La comunidad de los corazones rotos (2015)

Cartel: La comunidad de los corazones rotos (2015)
John McKenzie (Michael Pitt), un astronauta americano al final de su viaje, cae sobre la azotea de un edificio de los suburbios de París. Allí le recoge la señora Hamida (Tassadit Mandi), una mujer que lo acoge en su casa mientras intenta que la NASA lo encuentre. Dos plantas más abajo, una actriz en crisis se acaba de mudar, despertando la curiosidad de un niño que casi siempre está solo. En la primera planta, un aspirante a fotógrafo sueña con encontrar el amor. Conocerá a una frágil enfermera, que podría obrar el milagro.

Valoración: 6,771.


TRÁILER DE LA PELÍCULA


FICHA

Título Original: Asphalte.
Director: Samuel Benchetrit.
Guionistas: Samuel Benchetrit, Gábor Rassov.
Reparto: Isabelle Huppert, Valeria Bruni Tedeschi, Michael Pitt, Gustave Kervern, Jules Benchetrit, Tassadit Mandi, Thierry Gimenez, Larouci Didi.
Productores: Julien Madon, Marie Savare, Ivan Taieb.
Música: Raphaël Haroche.
Fotografía: Pierre Aïm.
Montaje: Thomas Fernandez.
Nacionalidad: Francia.
Año de Producción: 2015.
Duración: 100 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Comedia.
Estreno (España): 10 de marzo de 2017.
DVD (Venta): 21 de junio de 2017.
Distribuidora (España): Surtsey Films.
Espectadores (España): 14.330.
Recaudación (España): 80.078,22 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 457 / 895.

Fotograma: La comunidad de los corazones rotos (2015)

CRÍTICA

17-03-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Solos en la madrugada

La soledad en las grandes ciudades es el tema tratado en "La comunidad de los corazones rotos". Comedia dramática ambientada en un vecindario cualquiera, de cualquier barrio en cualquier ciudad, que toma al azar a un minusválido en silla de ruedas, a una enfermera nocturna en pos del amor, a una mujer árabe con un hijo en la cárcel y a un astronauta (encarnado por el actor norteamericano Michael Pitt) caído del cielo. Personajes aislados, donde la incomunicación reina sobre todas las cosas. Seres humanos que, por momentos, son como desiertos o como islas perdidas en medio del océano.

La hiperactiva intérprete francesa Isabelle Huppert, insuperable en "Elle" (Paul Verhoeven, 2016), aparece convertida aquí en una actriz sin trabajo que, en un momento determinado de la película, recita con verdadera emoción un maravilloso discurso teatral sobre la maternidad de Agripina. Por si fuera poco, es oportuno resaltar el inteligente empleo de los silencios, de las miradas, de las más sutiles sugerencias que quepa imaginar. Lo cual da como resultado final un esfuerzo creativo de altos vuelos, a pesar de su humilde apariencia y de su obvia ausencia de 'délire de grandeur'.

Caracterizada, en lo formal, por la engañosa trasposición a la gran pantalla de ciertos sofismas visuales propios de la pequeña y, en lo temático, por la tragicómica disección de un grupo de corazones solitarios, el realizador Samuel Benchetrit hace gala de una honradez creativa fuera de lo común. Al tiempo, bien nutrida de desgarradas preguntas sin respuesta, "La comunidad de los corazones rotos" añade calado emocional a un título que deja meridianamente claro que vivimos como soñamos: solos. Una película, en suma, diferente a lo habitual, ajena a la uniformidad de códigos hollywoodienses, pero también con posibilidades reales de acceder a segmentos de público no necesariamente minoritarios.