Una noche con mi ex suegro (2017)

Una noche con mi ex suegro (2017)

Martin (Emile Hirsch), un músico de Los Ángeles, está muy nervioso porque cenará por primera vez con el Sr. Gallo (J.K. Simmons), el imponente padre de Ginnie (Analeigh Tipton), su novia. Pero, como era de esperar, la cena resulta un completo desastre y Martin no logra impresionar a su suegro, un tenaz y siempre ocupado hombre de negocios. Seis meses más tarde, después de que Ginnie le rompiera el corazón, el Sr. Gallo llama a su puerta preguntando por su hija. Ginnie no ha respondido a los mensajes y correos electrónicos de su padre y tiene el móvil apagado. Aunque es lo último que quiere hacer, Martin se ve obligado a pasar el resto del día y de la noche junto a su ex suegro, buscando a Ginnie por toda la ciudad. A medida que tratan de averiguar qué es lo que está pasando con Ginnie, y después de destruir algunas propiedades y quebrantar un par de leyes, podría ser que entre los dos empezara a nacer una incómoda amistad.

Valoración: 5,505.

Una noche con mi ex suegro (2017)

FICHA

Título Original: All Nighter.
Director: Gavin Wiesen.
Guionista: Seth W. Owen.
Reparto: Emile Hirsch, Analeigh Tipton, Taran Killam, J.K. Simmons, Jon Daly, Shannon Woodward, Kristen Schaal, Jon Bass, Meta Golding, Hunter Parrish, Stephanie Allynne.
Productores: Josh Crook, P. Jennifer Dana, Adi Ezroni, Mandy Tagger.
Música: Alec Puro.
Fotografía: Seamus Tierney.
Montaje: Terel Gibson.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2017.
Duración: 86 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Comedia.
Estreno (España): 30 de junio de 2017.
DVD (Venta): 24 de agosto de 2017.
Distribuidora (España): Paycom Cinema.
Espectadores (España): 1.058.
Recaudación (España): 5.657,20 €.

Una noche con mi ex suegro (2017)

COMENTARIO

Segunda película de Gavin Wiesen ("El arte de pasar de todo", 2011), que continúa en la comedia generacional con dos grandes encabezando el cast: Emile Hirsch ("La autopsia de Jane Doe", André Øvredal, 2016) y J.K. Simmons ("Whiplash", Damien Chazelle, 2014). Seis meses después de que Ginnie (Analeigh Tipton) rompiera con Martin (Hirsch), este se ve obligado a acompañar a su estricto ex suegro (Simmons) durante el resto del día, buscándola por toda la ciudad. Tras destruir algunas propiedades y quebrantar un par de leyes, entre los dos empezará a nacer una incómoda amistad. (Anuario Fotogramas 2018: Mariona Borrull).

Una noche con mi ex suegro (2017)

CRÍTICA

03-07-2017 – JOSU EGUREN

Una extraña amistad

Si a los clásicos del subgénero 'Todo en una noche' se los desacelera anulando el vértigo inherente y la provocación inherentes a títulos como "Algo salvaje" (1986) de Jonathan Demme, el resultado es probable que se asemeje en sabor, color y textura a este tratado de corrección con el que Gavin Wiesen trata de monetizar el tirón post Oscar de J.K. Simmons ("La ciudad de las estrellas (La La Land)", Damien Chazelle, 2016).

Partiendo de una situación de efectos y desenlace predecibles, la cena de presentación en la que el personaje interpretado por Emile Hirsch ("El único superviviente", Peter Berg, 2013) va a conocer al padre de su novia, Wiesen encadena escenas cómicas a lo largo de una ciudad de Los Ángeles anestesiada por la falta de pulso tras las cámaras de un director que no parece haberse inspirado en "El halcón inglés" (1999), de Steven Soderbergh.

Aún así, los diálogos funcionan, y es evidente la buena predisposición de la extraña pareja formada por Hirsch y Simmons, pero la longitud y la profundidad de las imágenes que los enmarcan se queda siempre en lo superficial, muy lejos de profundizar en el análisis de la fauna nocturna con la que el protagonista tiene que lidiar para encontrar a la chica que le partió el corazón.

Mejor cuanto más cerca de dos personajes predestinados a entablar una amistad extrafamiliar, Wiesen se pierde cuando tiene que escenificar secuencias que implican rotundidad y no retoma la manija hasta llegado un último tramo decepcionante, no tanto por la falta de fuelle dramático del desenlace, sino por la frustración a la que invita constatar que el 90% del metraje es susceptible de una larga elipsis. Lo mejor: la comedia romántica que se larva en las escenas que comparten Hirsch y Shannon Woodward, y la profesionalidad de Simmons, que dota de cuerpo y carisma a un personaje que no está a su altura.




TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR