Ira (2016)

Cartel: Ira (2016)
Iker Velez es un periodista que está grabando su primer documental, centrado en las formas de entender la justicia y aplicar el castigo. En su investigación conoce a César Mayo, el padre de un joven asesinado que presenció cómo el culpable fue absuelto. César le propone a Iker seguirle en su elaborado plan de venganza, en el que mostrará a la audiencia no sólo cómo va a matar al hombre que quitó la vida a su hijo, sino también el carácter imperfecto del sistema judicial y cómo evitará la cárcel.

Valoración: 5,761.

TRÁILER DE LA PELÍCULA


FICHA

Título Original: Ira.
Director: Jota Aronak.
Guionista: Jota Aronak.
Reparto: Urko Olazabal, Nacho Marraco, Diana Facen, Santiago Ruiz, Stephen Hughes, Roberto Mori.
Productor: Daniel Cano.
Música: Álvaro Sánchez Domínguez, Antonio González Torija.
Fotografía: Rafael Reparaz.
Montaje: Juan Manuel Gamazo.
Nacionalidad: España.
Año de Producción: 2016.
Duración: 95 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Thriller.
Estreno (España): 3 de marzo de 2017.
DVD (Venta): 5 de julio de 2017.
Distribuidora (España): Super 8 Media.
Espectadores (España): 2.348.
Recaudación (España): 14.554,99 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 501 / 870.

Fotograma: Ira (2016)

CRÍTICA

06-03-2017 – JOSU EGUREN

Crimen sin huella

«Voy a matar a un hombre. No conozco su nombre, ni su dirección, ni su apariencia. Pero lo encontraré y lo mataré». Claude Chabrol, "Accidente sin huella" (1969).

A partir de la contradicción de dos de los principales rasgos con los que erróneamente se identifica el género documental -el rigor estilístico y un amago de objetividad- el director de "Ira" elabora un tibio y oportunista discurso sobre la imagen que huele más a videobook y carta de presentación en los mercados que a ópera prima nacida del propósito de bosquejar una identidad autoral.

Su premisa entronca con la de la ejemplar "Accidente sin huella" (1969) -la historia de una venganza planificada milimétricamente y documentada de manera obsesiva en una libreta-, pero desde el primer fotograma los caminos de Jota Aronak y Claude Chabrol se separan porque el director español decide apelar al tremendismo y a las medidas de impacto para sostener la atención sobre un personaje que responde a la definición sensacionalista del padre coraje.

La entrega de un espléndido Nacho Marraco está fuera de toda duda -sin él es imposible imaginar la película- pero la decisión de Aronak de insensibilizar al protagonista sacude el peso de la intriga moral sobre la que se articula la trama: ¿Qué convierte a un hombre en asesino?

Útil para el espectador que quiera leerla a modo de galería de recursos técnicos ejecutados con un presupuesto low cost, "Ira" no se niega a reflexionar en el mito sostenido de la masculinidad aunque el análisis de sus relaciones tentaculares con el germen de la violencia no pasa de los superficial, haciendo de ella un todo con otra obra reciente más en la línea con las hipotéticas aspiraciones de su director: "Un ciudadano ejemplar" (2009), de F. Gary Gray.

Comentarios