Un golpe con estilo (2017)

Un golpe con estilo (2017)

Willie (Morgan Freeman), Joe (Michael Caine) y Al (Alan Arkin) llevan décadas siendo amigos. En el momento de su jubilación, deciden abandonar su retiro y salirse, por una vez en la vida, del buen camino. La causa es que sus fondos de pensiones se han evaporado a causa de una grave crisis empresarial. Desesperados por no poder pagar sus facturas y seguir adelante junto a sus seres queridos, estos tres ancianos lo pondrán todo en juego y orquestarán un arriesgado plan para robar el mismo banco que se quedó con su dinero con malas artes.

Valoración: 5,670.

TRÁILER DE LA PELÍCULA



FICHA

Título Original: Going in Style.
Director: Zach Braff.
Guionista: Theodore Melfi.
Reparto: Michael Caine, Christopher Lloyd, Matt Dillon, Morgan Freeman, Alan Arkin, Joey King, Ann-Margret, John Ortiz, Maria Dizzia, Siobhan Fallon Hogan, Josh Pais, Kenan Thompson.
Productor: Donald De Line.
Música: Rob Simonsen.
Fotografía: Rodney Charters.
Montaje: Myron I. Kerstein.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2017.
Duración: 96 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Comedia.
Estreno (España): 12 de abril de 2017.
DVD (Venta): 18 de agosto de 2017.
Distribuidora (España): Warner Bros. Pictures España.
Espectadores (España): 222.578.
Recaudación (España): 1.373.569,18 €.

Un golpe con estilo (2017)

CRÍTICA

18-04-2017 – JOSU EGUREN

Plan de pensiones

Por fortuna, para el que escribe, el pobre sabor de boca de "Un golpe con estilo" lo enjuaga el recuerdo de "Los dinamiteros" (1964), un clásico clandestino del cine español al que Fernando Fernán Gómez le rindió tributo en la también geriátrica "Fuera de juego" (1981).

Partiendo de una premisa que calca la de Juan García Atienza, aunque en puridad "Un golpe con estilo" es el 'remake' de una película homónima dirigida por Martin Brest (1979), Zach Braff ("Ojalá estuviera aquí", 2014) encuentra la excusa perfecta para reunir un elenco al que el espectador le concede ese margen de confianza que Michael Caine (84), Morgan Freeman (80) y Alan Arkin (83) se han ganado en casi seis décadas sobre los escenarios. El plan consiste en saborear la química que mana cuando los tres coinciden en el encuadre para endulzar un discurso de lectura universal que apela a la empatía de los que más han sufrido el golpe de la crisis, empezando por los jubilados.

Tópico tras tópico el guión adaptado por Theodore Melfi ("Figuras ocultas", 2016) desgrana todos los lugares comunes asociados a la tercera edad, en el lento discurrir de un golpe maestro que concentra sus mejores argumentos cómicos en la fase de planificación. Modesto en todo lo relacionado con la puesta en escena, Braff deja barra libre para que sus estrellas empapen de carisma unos personajes que no existen más allá del rostro de los actores, como si convocarlos fuese suficiente argumento para disimular las carencias de un texto que deriva hacia el populismo hecho de consignas sin el menor atisbo de reflexión.

Si como confesaba hace años Michael Caine protagonizó "Tiburón 4" única y exclusivamente para comprarse una casa, es casi seguro que el cheque de "Un golpe con estilo" habrá ido destinado a pagar las reformas.