Pieles (2017)

Pieles (2017)

Nadie elige los atributos con los que nace, pero aun así la sociedad condiciona a todos en función de su forma física. La gente diferente, la que no se adapta al canon, se ve obligada a esconderse, recluirse o reunirse entre ellos. Es el caso de Samantha (Ana Polvorosa), que tiene el aparato digestivo al revés; Laura (Macarena Gómez), una niña sin ojos o Ana (Candela Peña), una mujer con la cara mal formada. Estos son sólo tres ejemplos de personajes solitarios que luchan por su lugar en una sociedad que excluye y maltrata al diferente.

Valoración: 5,879.

Pieles (2017)

FICHA

Título Original: Pieles.
Director: Eduardo Casanova.
Guionista: Eduardo Casanova.
Reparto: Jon Kortajarena, Candela Peña, Macarena Gómez, Ana Polvorosa, Secun de la Rosa, Carmen Machi, Itziar Castro, Eloi Costa, Antonio Durán 'Morris', Carolina Bang, Joaquín Climent.
Productores: Carolina Bang, Álex de la Iglesia, Kiko Martínez.
Música: Ángel Ramos.
Fotografía: José Antonio Muñoz Molina.
Montaje: Juanfer Andrés.
País Participante: España.
Año de Producción: 2017.
Duración: 77 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 18 años.
Género: Drama, Comedia.
Estreno (España): 9 de junio de 2017.
DVD (Venta): 15 de diciembre de 2017.
Distribuidora (España): Premium Cine.
Espectadores (España): 15.030.
Recaudación (España): 82.168,32 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 38 / 985.

Pieles (2017)

CRÍTICA

12-06-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Canto a lo diferente

Tenía que suceder: "Pieles", primer largometraje del joven actor y director Eduardo Casanova, demuestra influencias bien asimiladas de dos de los directores españoles más prestigiosos a nivel internacional: Pedro Almodóvar y Álex de la Iglesia. Ya el inusual punto de partida, centrado en los avatares que rodean las vidas de toda una serie de hombres y mujeres aquejados de alguna deformidad física -uno de los personajes femeninos tiene el esfínter en la boca-, prepara al espectador para un insólito viaje hacia lo diferente, filmado con un desparpajo que se agradece muy de veras.

Son vidas cruzadas atrapadas por una cámara incisiva, rodeada de decorados cotidianos y bonitos colores, con el fin de mostrar lo distinto de una forma de ser, sin chapotear en lo efectista o en lo gratuito. Asimismo, un sólido reparto conduce al espectador a lo largo y ancho de un laberinto existencial, donde la única forma de salir es quedarse. La película rompe una lanza en favor de la dignidad de los 'monstruos', dotados de sentimientos y emociones normales. Algo que debemos apuntar en el haber de este filme a contracorriente, tocado por la gracia de las cosas hechas con el corazón, a pesar de sus muchas imperfecciones.

Ésta podría ser una forma de referirse al esfuerzo creativo de Casanova, una historia que participa de las cambiantes sensaciones de una melodía capaz de despertar en nuestro secreto mundo interior aspectos que desconocemos. Porque, ver "Pieles" equivale a escuchar un vals triste: unas pocas notas, un tema desplegado con algunas variaciones, el ir y venir con avances y retrocesos, que nos preparan para la percepción de la realidad con sus más variadas vibraciones. Arriesgada en extremo, la puesta en escena del director evoca el misterioso mundo de Tod Browning ("Freaks", 1932), donde el exterior se convierte en una proyección del alma de los protagonistas.

Pieles (2017)

No hay comentarios:

Publicar un comentario