Una historia de locos (2015)

Cartel oficial español: Una historia de locos (2015)
Aram (Syrus Shahidi), un jóven de origen armenio explota el coche del embajador de Turquía en París. En ese momento, un ciclista que pasaba por allí fue herido de gravedad. La madre del joven armenio se siente culpable y siente la necesidad de ir a la habitación del hospital del herido para pedirle perdón, algo que este no entiende. Por otra parte, Aram en contra de la opinión de sus compañeros decide ir a conocer a su víctima.

Valoración: 6,560.


TRÁILER DE LA PELÍCULA


FICHA

Título Original: Une histoire de fou.
Director: Robert Guédiguian.
Guionistas: Robert Guédiguian, Gilles Taurand.
Reparto: Ariane Ascaride, Grégoire Leprince-Ringuet, Simon Abkarian, Razane Jammal, Syrus Shahidi, Robinson Stévenin, Lola Naymark, Serge Avedikian.
Productores: Marc Bordure, Robert Guédiguian.
Música: Alexandre Desplat.
Fotografía: Pierre Milon.
Montaje: Bernard Sasia.
Nacionalidad: Francia.
Año de Producción: 2015.
Duración: 140 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 24 de marzo de 2017.
DVD (Venta): 19 de julio de 2017.
Distribuidora (España): Golem Distribución.
Espectadores (España): 8.646.
Recaudación (España): 49.454,28 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 521 / 914.

Fotograma de la película: Una historia de locos (2015)

CRÍTICA

28-03-2017 – JOSU EGUREN

Víctimas del holocausto

Es posible que su asociación directa e indisoluble con los escenarios marselleses distraiga la atención de que por las venas de Robert Guédiguian corre la sangre de un pueblo que fue violentamente masacrado en lo que se conoce como el primer genocidio del siglo XX (véase "Le voyage en Arménie", 2006). Hijo de madre alemana y padre armenio, en el cine del director francés desembocan el fervor por la memoria histórica, la lucha de clases y un realismo teatralizado que evidencia síntomas de agotamiento en su adaptación de las memorias del periodista orensano José Antonio Gurriarán, víctima colateral de la ofensiva de la diáspora armenia contra la ocupación de un territorio del que un millón y medio de inocentes fueron sangrientamente expulsados en una operación de exterminio selectivo coordinada por el ministro de Interior del Imperio otomano Talaat Pashá.

Tras una ejemplar y aséptica secuencia de apertura, que pone al espectador en antecedentes sobre cuáles serán los nudos morales hacia los que deriva la narración, Guédiguian expone la sutil y perversa frontera semántica que separa la lucha armada del terrorismo, sin ahorrar comentarios sobre el presente y después de haber prefigurado de manera estremecedora el asesinato en directo de Andrei Karlov. El contraste entre la ejemplaridad de un segmento introductorio rodado en blanco y negro y el reiterativo discurrir del segundo acto agrava la impresión de que "Una historia de locos" ya tenía resuelto un discurso al que se añaden capas que dilatan el desenlace sin aportar nuevos significados.

Lo positivo es que la película nos brinda la oportunidad de volver a disfrutar de la excepcional Ariane Ascaride ("La profesora de historia", Marie-Castille Mention-Schaar, 2014), contenida y discreta en un papel de madre de un terrorista que se debate entre los remordimientos de conciencia y la lealtad a su pueblo.