Life: Vida

Cartel oficial español: Life: Vida
Seis miembros de la tripulación de la Estación Espacial Internacional están a punto de hacer el hallazgo más importante de la historia de la humanidad. Han encontrado en Marte un organismo vivo, la primera vida alienígena conocida, cuya inteligencia supera cualquier expectativa previa. La emoción pronto se convertirá en auténtico terror cuando la criatura, que ya provocó la extinción del Planeta Rojo, amenace con repetir la historia en la Tierra, empezando por el exterminio de los astronautas.

Valoración: 6,268.


TRÁILER DE LA PELÍCULA


FICHA

Título Original: Life.
Director: Daniel Espinosa.
Guionistas: Rhett Reese, Paul Wernick.
Reparto: Hiroyuki Sanada, Jake Gyllenhaal, Ryan Reynolds, Rebecca Ferguson, Olga Dykhovichnaya, Ariyon Bakare, Naoko Mori.
Productores: Bonnie Curtis, David Ellison, Dana Goldberg, Julie Lynn.
Música: Jon Ekstrand.
Fotografía: Seamus McGarvey.
Montaje: Mary Jo Markey, Frances Parker.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Año de Producción: 2016.
Duración: 104 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Ciencia Ficción.
Estreno (España): 7 de abril de 2017.
DVD (Venta): 3 de agosto de 2017.
Distribuidora (España): Sony Pictures España.
Espectadores (España): 437.757.
Recaudación (España): 2.639.628,53 €.

Fotograma de la película: Life: Vida

CRÍTICA

07-04-2017 – JOSU EGUREN

Terror en el espacio

«En el espacio nadie puede oír tus gritos». Al asomarse a "Life" es inevitable pensar en los cincuenta y ocho millones de dólares de presupuesto que lastran como cadenas los tobillos de Daniel Espinosa ("El niño 44"), dispuesto a demostrar que existe vida más allá de la acusada pomposidad de "Gravity" o "Interstellar", aunque desde su enunciación el director sueco haya elegido fijar otro referente de peso para una película cómodamente suspendida en la órbita del subgénero "Alien".

Tomando como rehenes a los miembros de una tripulación internacional formada por caras conocidas y cuasi figurantes -de la que sobresalen Jake Gyllenhaal, Rebecca Ferguson y Ryan Reynolds para repartirse el 90% del caché-, Espinosa esboza un arco argumental que hace de lo previsible su principal foco de interés, en un reto constante a la memoria o a la credulidad del público, y sin más aportaciones genuinas que el diseño de una criatura próxima a las formas carpenterianas que a los xenomorfos de H.R. Giger o a los vampiros espaciales de Carlo Rambaldi ("Terror en el espacio", 1958).

Pintada a brochazos de un color uniforme, en el que no se aprecian tonalidades morales, "Life" prefiere enfocarse desde una perspectiva clásica, y eludiendo los conflictos existenciales inherentes a la posmodernidad, para ofrecer suspense adornado de jerga científica sin propósito alguno de trascendencia.

El guion merodea el tema de los límites de la ciencia -y la apropiación del concepto de fe-, pero en líneas generales lo que prevalece es la sensación de que "Life" es una serie B que traiciona su etiqueta al no concederse tregua para el desbarre ni una dosis mínima de comicidad. Con las tres estrellas que acaparan el primer plano tan desubicadas como el propio director, a "Life" le queda el consuelo de morir sin hacer ruido y en un cementerio de chatarra espacial.