntos su falta de confianza y, entre dulces recetas, revelar sus sentimientos.

Valoración: 6,465.

Tímidos anónimos (2010)

FICHA

Título Original: Les émotifs anonymes.
Director: Jean-Pierre Améris.
Guionistas: Jean-Pierre Améris, Philippe Blasband.
Reparto: Isabelle Carré, Benoît Poelvoorde, Lorella Cravotta, Pierre Niney, Lise Lamétrie, Stéphan Wojtowicz, Céline Duhamel, Swann Arlaud, Jacques Boudet, Alice Pol, Grégoire Ludig, Philippe Fretun.
Productores: Nathalie Gastaldo, Philippe Godeau.
Música: Pierre Adenot.
Fotografía: Gérard Simon.
Montaje: Philippe Bourgueil.
Países Participantes: Francia, Bélgica.
Año de Producción: 2010.
Duración: 80 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Comedia, Romántica.
Estreno (España): 28 de octubre de 2011.
DVD (Venta): 18 de abril de 2012.
Distribuidora (España): Emon.
Espectadores (España): 39.127.
Recaudación (España): 237.995,32 €.
Visitas: 1.
Popularidad: 4 / 40.

Tímidos anónimos (2010)

COMENTARIO

Amor, humor... y mucho chocolate. Son los ingredientes del último largometraje del francés Jean-Pierre Améris ("La vida. C'est la vie", 2001), una comedia romántica dulzona y entrañable protagonizada por Jean-René (Benoît Poelvoorde), un chocolatero belga patológicamente tímido, profundamente enamorado de su compañera de trabajo (Isabelle Carré), pero incapaz de declararle sus sentimientos. Juntos acuden a una terapia en grupo para vencer sus miedos, lo que no hará más que complicar su relación. (Anuario Fotogramas 2012: Gerard A. Cassadó).

Tímidos anónimos (2010)

CRÍTICA

06-11-2011 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Amor bajo fianza

Con "Tímidos anónimos" estamos ante una agridulce comedia sentimental, protagonizada por Angélique y Jean-René, dos empleados de una fábrica de chocolate, enamorados, pero cuya clínica timidez les impide confesar sus sentimientos. Así de forma parecida a los alcohólicos anónimos frecuentan una terapia de grupo, con curativos resultados. Original punto de partida que da pie a una aceptable película romántica, realzada por un chispeante sentido del humor, en la que ambos protagonistas, tanto la sensible Isabelle Carré ("La clienta", Josiane Balasko, 2008) como el simpático Benoît Poelvoorde ("Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel", Anne Fontaine, 2009), logran comunicar al espectador el buen rollo que la cinta del realizador galo Jean-Pierre Améris (premiado en el 49 Festival de San Sebastián por "La vida", 2001), desprende.

Por otra parte, la frescura con que se aborda esta peculiar relación realza a estos encantadores tímidos anónimos, donde el miedo al amor ciego y desarmado, el temor a enamorarse, quizás porque puede uno enamorarse y odiar, marcan sus vidas más de lo estrictamente necesario. En resumidas cuentas, lo que sugiere al fin este bonito filme a contracorriente, con su amable lirismo, con su carga de libertad y felicidad, es mucho más de lo que habitualmente encontramos en un título de estas características.

Al tiempo, se habla con voz queda y sin aspavientos de ningún tipo, de la a menudo problemática relación entre hombres y mujeres, de la dificultad de asumir una responsabilidad y la capacidad de comprensión de esa dificultad. Jean-René y Angélique así lo entienden. El resultado es un trabajo cinematográfico inusualmente medido, una comedia irónica elegantemente iluminada y filmada que ilustra la eterna batalla de los sexos, pero sin estridencias, sin cargar las tintas, nada agresiva, con respeto y comprensión, poniendo en solfa por igual usos amorosos convencionales. Y la película tiene la gracia de las historias de personas más que de personajes, pequeños retratos de una sociedad y unas vidas cotidianas, tratadas con dignidad humana.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR