Una cita en el parque (2017)



Emily Walters (Diane Keaton) es una viuda que desde que murió su marido no presta atención a su apartamento, sus problemas económicos ni a su hijo Philip (James Norton). Un día, mirando por la ventana al parque de enfrente, observa la casa destartalada en la que vive Donald (Brendan Gleeson). Él lleva viviendo en el recinto 17 años, pero su forma de vida corre peligro: unos agentes inmobiliarios quieren echarle de allí. Emily hará lo imposible para defender la subsistencia física y emocional de este hombre que podría llegar a enamorarla.

Valoración: 5,453.


FICHA


Título Original: Hampstead.
Director: Joel Hopkins.
Guionista: Robert Festinger.
Reparto: Simon Callow, Diane Keaton, Brendan Gleeson, Lesley Manville, James Norton, Jason Watkins, Alistair Petrie, Rosalind Ayres, Hugh Skinner, Elizabeth Conboy, Adeel Akhtar.
Productores: Robert Bernstein, Douglas Rae.
Música: Stephen Warbeck.
Fotografía: Felix Wiedemann.
Montaje: Robin Sales.
País Participante: Reino Unido.
Año de Producción: 2017.
Duración: 102 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Drama, Comedia, Romántica.
Estreno (España): 25 de agosto de 2017.
DVD (Venta): 15 de diciembre de 2017.
Distribuidora (España): Diamond Films España.
Espectadores (España): 58.163.
Recaudación (España): 354.912,19 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 20 / 90.


CRÍTICA


31-08-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Amores otoñales

Si en Ático sin ascensor (Richard Loncraine, 2014), Diane Keaton, la ex musa de Woody Allen, contó como compañero de reparto con el veterano Morgan Freeman; ahora, en la inofensiva comedia británica Una cita en el parque, tiene al rudo comediante irlandés Brendan Gleeson (Vivir de noche, Ben Affleck, 2016) como inesperado colega de fechorías sentimentales. El elegante barrio londinense de Hampstead es el refrescante lugar donde se produce su inesperado encuentro. Ella es una viuda obligada a recomponer su vida, mientras que él es un cascarrabias sin hogar, enredados al fin en una otoñal relación romántica.

Dirige de forma convencional el autor de Nunca es tarde para enamorarse (2008), con lo cual es fácil adivinar en tono de la historia, repleta de buenos sentimientos, un cándido sentido del humor, alguna que otra puya al siniestro contubernio de los desahucios y, cómo no, una correcta dirección de actores. Por otra parte, la honestidad de sus planteamientos, la bonhomía con que se escenifica dicha relación, la viveza con que el realizador Joel Hopkins dibuja a sus personajes, que en la película son altamente inofensivos y están observados con mucho cariño, acaban por convertir Una cita en el parque en una cinta aseada, sin más.

«Vamos de la mano tú y yo mientras la tarde se desparrama contra el cielo», dejó escrito T.S. Eliot en su rutilante poema 'La canción de amor de J. Alfred Prufrock', que muy bien se puede aplicar ahora a este paseo por el amor y los años crepusculares, filmado a media voz. Y aunque Joel Hopkins, junto al guionista Robert Festinger, se muestra condescendiente con sus protagonistas, cubriéndolos con un manto de comprensión, calor humano, buena fe y esperanza, su trabajo es el que corresponde a un cineasta civilizado, responsable, ético y coherente con su anterior cinta e incluso consigo mismo. Una película, en suma, que no engaña a nadie y da lo que promete.