La momia (2017)

La momia (2017)

Nick Morton (Tom Cruise) es un mercenario que se dedica junto a su compañero Chris (Jake Johnson) a saquear yacimientos arqueológicos y vender las antigüedades al mejor postor. Mientras son perseguidos por un grupo de insurgentes Nick y Chris encuentran la tumba de Ahmanet (Sofia Boutella), una antigua princesa egipcia que fue traicionada y enterrada viva. Ahora su momia ha sido liberada, y desatará su ira acumulada durante años sobre la Tierra. Sólo el vínculo que la une con Nick y la ayuda de una misteriosa organización podrán detenerla.

Valoración: 5,130.

La momia (2017)

FICHA

Título Original: The Mummy.
Director: Alex Kurtzman.
Guionistas: David Koepp, Dylan Kussman, Christopher McQuarrie.
Reparto: Tom Cruise, Russell Crowe, Annabelle Wallis, Sofia Boutella, Jake Johnson, Courtney B. Vance, Stephen Thompson, Marwan Kenzari, Shina Shihoko Nagai, Javier Botet.
Productores: Sarah Bradshaw, Sean Daniel, Alex Kurtzman, Chris Morgan.
Música: Brian Tyler.
Fotografía: Ben Seresin.
Montaje: Gina Hirsch, Paul Hirsch, Andrew Mondshein.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2017.
Duración: 110 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Aventuras, Acción, Fantástica, Terror.
Estreno (España): 9 de junio de 2017.
DVD (Venta): 11 de octubre de 2017.
Distribuidora (España): Universal Spain.
Espectadores (España): 1.391.613.
Recaudación (España): 8.420.962,21 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 16 / 979.

La momia (2017)

CRÍTICA

10-06-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

¿Por qué te despiertas?

Pocas veces nuestros queridos monstruos -Drácula, Frankenstein, el Hombre Lobo- han caído tan bajo como en "La momia". Multimillonaria superproducción cortada a la medida de Tom Cruise ("Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás", 2016), que intenta resucitar el mito a través de las peripecias de dos traficantes de antigüedades, dispuestos a infundir vida a unos antiquísimos restos humanos. Más cercana al cine de acción que al de aventuras, la cinta exhibe un tono estrambótico que, como diría mi maestro, el gran crítico bilbaíno Jesús Bilbao Garbizu, convierte el producto en cine acartonado.

En Europa, el género fantástico ha sido siempre un fenómeno difuso, adscrito a la historia del viejo continente. Va desde lo literario hasta lo musical y lo pictórico, desde el expresionismo hasta lo puramente cinematográfico. Películas muy arraigadas en nuestra cultura popular, sazonadas con maravillosas tradiciones románticas, que permitían generar inquietantes metáforas sobre lo desconocido, el miedo y los instintos primarios. Por desgracia, esta momia carece del encanto de las versiones realizadas por Karl Freund (1932) y Terence Fisher (1959), la primera interpretada por Boris Karloff y la segunda por Christopher Lee.

¿Por qué te despiertas? Habría que preguntarle a la diabólica princesa Ahmanet tras la visión de este comercialoide producto hollywoodiense. Un bodrio trufado de sustos telegrafiados antes de tiempo, chorradas a tutiplén y sórdidos efectos especiales. Una especie de subterror digital, o así, donde el ínclito Tom Cruise se inclina, quizás de forma inconsciente, hacia la autoparodia más tontorrona que quepa imaginar. Es decir, pura demencia senil para un violento espectáculo visual, plagado de una chirriante galería de personajes secundarios, escenarios más o menos exóticos y chascarrillos de una vulgaridad apabullante. ¡Si la momia de Im-Ho-Tep levantara la cabeza...!