La chica desconocida (2016)

Cartel: La chica desconocida (2016)
Como todas las noches, Jenny (Adèle Haenel), una joven médico de familia, cierra su consulta. Poco después de hacerlo, una chica llama a la puerta, pero Jenny no abre. A la mañana siguiente, la doctora se entera de que ha aparecido un cadáver cerca de ahí, precisamente el de la muchacha que horas antes le había pedido auxilio, y que además es imposible de identificar. Desde ese momento, la obsesión de Jenny será descubrir el nombre de la víctima, y evitar que desaparezca como si nunca hubiera existido.

Valoración: 6,161.

TRÁILER DE LA PELÍCULA


FICHA

Título Original: La fille inconnue.
Directores: Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne.
Guionistas: Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne.
Reparto: Jérémie Renier, Olivier Gourmet, Fabrizio Rongione, Adèle Haenel, Thomas Doret, Christelle Cornil, Louka Minnella, Morgan Marinne, Olivier Bonnaud, Marc Zinga.
Productores: Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne, Denis Freyd.
Música:
Fotografía: Alain Marcoen.
Montaje: Marie-Hélène Dozo.
Nacionalidad: Bélgica.
Año de Producción: 2016.
Duración: 106 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 3 de marzo de 2017.
DVD (Venta): 5 de julio de 2017.
Distribuidora (España): Wanda Film.
Espectadores (España): 16.886.
Recaudación (España): 88.048,83 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 393 / 864.

Fotograma: La chica desconocida (2016)

CRÍTICA

04-03-2017 – JOSU EGUREN

Investigación criminal

Las acciones (u omisiones) y sus consecuencias. ¿Qué hubiese ocurrido si...? ¿Cómo afectan a los demás nuestros errores? La formulación del último largometraje de Jean-Pierre y Luc Dardenne ("Dos días, una noche", 2014) resulta aparentemente simple, pero a medida que la protagonista indaga en la identidad de una chica asesinada emerge a la superficie un ramillete de cuestiones de temática social diluidas en los códigos del cine de género.

Su estructura circular y un estilo de cámara que asfixia el aliento imprimiendo una sensación de angustia y urgencia en las imágenes, derivan a "La chica desconocida" hacia un terreno ambiguo en el que los Dardenne prueban la eficacia de los mecanismos del polar (cine negro de ascendencia francesa), para tratar los asuntos que "La promesa" (1996) y "Rosetta" (1999) llevaban a primer plano desde presupuestos netamente dramáticos. Como un trasunto de los antihéroes de Jean-Pierre Melville ("El silencio de un hombre", "Círculo rojo"), a la joven doctora, interpretada por Adèle Haenel ("Les combattants", Thomas Cailley, 2014), la guía una determinación que se tiñe de ética (o épica) cuando tiene que imponerse al chantaje y las amenazas contra las que se enfrenta en el curso de una investigación criminal.

No tan interesada en señalar culpables como en honrar la memoria de una chica encontrada muerta a escasos metros de su consulta médica, la doctora Davin explora el lumpen invisible a los ojos del turista que pasea por las calles de Lieja, aferrándose a un juramento hipocrático que hace de la dignidad y justicia su primer mandamiento. Y en paralelo otra vida, que es una vida sin lujos, compromisos o placeres sociales, en la que la protagonista honra su profesión haciendo gala de un rigor ascético de filiación cuasi religiosa a seis grados de separación de obras clave como "Los ángeles del pecado" (1943) de Robert Bresson.