La LEGO Ninjago película (2017)

Fotograma: La LEGO Ninjago película (2017)

La lejana isla de Ninjago se va a convertir en el escenario de una épica batalla entre las fuerzas del bien y del mal. Lloyd y sus compañeros de instituto son unos indisciplinados muchachos que, en secreto, se convierten en poderosos guerreros y maestros constructores. Con la ayuda del sensei Wu, deberán aprender a manejar sus habilidades y controlar su ego para derrotar a un malvado señor de la guerra, Garmadon, que además de ser el padre de Lloyd, tiene un ejército de robots y un gato gigante.

Valoración: 5,691.

Fotograma: La LEGO Ninjago película (2017)

FICHA

Título Original: The Lego Ninjago Movie.
Directores: Charlie Bean, Paul Fisher, Bob Logan.
Guionista: Paul Fisher, Bob Logan, Jared Stern, Tom Wheeler, William Wheeler, John Whittington.
Reparto: No hay actores (Animación).
Productores: Maryann Garger, Roy Lee, Dan Lin, Phil Lord, Christopher Miller.
Música: Mark Mothersbaugh.
Fotografía: David Scott, Craig Welsh.
Montaje: David Burrows, Garret Elkins, Ryan Folsey, Julie Rogers, John Venzon.
Países Participantes: Estados Unidos, Dinamarca.
Año de Producción: 2017.
Duración: 101 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Animación, Acción, Aventuras, Infantil.
Estreno (España): 22 de septiembre de 2017.
DVD (Venta): 26 de enero de 2018.
Distribuidora (España): Warner Bros Pictures España.
Espectadores (España): 272.463.
Recaudación (España): 1.626.406,21 €.
Páginas Vistas: 0.
Popularidad: 29 / 139.

Fotograma: La LEGO Ninjago película (2017)

CRÍTICA

23-09-2017 – JOSU EGUREN

Desmontar al padre

Tras el intenso clímax de La LEGO Película, una aventura que iniciaron Philip Lord, Christopher Miller y Chris McKay en 2014, la cámara se alejaba ampliando la escala del plano para revelar que los movimientos febriles y arbitrarios de sus personajes eran producto de la imaginación infantil. Partiendo de aquel golpe de genio de sus guionistas, que al mismo tiempo desactivaba las posibilidades de reincidir en una estrategia emparentada con la de Toy Story (John Lasseter, 1995), la saga dio un paso hacia adelante para encontrar refugio en la seguridad del spin-off.

El divertido juego paródico y metatextual al que fue sometido el personaje de Batman, con una indagación psicohumorística de sus orígenes en la antesala de una completa desnolanización, no ocultaba que las formas de la saga ya estaban contaminadas de un deje acomodaticio que es aún más evidente con esta tercera entrega ambientada en Ninjago, un universo cerrado donde la arquitectura anárquica a la que invitaban lo que en otro tiempo fueron montones de bloques desparejados ha dado paso a la reconstrucción de un imaginario que limita con la rigidez del manual de instrucciones. Sin margen ni libertad para diseñar pieza a pieza su propia aventura, el trío formado por Charlie Bean, Bob Logan y Paul Fisher se limita a ensamblar lo que en la práctica es un megaspot juguetero por el que desfilan todas las referencias del catálogo.

Puede que Ninjago no haya perdido el punto de cinismo y autoconsciencia que chispeaba en los diálogos de La LEGO Película, pero la sensación que trasmite es la de un producto que calca artificialmente los logros de sus precedentes al tiempo que reproduce de forma mecánica personajes de mitologías ajenas (véase Star Wars). El resultado es una película en la que el departamento de marketing deja notar su peso tanto o más que el equipo creativo.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios