Un don excepcional (2017)



Frank Adler (Chris Evans) es un hombre soltero que se dedica a tiempo completo a cuidar de su joven sobrina Mary (McKenna Grace), una brillante niña prodigio que, con sólo 7 años, tiene un asombroso dominio de las matemáticas. Los progresos de la pequeña llegan a los oídos de su abuela (Lindsay Duncan), que planea arrebatar su custodia a Frank. Él, que quiere que Mary sea una niña normal, emprenderá una dura y tensa batalla familiar con el apoyo de la profesora de la niña, cuyo interés por su alumna desembocará en una relación con su tío.

Valoración: 7,287.


FICHA


Título Original: Gifted.
Director: Marc Webb.
Guionista: Tom Flynn.
Reparto: Lindsay Duncan, Chris Evans, Keir O'Donnell, Octavia Spencer, Mckenna Grace, Jenny Slate, John M. Jackson, Glenn Plummer, Julie Ann Emery, Jona Xiao, John Finn.
Productores: Andy Cohen, Karen Lunder.
Música: Rob Simonsen.
Fotografía: Stuart Dryburgh.
Montaje: Bill Pankow.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2017.
Duración: 101 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 30 de junio de 2017.
DVD (Venta): 2 de noviembre de 2017.
Distribuidora (España): 20th Century FOX España.
Espectadores (España): 99.081.
Recaudación (España): 592.053,15 €.
Páginas Vistas: 1.
Popularidad: 38 / 111.


COMENTARIO


Marc Webb ((500) días juntos, 2009) vuelve al cine de personajes y relaciones tras haber firmado la saga The Amazing Spider-Man. Para eso cuenta con Chris Evans (que se toma un descanso de sus papeles como Capitán América), un hombre soltero que tiene que criar a una niña prodigio, su enérgica sobrina Mary (McKenna Grace), en un pueblo costero de Florida. Pero las habilidades para las matemáticas de la niña llaman la atención de su brutal abuela, Evelyn (Lindsay Duncan), cuyos planes amenazan con separar a Frank y Mary. Octavia Spencer (Figuras ocultas, Theodore Melfi, 2016) completa el reparto como vecina y amiga del protagonista. (Anuario Fotogramas 2018: Mariona Borrull).


CRÍTICA


01-07-2017 – JOSU EGUREN

Una niña como las demás

¿Cómo hacer que una película parezca distinta cuando el guión convoca un arsenal de tópicos sobre dramas intrafamiliares? Si Marc Webb se hizo alguna vez esa pregunta, no parece que en Un don excepcional le haya parecido conveniente responder; y aún así su regreso a los orígenes ((500) días juntos, 2009), tras el sonado fracaso del díptico formado por The Amazing Spider-Man (2012) y El poder de Electro (2014), tiene la capacidad de remover el corazón del espectador, sin hacer una pira con todo el material inflamable que acumula un texto que enfrenta a una abuela y a su hijo por la custodia de una niña superdotada.

Gran parte de la eficacia de Un don excepcional se debe a la naturalidad y la sencillez con las que Webb establece los lazos sentimentales que unen al personaje interpretado por Chris Evans (Capitán América: Civil War, Anthony Russo, Joe Russo, 2016) y a esa irresistible Elle Fanning de bolsillo que responde al nombre de McKenna Grace (Independence Day: Contraataque, Roland Emmerich, 2016), desde el planteamiento de una primera secuencia que siembra pequeños matices con los que jugará a lo largo del metraje. También es de agradecer que en ningún momento dé la impresión de que Evans amerite al estatus de actor de prestigio en paralelo a su estrellato dentro del Universo Marvel, lo que sumado al candor y la empatía que irradia la actriz infantil dan como resultado un drama en tonos pastel que formula interrogantes en torno a cómo tratar a una criatura extraordinaria con las mismas necesidades afectivas que cualquier otra niña de su edad.

La batalla por Mary se libra en la corte local de una población cercana a Tallahassee (Florida) pero los afectos de Webb se inclinan hacia la resolución del conflicto por la vía de la catarsis dialéctica, y en ese punto cobran especial importancia recursos como la altura de la cámara que se convierte en pilar de una puesta en escena discreta y convencional.