La idea de un lago (2016)

La idea de un lago (2016)

En los últimos días de su embarazo, Inés (Carla Crespo) prepara la edición de su libro fotográfico en el que revive los veranos de su infancia que pasaba junto al lago. A través de las instantáneas, recupera recuerdos de juegos, pactos de sangre y algún desencuentro, que truncaron las relaciones con su ex pareja, su madre y su hermano. De este modo, Inés se embarca en un viaje emocional al pasado, donde se encontrará con el fantasma de un padre ausente en un ejercicio de construcción poética de la memoria.

Valoración: 4,547.

TRÁILER DE LA PELÍCULA



FICHA

Título Original: La idea de un lago.
Directora: Milagros Mumenthaler.
Guionista: Milagros Mumenthaler.
Reparto: Carla Crespo, Rosario Bléfari, Juan Greppi, Malena Moiron, Joaquin Pok, Juan Barberini.
Productores: Violeta Bava, David Epiney, Eugenia Mumenthaler, Rosa Martínez Ribero.
Música:
Fotografía: Gabriel Sandru.
Montaje: Gion-Reto Killias.
Nacionalidad: Argentina, Qatar, Suiza.
Año de Producción: 2016.
Duración: 79 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Drama.
Estreno (España): 7 de abril de 2017.
DVD (Venta):
Distribuidora (España): Numax Distribución.
Espectadores (España): 1.797.
Recaudación (España): 8.338,88 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 16 / 16.

La idea de un lago (2016)

CRÍTICA

11-04-2017 – JOSU EGUREN

Memoria de los íntimo

Casi lo hemos olvidado pero existió un tiempo, anterior al declive del paradigma analógico, en el que las fotografías se concretaban en objetos físicos y emocionales con unas propiedades organolépticas capaces de despertar sensaciones más allá de la vista. La secuencia de "Los abrazos rotos" en la que Lluís Homar palpaba a ciegas una pantalla/pecera en la que se adivinaban los recuerdos de un antiguo amor quebrado por la fatalidad sirve como anticipo de lo que la argentina Milagros Mumenthaler plantea en un largometraje que se ancla en el pasado para superar el presente marcado por la angustia. Con filtros que invocan la textura VHS y las diapositivas, y la simulación de una meditada alternancia entre diferentes registros, la directora de "Abrir puertas y ventanas" (2011) fabrica el discurso visual que envuelve un hecho clave en el pasado de la protagonista: la desaparición de su padre durante el tiempo de la dictadura cívico-militar de Jorge Rafael Videla (1976-1983).

Desafiando el tópico, Mumenthaler no entona su segundo largo en forma de un manifiesto ideológico espoleado por el ánimo de justicia, sino que prefiere enfocarlo desde una perspectiva que le lleva a deshojar capas de la memoria hasta llegar al corazón de un relato en el que la intimidad se habla en primer plano.

Aunque parezca que la argentina trabaja sobre un personaje construido a partir de una libre adaptación del poemario fotográfico 'Pozo de aire', de Guadalupe Gaona, en la fotógrafa interpretada por Carla Crespo ("Un mundo seguro", 2012), Mumenthaler arroja una parte importante de sí misma que se hace especialmente notable cuando encuadra una infancia que trasciende lo anecdótico cuando se funde con el presente para hacer posible el pasado de un fugaz tránsito entre lo analógico y lo digital.